18 de septiembre de 2019

El Gran Salto adelante: un poema de Jorge Zalamea

El poeta colombiano Jorge Zalamea visitó China en los años de El Gran salto adelante,  y pudo presenciar ante sus ojos asombrados aquella gigantesca movilización de todo un pueblo. Porque ese Gran Salto, idea lanzada por Mao a finales de 1958 tras la aprobación del Segundo Plan Quinquenal, que pretende reorganizar la sociedad china en 5 años, no era, tal y como lo consideran las mentes limitadas occidentales o los defensores del camino capitalista chino, muchos de ellos desde el principio dentro de las filas del Partido Comunista Chino, una aventura económica, sino un intento de revolucionar la sociedad china en todos los campos, desde la construcción de miles de pequeñas acerías por todo el país, hasta la lucha común contra las plagas o las epidemias agrícolas.
Imagini pentru el gran salto adelante
Se trataba de llevar a la práctica esa idea imprescindible de toda revolución real y con pretensiones de eficacia de que para cambiar hay que transformarlo todo, no basta con las reformas superficiales. Así lo demostraron los campesinos chinos, aquellos que eran considerados antes como anclados en el pasado, conservadores, rutinarios, opuestos al cambio, y que en 20 años cambiaron China y se enfrentaron a esas tres montañas que los habían oprimido durante siglos: el feudalismo, el imperialismo y el capitalismo burocrático. 

Se piensa generalmente, así se planteó en Occidente, que el Gran Salto era sólo una política de amplio y acelerado desarrollo económico. Pero afectaba a todo, y se trataba, como en cualquier verdadera revolución, de un cambio esencialmente político, ideológico. Fue, ni mas ni menos, que una antesala de la futura Revolución Cultural.

Por ejemplo, para romper la dualidad campo-ciudad y, por otra parte, industrializar el país, después de que la poca industria prerrevolucionaria fuera prácticamente destruida por el imperialismo antes del triunfo de la Revolución, la consigna del Gran Salto Adelante para, por ejemplo, la producción del acero fue la de construir por todo el país pequeños hornos siderúrgicos Bessemeres (así llamados por su inventor, Henry Bessemer): en los campos, en los barrios, en los suburbios de las ciudades; un millón de pequeños hornos que produzca cada uno una tonelada de acero. Una idea y un esfuerzo desmedido, glorioso, pues en los campos entonces nadie sabía nada de acero ni de hierro, pues los instrumentos de labranza eran todavía en ese momento de madera y piedra, las ruedas de los carros eran todavía de madera, y una lámpara de petróleo metálica era un fenómeno de otro mundo. 
122_lg.jpg
Foto de Henry Cartier Bresson

Esos campesinos, en esas regiones, debían construir hornos Bessemeres para producir acero, hornos que ardían día y noche para fabricar el acero. Pero que implicaban no solamente a los trabajadores del acero, sino a toda la población, que trabajaba acarreando el combustible, buscando la materia prima en las chatarras, muchas de las cuales venían todavía de los restos de la guerra, para fundirlas en esos hornos que eran alimentados permanentemente.

China era un espectáculo revolucionario permanente, en el cual participaban cientos de miles y miles de personas por las carreteras, por los caminos, por los ríos, acarreando el combustible para esos hornos en toda clase de vehículos, en sus espaldas, en canastos y en todo lo que podían. No solamente para el millón de esos pequeños hornos, sino también para aquellos otros grandes hornos de las siderurgias que también se construían. Llevando la chatarra para fundirla, alimentando a esa inmensa población de trabajadores del acero. Y los chinos produjeron la cantidad de toneladas de acero que se habían fijado en un titánico esfuerzo común de todo un pueblo, empujados por la llama del comunismo.

Para inmortalizarla y presentarlas ante los suyos, el poeta Jorge Zalamea escribió un extenso poema, “El Viento del Este da nuevas del Gran Salto”, del cual los versos siguientes son sólo un fragmento:

"Seiscientos cincuenta millones de seres en unánime salto.
Todos a una:
la mano en la mano,
unidos los hombros,
el corazón en los labios
y en los labios el canto.
Manos de niños recogen la chatarra;
manos de pioneros la acarrean:
es la dichosa iniciación del salto.
Manos de hombres y mujeres acarrean
todo lo que las nuevas comunas populares piden;
acarrean todo lo que requieren los talleres
que se multiplican por doquiera
como mízcalos en los pinares y bajo las lluvias del estío tardío;
acarrean los materiales para construir el millón de
pequeños hornos siderúrgicos que hacen ya de la tierra china,
en la noche, un invertido cielo corruscante de rojas constelaciones:
es la poderosa voluntad del salto.
Manos de hombres y mujeres acarrean
todo lo que otras manos esperan;
acarrean a lo largo de las avenidas urbanas,
acarrean por las grandes carreteras,
acarrean por los caminos vecinales,
acarrean por las playas y a través de los bosques,
acarrean por las laderas de los ríos y las sendas de la montaña,
acarrean en cestos,
acarrean en cueros,
acarrean en sacos,
acarrean en latas
acarrean sobre un rodillo,
acarrean sobre una rueda,
sobre dos ruedas,
sobre tres ruedas,
acarrean a dos manos y a racimos de manos,
acarrean a la mañana,
al mediodía,
al poniente

y en la alta noche,
acarrean con gravedad y con alegría,
acarrean con altos gritos viriles
y breves risas femeninas,
acarrean todo lo necesario para la construcción
de la gran casa china en que todos quepan.
¡Oh!, movimiento perpetuo, incesante creación,
carrera,
danza
y juego;
circulación de una sangre nueva,
más rica,
más pujante,
más pura;
ordenado torbellino,
medida marejada,
¡Larga Marcha!,
¡¡Gran Salto Adelante!!
Y hay voces que dicen:
porque la mano sabe para qué trabaja,
porque la mano sabe para quién trabaja,
la mano en su trabajo da mil por uno".


Framento y datos extraídos de "La china de Mao", Conferencia de Luis Guillermo Vasco Uribe en 1999.

11 de septiembre de 2019

La espiral: documental sobre la continua violencia de clase contra el gobierno chileno de Unidad Popular

De vuelta a Francia, en 1973, tras su expulsión de Chile, Mattelart se propuso realizar un documental sobre la experiencia del gobierno de la Unidad Popular. Con Jacqueline Meppiel y Valérie Mayoux, seleccionaron documentos de unas 20 fuentes: cinematecas; filmes del chileno Patricio Guzmán, del norteamericano Saul Landau, del sueco Jan Linqvist, y del cubano Santiago Álvarez; noticiarios de Chile Film y reportajes televisivos chilenos, incluyendo los opuestos a Allende. Consultaron también los archivos de televisiones estadounidenses, europeas y latinoamericanas, particularmente los de la cubana. Finalmente, François Périer aportó su voz, Jean-Claude Eloy su música, y el célebre diseñador belga Jean-Michel Folon se ofreció para crear figurines originales.


El resultado es La espiral, un riguroso y apasionante documental político de 140 minutos que expone los mecanismos del plan destinado a destruir, por todos los medios, el proyecto de socialismo democrático. Sus siete capítulos desarrollan el crescendo dramático: el Plan, el Juego, el Frente, el Acercamiento, el Arma, el Ataque y el Golpe. “No contamos aquí la historia de la UP –explica el relator–. Otras películas lo hacen y se necesitarán muchas para expresar la riqueza de esos tres años. Queremos explicar cómo la derecha chilena hizo de esos tres años una máquina infernal que comienza antes de la elección de Allende; una espiral hacia la explosión…”.

El documental fue realizado por el sociólogo belga Armand Mattelart, quien, en 1962, fue contratado por el departamento de sociología de la Universidad de Chile de Valparaíso. En esos años los estrategas del Pentágono constataron que las expediciones punitivas que Théodore Roosevelt llamaba el “gran garrote”, no eran suficientes; el estancamiento militar en Vietnam les indicó que en los conflictos hay otros factores, más complejos que el poder de fuego. Descubrieron entonces que las sociedades se dividen en clases y que puede intervenir sobre sus contradicciones. En otras palabras, en Estados Unidos se reflexionó sobre cómo los intereses de las clases poseedoras chilenas podían ser defendidos por otras clases. La Spirale describe estos estudios, especialmente los modelos de simulación, muy en boga por esos años. Es, sin duda el más acabado documental sobre las técnicas de desestabilización que se utilizaron contra el gobierno de Salvador Allende.

Por último, también estudia los errores del propio gobierno de la Unidad Popular que, en ocasiones, eran reconocidos superficialmente por alguno de sus miembros (ver a partir del minuto 1:52-1:58): al contrario de lo que hacían Estados Unidos y la derecha chilena, que no dudaron en ir endureciendo su uso de la violencia clasista, olvidaron centrarse y ponterciar la lucha de clases y, por lo tanto, la movilización de las masas y la profundización de la revolución popular  .Una enseñanza que vendría bien que analizaran los actuales gobiernos “socialistas” latinoamericanos, obcecados, quizás por su propia composición de clase, en la democracia burguesa como límite de su "revolución"

3 de septiembre de 2019

Testamento del presidente Ho Chi Minh

10 de mayo de 1969

República Democrática de Vietnam

Independencia-Libertad-Felicidad

Aunque la lucha de nuestro pueblo contra la agresión de EE.UU., por la salvación nacional, deba afrontar más dificultades y sacrificios estamos decididos a obtener la victoria total. Esto es seguro.

Pretendo, cuando eso pase, viajar tanto al Norte como al Sur para felicitar a nuestros heroicos campesinos, cuadros militares y combatientes, y visitar a los ancianos y a nuestros amados niños y jóvenes.


Luego, de parte de nuestro pueblo, iré a los países hermanos del campo socialista y países amigos de todo el mundo, para agradecerles su apoyo de corazón y la ayuda que le dieron a la lucha patriótica de nuestro pueblo contra de la agresión de EE.UU.

Tu Fu, el famoso poeta chino del período Tang, escribió: “En todas las épocas, pocos son los que alcanzan los setenta años de edad”.

Este año, puesto que tengo setenta y nueve puedo contarme entre esos “pocos”; sin embargo, mi mente se conserva perfectamente lúcida, aunque mi salud ha declinado un poco en comparación con los últimos años. Cuando uno ha visto más de setenta primaveras, la salud se deteriora con la edad. 

Esto no es una maravilla.

¿Pero quién puede decir cuánto tiempo más seré capaz de servir a la revolución, la Patria y el pueblo?´

Por lo tanto dejo estas líneas anticipando el día en que deba reunirme con Carlos Marx, V.I. Lenin y otros líderes revolucionarios; de este modo, nuestro pueblo en todo el país, nuestros camaradas en el Partido, y nuestros amigos en el mundo no serán tomados por sorpresa.

Primero hablaré sobre el Partido: gracias a su estrecha unidad y dedicación total a la clase obrera, el pueblo y la Patria, nuestro Partido ha sido capaz, desde su fundación, de unir, organizar y dirigir a nuestro pueblo de éxito en éxito en una lucha firme.

La unidad es una tradición extremadamente preciosa de nuestro Partido y del pueblo. Todos los camaradas, desde el Comité Central hasta las células, deben preservar la unidad y la unión de pensamiento en el Partido, como la niña de sus ojos.

En el interior del Partido, el establecer una amplia democracia y practicar la autocrítica y la crítica de manera regular y seria es la mejor forma de consolidar y desarrollar la solidaridad y la unidad. El afecto y la camaradería deben prevalecer.

El nuestro es un partido en el poder. Cada miembro del Partido, cada cuadro debe estar profundamente imbuido con la moral revolucionaria, y demostrar laboriosidad, frugalidad, integridad, probidad, dedicación total al interés público y completo altruismo. Nuestro Partido deberá preservar la pureza absoluta y probarse digno de su papel como conductor y sirviente leal del pueblo.

Los miembros de la Unión de Jóvenes Obreros y nuestra juventud en general son buenos; siempre están listos para ofrecerse, sin temerle a las dificultades, ansiosos del progreso. El Partido debe fomentar sus virtudes revolucionarias y entrenarlos para que sean nuestros sucesores, tanto “rojos” como “expertos”, en la construcción del socialismo.

El entrenamiento y la educación de las futuras generaciones de revolucionarios es de gran importancia y necesidad.

Nuestros trabajadores, en los llanos y en las montañas, de generación en generación han resistido penurias, opresión y explotación feudal y colonial; además han experimentado muchos años de guerra.

Mas nuestro pueblo ha mostrado gran heroísmo, valor, entusiasmo e industria. Siempre han seguido al Partido desde que vio la luz, con lealtad incondicional.

El Partido debe llevar a cabo planes eficaces para el desarrollo económico y cultural, para mejorar constantemente la vida de nuestro pueblo.

La guerra de resistencia contra la agresión de EE.UU. puede prolongarse. Nuestro pueblo puede enfrentar nuevos sacrificios humanos y materiales. Sin importar lo que pase, debemos mantener nuestra resolución de combatir a los agresores de EE.UU. hasta obtener la victoria total.

Nuestras montañas siempre existirán, nuestros ríos siempre existirán, nuestro pueblo siempre existirá, con los invasores norteamericanos derrotados, reconstruiremos nuestra tierra hasta hacerla diez veces más bella.

Imagini pentru ho chi mingA pesar de las dificultades y contratiempos que sobrevengan, nuestro pueblo está seguro de que obtendrá la victoria total. Los imperialistas de EE.UU. ciertamente tendrán que renunciar. Nuestra Patria ciertamente será unificada. Nuestros compatriotas en el Sur y en el Norte ciertamente serán reunidos bajo el mismo cielo. Nosotros, que somos una nación pequeña, habremos obtenido la honrosa medalla de haber derrotado, mediante la lucha heroica, a dos grandes imperialismos -el francés y el norteamericano- y de haber hecho una valiosa contribución al movimiento mundial de liberación nacional.


Al respecto del movimiento comunista mundial: Por ser un hombre que ha dedicado toda su vida a la revolución, me siento más orgulloso del crecimiento del comunismo internacional y de los movimientos obreros, y me siento más dolido por la discordia actual entre los partidos hermanos.
Espero que nuestro Partido hará su mejor esfuerzo para contribuir eficazmente a la restauración de la unidad entre los partidos hermanos en base al marxismo leninismo y el internacionalismo proletario, de una manera que se adapte tanto a la razón como al sentimiento.

Confío fuertemente en que los partidos y países hermanos tendrán que unirse de nuevo.

Al respecto de los asuntos personales: toda mi vida he servido a mi Patria, a la revolución y al pueblo con todas mis fuerzas y con todo mi corazón. Si ahora debo partir de este mundo, no tengo nada de qué lamentarme, salvo de no ser capaz de servir más y mejor.

Cuando me haya ido, debe evitarse un funeral oneroso, para no desperdiciar el tiempo y el dinero del pueblo.

Finalmente: a todo el pueblo, a todo el Partido, a todo el ejército, a mis sobrinos y sobrinas, a los jóvenes y a los niños, les dejo mi amor ilimitado.

También les comunico mis saludos cordiales a nuestros camaradas y amigos, y a la juventud y a la niñez de todo el mundo.

Mi mayor deseo es que nuestro Partido y nuestro pueblo, uniendo estrechamente sus esfuerzos, construyan un Vietnam pacífico, reunificado, independiente, democrático y próspero, y que hagan una contribución valiosa a la revolución del mundo.

24 de agosto de 2019

He vivido una época de héroes, del brigadista internacional David Marshall

David Marshall, a la izquierda, a la derecha, con gafas,
sosteniendo el estandarte de la Centuria Tom Mann
Tras el golpe de estado fascista de abril de 1936, en España, y el estallido de la Guerra Civil, el funcionario aficionado a la lectura David Marshall falsificó la firma de su padre para obtener el pasaporte que le permitiera ir a luchar por la defensa de la libertad sosteniendo a la República Española. Integrado en las Brigadas Internacionales, se encuadró en la Centuria Inglesa Antifascista de Tom Mann, que ostentaba en su enseña la frase "la disciplina proletaria vencerá al fascismo", en el marco de la XII Brigada Internacional.

A partir de entonces, Marshall, afiliado al Partido Comunista, cultivó a la par su compromiso político y su vocación literaria. Sin dejar nunca de escribir, David Marshall fue de nuevo voluntario, pese a un inicial rechazo por su pasado de Brigadista, en la II Guerra Mundial, participando en el desembarco de Normandía y en la liberación del campo de exterminio de Belsen.

Al regresar, ya desmovilizado, a Inglaterra, recupera su trabajo de funcionario, escribe, y, con más de 50 años, cambia de oficio y emprende una nueva labor de tramoyista y constructor de escenarios en el legendario grupo teatral de agitación Theatre Workshop, que dirigía Joan Littlewood.

Sin embargo, "pese a su temperamento jaranero, nunca se desradicalizó", ha escrito el historiador Paul Preston con motivo de la muerte de Marshall, hablando también de su poesía comprometida escrita en los tiempos de Margaret Thatcher.
Sus poemas fueron incluidos en la antología Poems for Spain, que Stephen Spender y John Lehman editaron en 1939. Su última publicación fue, en 2005, año en que falleción: el libro The tilting planet (El planeta inclinado), donde, bajo el sello coeditorial de la británica Asociación en Memoria de las Brigadas Internacionales, Marshall incluye nuevos poemas de ámbito español y otros de diversa temática.

Su compromiso antifascista fue continuo, y también su frustración con unas así llamadas "democracias" que traicionaron una y otra vez al pueblo y que, dejaron de lado a los trabajadores poniéndose de lado de sus enemigos: el capital y su rostro mas sincero, el fascismo.

En el poema He vivido una época de héroes, Marshall deja constancia de su compromiso eterno con los combatientes por la libertad, con la clase obrera y los antifascistas, "sus camaradas y compañeros", "objetores al sometimiento y la persecución", y de su rabia contra el los que no han hecho más que traicionarles.
HE VIVIDO UNA ÉPOCA DE HÉROES

He vivido una époda de héroes
y heroinas; de grandes objetores
al sometimiento y la persecución.
Me he jugado el tipo con inumerables
soldados desconocidos
muertos por decenas de miles.
Los trabajadores que salvaron Madrid,
aquellos muchachos que cayeron en El Alamein
en Arnherm o en Stalingrado.
Esos fueron mis camaradas, mis compañeros,
civiles, reclutas, partisanos,
quienes con fabulosas hazañas lograron
una victoria extraordinaria.
En sepultura sin memoria yacen,
sin ningún boato, sus canciones en el olvido,
a nuestros hijos no se les enseña su historia.
Pero es tú responsabilidad haberlos olvidados,
porque aunque seas capaz de luchar como ellos
serás traicionado como lo fuimos nosotros.

David Marshall

23 de agosto de 2019

Lejos de los árboles, de Jacinto Esteva: viaje documental por "el país de todos los demonios"

¿Y qué decir de nuestra madre España,
este país de todos los demonios
en donde el mal gobierno, la pobreza
no son, sin más, pobreza y mal gobierno,
sino un estado místico del hombre,
la absolución final de nuestra historia?
Jaime Gil de Biedma
Imagini pentru lejos de los arboles jacinto esteva
Estela de las grandes obras y cineastas heterodoxos de nuestro país, en la línea de Las Hurdes, de Luis Buñuel, Lejos de los árboles, cuyo título original, de no ser por la censura franquista, iba a ser El país de todos los demonios, inspirándose en un poema de Gil de Biedma, se articula como un viaje anti-turístico por una España de salvajes fiestas populares, un país que por aquella época, años setenta, empezaba a ofrecerse al mundo como supuesto espacio de apertura hacia la modernidad y hacia una especie de democracia.

Jacinto Esteva, su director, representante de la Escuela cinematográfica de Barcelona, lo cuestiona con la misma fascinación con la que retrata un país asolado por la pobreza, la superstición y unas feroces tradiciones rurales, aunque también urbanas. Un país condenado a la superstición y a la pobreza por el franquismo, cuyos representantes políticos y empresariales empezaban entonces a diseñar su continuidad en el poder sin pagar sus crímenes en la ya cercana Transición.

22 de agosto de 2019

Fandangos revolucionarios, Chicho Sánchez Ferlosio (1963)

En 1963, el cantautor Chicho Sánchez Ferlosio grabó en una cinta, de forma casera, esta canción, Fandangos Revolucionarios, que puede considerarse un manifiesto político del autor. Está grabada en las cintas originales, con comentarios esclarecedores, lo que le da carácter de fandango-manifiesto.

Forma parte de la grabación del disco Canciones de la resistencia española (1964), obra del joven  Chicho Sánchez Ferlosio (Madrid, 1940-2003), grabada en Madrid en 1963, y editada en Suecia al año siguiente. Esta primera versión del disco incluía tres canciones, entre ellas esta de "Fandangos revolucionarios de Huelva".

La revista sueca Clarté editó y publicó de nuevo el disco, más completo, en 1974, Spanska Motstandssanger (Canciones de la resistencia española), de Chicho Sánchez Ferlosio.

Como se explica en el blog dedicado al autor y que lleva su mismo nombre, el misterio ha envuelto siempre la historia de estas grabaciones. Parece que Chicho grabó varias cintas en un magnetófono de froma clandestina, debido a la censura y persecución del fascismo franquista. Como le dijo él mismo a Víctor Claudín en Canción de autor en España, 1982: “… hubo gente de la revista Clartè que estuvo aquí con una grabadora y difundieron algunas de las canciones en un disco”. Conocemos con seguridad el viaje de dos jóvenes suecos del grupo Clarté –Sköld Peter Matthis (1937, 26 años) y Svengöran Dahl (1939, 24 años)- por España en el verano de 1963. Y un segundo viaje de S. P. Matthis en 1964.

El LP publicado más tarde en Suecia, en 1975, iba acompañado con un folleto ilustrado por Agustín Ibarrola, con la traducción de las 11 canciones al sueco a cargo de Jacob Branting: Spanska motståndssånger (Ordfront, Stockholm, 1975). Del dibujo de Ibarrola se dice que había sido hecho en la cárcel, donde pasó 9 años, tras ser detenido a causa de la huelga en Asturias.

En la trasera de la carpeta hay un texto firmado por Sköld Peter Matthis, muy ilustrativo:

"Treinta y cinco años de fascismo no ha podido doblegar al indigente y oprimido pueblo español. La esperanza y la lucha del pueblo español por un nivel de vida decente no los ha ahogado el régimen fascista. Lo demuestran sus canciones y sus imágenes sacadas en la clandestinidad y los manifiestos, pasquines y periódicos clandestinos. Con ellos se rompe la censura reinante por momentos. Son como pequeñas ventanas de libertad por donde conocemos la verdad en España. Esa pequeña libertad para la oposición, que también conlleva represión, terror y desanimo.

(...)

Aunque los regímenes fascistas son hoy menos que hace doce años, no nos debemos llegar a creer que el fascismo pertenece a la historia. Indonesia y Chile son terribles ejemplos, pero recordatorios útiles. El imperialismo de Estados Unidos es una fuente de inspiración totalitaria y un proveedor de armas para los organizadores de golpes de estado. La defensa contra el fascismo y su prevención, es algo importante no sólo para los que ven cara a cara sus consecuencias, sino también para nosotros en Suecia. ¿Cómo pudo surgir el fascismo en España, Alemania, Indonesia, Grecia o Chile? ¿Cómo es que en los últimos años han surgido grupos fascistas en el territorio de la Unión Soviética? ¿Cuáles son las condiciones para ello? ¿El reformismo y el revisionismo indirectamente han ayudado al fascismo: el capitalismo más despiadado y desnudo es una forma de opresión? ¿De qué manera las masas aprenden a ver esto y a comprender el peligro de estas dos corrientes, que son fuertes, aunque por lo menos no en nuestro país?"

La canción de la que hablamos en esta entrada, Fandangos revolucionarios,  a veces también conocido como Flamenco Revolucionario, se grabó en el año 1963  en varias versiones, de las que la primera es la más larga y significativa políticamente, aunque el sonido sea deficiente en su mayor parte, por haber sido grabada de forma clandestina por los jóvenes suecos de la Revista Clarté.

En su letra habla de la necesidad de la revolución, del revisionismo carrillista, del leninismo o del maoísmo, y es de gran interés por su fuerza y su carácter pedagógico acerca del único camino que tiene la clase obrera para liberarse del yugo de sus explotadores y de cómo en España, con la complicidad esencial de los que se hacían llamar comunistas, nos estaban estafando (anticipando la futura Transición, tal y como se llamó a la continuidad del franquismo con formato parlamentario).

A continuación, el audio original de la cinta de Chicho Sánchez Ferlosio para la revista sueca Carté, en formato audio y con las letras trasncritas:




"A los revolucionarios de todo el mundo que han comprendido qué es lo que hay de común en todas las revoluciones, de la soviética a la argelina, pasando por la china y la cubana. Pueblos oprimidos y proletarios de todos los países, uníos.  

Imagini pentru chicho sanchez ferlosio clartefandango 1: Razón / de qué vale la razón / si aluego no se mantiene / el hombre con decision / dice la razón que tiene / con pólvora y corazón.

fandango 2: Fusil / con balitas de fusil / repartiremos la tierra / y a los del 1 de abril / les vamos a hacer la guerra / muera la Guardia Civil.

fandango 3: Patrón / pa´ que tenéis de patrón / al franco, el dólar y el marco / pon pólvora en el timón / y dale la vuelta al barco / rumbo a la revolución.

¿Cuál es la misión de los revolucionarios españoles? No enganchar España al carro de los explotadores, no, sino a la carreta de los explotados, no al carro del Mercado Común, no, sino a la carreta de trabajo de los pueblos de Asia, Africa y América Latina. Sólo así estaremos luchando, como dice la Segunda Declaración de La Habana, por nuestra única, verdadera, irrenunciable independencia.

fandango 4: Cerilla / con una sola cerilla / arde una gasolinera / y formando la guerrilla / se libera España entera / mira si es cosa sencilla.

fandango 5: Carrillo / adónde vas tú, Carrillo / con tu reconciliación / ponte con hoz y martillo / a hacer la revolución / no sólo contra el Caudillo.

fandango 6: PCE / adónde vas tú, PCE / con tu línea pacifista / el hombre que en eso cree / es un burgués idealista / de la cabeza a los pies.

Pero no todo el que se graba una hoz y un martillo en la frente es revolucionario, ni todo el que es revolucionario se graba una hoz y un martillo en la frente; véase 26 de julio.

fandango 7: Conciencia / ay mare cuánta conciencia / hace falta para ver / que el marxismo es pura ciencia / y no verdades de fe / ajenas a la
experiencia.

Imagini pentru chicho sanchez ferlosio clarteQuién no entiende esto es porque no tiene la conciencia de que habla la copla. ¿Cómo adquirirla? En contacto con el pueblo, mediante la acción política constante y eficaz, con el estudio reflexivo y crítico de los grandes revolucionariosfandango 8: Los chinos / qué bien lo dicen los chinos / coger todos el fusil / obreros y campesinos / no pase como en Brasil / y ganen los asesinos.

Me refiero al Brasil por ser el ejemplo más reciente, pero en España fue eso lo que ocurrió en el 36, aunque muchos lo hayan olvidado.
fandango 9: Fidel / aquí hace falta un Fidel / pa´ hacer la revolución / pero es preciso saber / que un pueblo con decisión / pare un Fidel igual que aquel.

Que sigan esperando al Mesías los que no tengan otra cosa que hacer. Los proletarios engendran sus líderes cuando los necesitan.

fandango 10: Lenín / Vladimir Ilich Lenín / era un hombre extraordinario / que dijo que un proletario / debe llegar hasta el fin / si se que es revolucionario
".

***

Más información en: Ferlosio 64 o Siberia en la cabeza

1 de agosto de 2019

!Libertadl al pueblo español! (Póster soviético de 1963)

"¡Libertad al pueblo español!" (arriba, en español)

"¡Libertad para el pueblo de España!" (abajo, en ruso).

En los pequeños carteles: "Amnistía", "Democracia" (en español), "Paz" (en inglés), "Asesino Franco" (en francés), "Libertad" (en alemán)".

Autor: Eduard Simonovich.

Publicado por IzoGiz (Editorial Estatal de Bellas Artes), Moscú, 1963

Imagen


Fuente: Poster Plakat
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...