25 de noviembre de 2014

Rebelión en Ferguson tras quedar libre de cargos el policia blanco que asesinó de doce balazos al joven Michael Brown, desarmado y negro

1 comentario:


"El marxismo está formado por miles de verdades, pero todas se reducen a una frase: 'La rebelión se justifica'. Por miles de años se ha dicho que era justo oprimir, era justo explotar y estaba mal rebelarse. Este veredicto fue revertido solamente con la aparición del marxismo. Esta es una gran contribución. Fue mediante la lucha que el proletariado aprendió esta verdad, y Marx extrajo la conclusión. Y a partir de esta verdad, continuan la resistencia, la lucha y el combate por el socialismo". Mao.

Un jurado de hombres blancos ha dejado libre y sin cargos al policia, también blanco, Darren Wilson, que asesinó al joven afroamericano Michael Brown en agosto pasado en Ferguson, EE UU, por no existir, en su opinión, pruebas suficientes para imputarlo.

Recordemos los hechos: Michael Brown paseaba con su novia por el centro de una calle de Ferguson,

Protestas en Washington
Missouri, cuando el agente Wilson les ordenó, desde un coche patrulla, que se subieran a la acera. Brown se acercó al coche y empezó una discusión entre ambos a través de la ventanilla.

El policía sacó su pistola y realizó dos disparos al aire, momento en el que el joven se retiró levantando las manos. Algo que, no obstante, no evitó que Wilson saliera del coche y realizara doce disparos (12) a corta distancia contra el chaval, según declararon ante el gran jurado varios testigos presenciales.

El Gran Jurado, formado por nuevo hombres blancos y tres negros, decidió, sin embargo, después de escuchar a sesenta testigos, que no se podía imputar al agente por disparar doce veces contra el desarmado y con las manos en alto, ciudadano de segunda, por el color de su piel, Brown.

La familia del joven expresó su "profunda decepción" tras conocer el fallo pero pidió a los manifestantes que eviten los altercados: "responder a la violencia con violencia no es la respuesta", señalan en su nota. Pero, ¿acaso existe otra solución? Cuando la justicia libera a un asesino por el color de su piel, de la misma forma que sucede por pertenecer a la clase dominante, ¿qué otra opción le queda a los que sufren la violencia cotidiana de la explotación y la injusticia?

Las protestas de la población se han extendido por Ferguson y en otras ciudades norteamericanas como Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Washington DC, Oakland y otras grandes ciudades del país, y el gobierno ya ha enviado a centenares de policias y miembros de la Guardia Nacional para hacer frente a la revuelta popular que, aunque los medios de propaganda lo intenten convertir, como habitualmente hacen, en vandalismo, es legítima como forma de autodefensa ante la violencia del estado y del sistema.
Protestas frente a La Casa Blanca

El propio presidente Hussein Barack Obama, el negro que gobierna como un blanco, también llamó a los manifestantes a no protagonizar disturbios como los acaecidos en agosto pasado tras la muerte de Brown. "Este problema no se resuelve tirando botellas ni reventando los cristales de los coches. La violencia jamás tendrá una justificación", afirmó el que no duda en recurrir a la violencia policial o militar para defender los intereses de las multinacionales o de la clase a la que pertenece y sirve.

En realidad, cuando los agresores, ladrones y criminales quedan impunes y los explotados, los excluidos, los marginados son humillados, asesinados o condenados a la miseria o a la esclavitud, solo existe una forma de que lo trabajadores y los pueblos, los despreciados y los condenados, exijan sus derechos: la revuelta popular, la rebelión, que en Fergurson, como en todos los lugares en los que se trata de luchar contra la violencia del sistema, también se justifica.


24 de noviembre de 2014

Lenin sobre la religión

2 comentarios:
"La religión es una de las formas de opresión espiritual que gravita por doquiera sobre las masas abrumadas por el trabajo incesante en bien de otros, por la pobreza y la privación. La impotencia de todos los explotados en su lucha contra los explotadores, origina inevitablemente la creencia de una vida mejor, después de la muerte, del mismo modo que la impotencia del salvaje en su lucha con la naturaleza, da origen a la creencia en los dioses, los diablos, los milagros, etc.

La religión enseña a aquellos que se debaten toda su vida en la pobreza a que sean resignados y pacientes en este mundo, y los consuela con la esperanza de la recompensa en el cielo. En cuanto a los que viven del trabajo ajeno, la religión les enseña a ser "caritativos", suministrándoles así un justificativo a su explotación y, por decirlo así, un billete barato para el cielo. "La religión es el opio del pueblo".

La religión es una especie de tóxico espiritual en el que los esclavos del capital ahogan su conciencia y adormecen su anhelo de una existencia humana decente
".

(Extraído del folleto Sobre la religión, escrito por Lenin en 1905)

23 de noviembre de 2014

Arte al servicio del pueblo (dos cuentos de Lu Chao-jui y Máximo Gorki)

No hay comentarios:
La editorial colombiana Ave Fenix publicó hace unos años dos cuentos, A la escuela por tercera vez, de Lu Chao-jui, y !Compañero¡, de Maximo Gorki, reunidos en lo que llamaron Arte al Servicio del Pueblo.

Se trata, "de un par de cuentos muy bien elaborados que son testimonio de algunos de los aspectos del proceso revolucionario que marcó el rompimiento de la historia de la humanidad" y que recuerdan a la clase obrera y campesina, en general a los explotados del mundo, cual es el único camino para alcanzar una verdadera democracia, en la que la libertad, esa sacrosanto y manipulado mito de la burguesia capitalista, solo es posible si va acompañada de igualdad económica y fraternidad entre los hombres y los pueblos.

Toda una joya para disfrutar, tanto por su calidad literaria, como por su capacidad de crear conciencia social:


















































Nota: la pagina 35 aparece incompleta, pero se puede leer con un poco de dificultad

18 de noviembre de 2014

Agustín Gómez Arcos: el escritor que jamás se tragó el cuento de la Transición

3 comentarios:


Agustín Gómez Arcos fue un escritor que jamás aceptó la continuidad del franquismo bebiendo el brebaje de la farsa democrática, y por ello fue excluido de la historiografía literaria, tanto durante la dictadura militar como durante el propio proceso de transición política. Jamás aceptó la imposiciòn de la monarquía franquista, personificada en Juan Carlos de Borbón, heredero del General Franco, porque “los políticos olvidan, los escritores no”; una monarquía que hoy sigue arrastrando el testigo del fascismo en la figura de Fernado VI de Franco.

La ignorancia de su obra en España no fue óbice para que su triunfo en Francia le hiciera allí un escritor de prestigio, y como tal, tras su muerte en 1998, fuera enterrado en su país de acogida en el cementerio de Montmartre, reservado a las grandes personalidades, junto a Emilio Zola, Dumas, Héctor Berlioz y Nijinski.

Gómez Arcos jamás abrió la mano a cambio de privilegios como gran parte de los intelectuales y, también, los propios líderes del propio Partido Comunista, que aceptaron, en nombre de esa aberración que fue y sigue siendo "la conciliación nacional", el olvido de los crímenes de los fascistas y, con ello, a los millones de víctimas del golpe de estado, la Guerra Civil y la represión salvaje y metódica durante 40 años de terror.

Como dice uno de los versos del poema del escritor almeriense, que compartimos a continuación, todavía no se ha pasado "la factura al Culpable", y esto solo se conseguirá cuando usemos nuestra rabia "para cargar fusiles y fusiles y cargar corazones y futuros".

Imagina tus manos
y mis manos,
y las manos de todos,
su multitud de dedos
para contar los muertos de mi España
y poner la factura al Culpable.

Imagina mi boca
con tu boca
y las bocas de todos
su multitud de lenguas
para gritar venganza, no justicia,
que justicia no calma
los vencidos.

Imagina tus ojos
Y mis ojos
Y los ojos de todos
su multitud de horas
para buscar la culpa al Asesino
y mirarle la muerte
sin descanso.

Imagina la culpa
de su culpa,
su multitud de culpas,
la vejez de su culpa
enterrada en el Valle de las Culpas
Valle de los Caídos
por mal nombre.

Imagina mi rabia
con tu rabia
y la rabia de todos
la multitud de rabias
para cargar fusiles y fusiles
y cargar corazones
y futuros.

Agustín Gómez Arcos

17 de noviembre de 2014

Galeria de arte online sobre el mundo del trabajo

No hay comentarios:
 Vendimia en Arlés: miseria humana, de Paul Gauguin

En este artículo se recopilan las obras que la revista del INSHT Erg@nline ha venido publicando en su sección "El trabajo en el arte", que recogen la visión de diversos artistas sobre el mundo del trabajo.

Con idea de facilitar su consulta se han creado dos índices: uno cronológico, como el usado hasta ahora, con la particularidad de agrupar las obras por siglos; y otro índice simulando la planta de un museo, donde encontraremos las obras agrupadas con un criterio abierto relacionado con el sector económico en el que se agrupa la actividad mostrada en la obra.

Para obtener más información sobre la obra y su autor puede acceder al número del Erg@nline correspondiente.

Ir a la web de la galería de arte de: ERG@nline

Segador con fondo rojo, de Kasimir Malevich

La fragua, de Goya

Los explotadores, de Diego Rivera


Tomado de La espina roja

13 de noviembre de 2014

México: Narcoestado asesino

1 comentario:
Desde el año 2000, cuendo el jefe del gobierno era Vicente Fox, hasta hoy, en México se han perpetrado unas 100.000 ejecuciones relacionadas con las mafias del narcotráfico, según ha informado Judith Galarza, Secretaria Ejecutiva de la Fundación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos y Desaparecidos: “México es una tumba, es el mismo modelo que están aplicando y le aplicaron a los colombianos. En todo el territorio hay cientos de fosas clandestinas, y ha habido más de 100.000 asesinados en 12 años”.

En las últimas dos décadas se han contabilizado más de 50.000 detenciones y desapariciones, y durante el tiempo de gestión del Presidente Enrique Peña Nieto se han sumado más de 330 casos de agresiones a defensores de los derechos humanos en México. Esta es una realidad que ocultan los medios de propaganda privados, que en su mayoría están alineados con la política de Peña Nieto, orientada a favorecer los intereses de quienes realmente ostentan el poder en México, las mafias del narcotráfico y las grandes multinacionales, principalmente estadounidenses. Un modelo que coincide como calcado del colombiano, donde Estados Unidos también tiene un papel esencial en el negocio de la droga y de la muerte.

En este contexto se produjo la masacre contra los 43 estudiantes normalistas del pasado 26 de septiembre, asesinados por orden del estado mexicano en Iguala, estado de Guerrero. Aunque fue la gota que movilizó a la opinión internacional abriendo los ojos de la realidad política de México, en realidad su asesinato no fue un hecho excepcional, sino un acto indeseablemente cotidiano en vecino del sur de Estados Unidos.

Aquel día, 26 de septiembre, fueron asesinados seis estudiantes, y 43 fueron "desaparecidos". Ahora ya se sabe la verdad: el estado mexicano ordenó su muerte:

“La policía se los llevó (…) El Ejército y la Policía Federal Preventiva hizo una especie de bloqueo para que nadie pasara hasta que terminará la represión, hubo muchos heridos, pero se llevaron a 43 personas porque no cabían más en las camionetas.” Los estudiantes habían organizado una movilización que tenía entre sus objetivos sabotear una reunión en Iguala, en la que el hoy ex alcalde pretendía presentar a su esposa como posible candidata para sustituirlo en el cargo.

Los 43 estudiantes desparecidos tenían entre 19 y 25 años, y en su mayoría campesino indígenas, de procedencia humilde, que se estaban formando como profesores bajo una visión socialista, humanista, para retornar a sus comunidades de orígenes y seguir así trabajando en sus comunidades. De hecho, las escuelas normales son casi la única opción en Mexico para los más pobres, y están en el punto de mira del gobierno, porque son creadores de conciencia social, de semilla de lucha.

Hoy ya se sabe qué les hicieron a los 43 estudiantes desarmados, tal y como ha confirmado el procurador general de la República: los desaparecidos el pasado 26 de septiembre en el estado mexicano de Guerrero fueron secuestrados por la policia de Iguala, asesinados y después quemados en el basurero de Cocula. Algunos de ellos estaban inconscientes, aún vivos. Los asesinos hicieron guardia para asegurarse de que el fuego durara horas –más de 12–, arrojaron piedras, neumáticos y gasolina a los cuerpos. Alrededor de 15 de las víctimas murieron por asfixia. Los restos están tan calcinados que no todos van a poder ser identificados: el objetivo de los criminales era no dejar el menor rastro, y prueba de ello es que quemaron hasta las ropas de los que participaron en la matanza de los estudiantes.

No se trata, repetimos, de un hecho aislado. Es el pan de cada día de un país en el que la ley la imponen los narcotraficantes, con la colaboración de las autoridades y las fuerzas del orden; un estado donde, los que mandan, es decir, las multinacionales realizan sus negocios, legales o ilegales, bajo la protección de una clase política corrupta y criminal, de un gobierno que se confunde y entremezcla, como sucede en cualquier régimen donde rige la barbarie capitalista, con las grandes corporaciones criminales, a las que sirven y a las que pertenecen.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...