28 de mayo de 2016

Norman Bethune: un médico al servicio de la revolución (de la Guerra Civil Española a la Revolución China)

Henry Norman Bethune fue un médico canadiense comunista que participó en la Guerra Civil Española ayudando a los antifascistas y en la Revolución China, donde encontraría su muerte. El propio Mao escribiría tras su fallecimiento un ensayo titulado "En memoria de Norman Bethune", donde dejaría escrito que "Todos debemos aprender de su desinterés absoluto. Quién posea este espíritu puede serle muy útil al pueblo."

Bethune nació en Gravenhurst, Ontario, el 3 de marzo de 1890, y llevó una vida completamente
Bethune en España 1936
dedicada a la medicina socializada y a la revolución. En septiembre de 1909 se matriculó en la Universidad de Toronto, en la facultad de Medicina. Interrumpió sus estudios durante un año en 1911 para incorporarse como maestro voluntario del Frontier College en remotos campamentos madereros y mineros de todo el norte de Ontario, enseñando a los trabajadores inmigrantes a leer y escribir en inglés. En 1914, cuando se declaró la guerra en Europa, volvió a suspender sus estudios de medicina, para servir como camillero en el frente occidental. Allí fue herido por metralla y pasó tres meses de recuperación en un hospital inglés. Cuando se recuperó de las heridas, regresó a Toronto para completar su título de médico, que recibió en 1916.

Bethune fue desinteresándose poco a poco de los tratamientos quirúrgicos y se preocupó cada vez más por el aspecto socioeconómico de la enfermedad. Ejerció como médico en Montreal durante los años de la Gran Depresión, auxiliando con frecuencia a los más desfavorecidos, a los que dio atención médica gratuita. Desafió a sus colegas de profesión y presionó, sin éxito, para que el gobierno realizara reformas radicales en la atención médica y los servicios de salud en Canadá.

Bethune fue uno de los primeros defensores de la medicina socializada, que formaron el Grupo de Montreal para la Protección de la Salud. En 1935, viajó a la Unión Soviética para observar de primera mano su sistema de atención de salud. Durante ese año se convirtió en un comunista comprometido, y, a su regreso, se afiliaría al Partido Comunista de Canadá.

En 1936, al estallar la Guerra Civil Española, Bethune aceptó una invitación de la Comisión de Ayuda a la Democracia Española encabezando la Unidad Médica de Canadá en Madrid. Se incorporó al Batallón Mackenzie-Papineau, que estaba integrado por los comunistas de Canadá y otros izquierdistas, y partió para Madrid el 3 de noviembre de 1936.

Una causa frecuente de muerte en el campo de batalla era el choque circulatorio provocado por la pérdida de sangre, que causaba la muerte instantánea de un combatiente cuyas heridas no parecían graves. Bethune concibió la idea de la administración de transfusiones de sangre in situ, y desarrolló la primera unidad médica móvil. La unidad contenía 500 apósitos para heridas, y suficientes suministros y medicinas para 100 operaciones. Además, organizó un servicio para recoger la sangre de los donantes y trasladarla al frente de batalla, salvando así incontables vidas. El trabajo de Bethune en España en el desarrollo de las unidades médicas móviles fue el modelo para el desarrollo posterior de las unidades Mobile Army Surgical Hospital (MASH).

Una de sus intervenciones más dramáticas se produjo durante la masacre de la carretera Málaga-Almería, cuando se desplazó expresamente desde Valencia hasta Málaga para socorrer a la población civil que estaba siendo masacrada durante su huida de la ciudad, que había sido tomada por las tropas fascistas, hacia Almería. Durante tres días él y sus ayudantes Hazen Sise y Thomas Worsley socorrieron a los heridos y ayudaron en el traslado de refugiados hacia la capital almeriense. Esta traumática experiencia le llevaría a escribir su relato El crimen de la carretera Málaga-Almería.

"...Lo que quiero contaros es lo que yo mismo vi en esta marcha forzada, la más grande, la más horrible evacuación de una ciudad que hayan visto nuestros tiempos...."
Norman Bethune

Bethune regresó a Canadá el 6 de junio de 1937, comenzando una gira para recaudar fondos y voluntarios para la lucha contra el fascismo en España.

Bethune con soldados chinos
En 1938, viajó a Yan'an, en la provincia de Shaanxi, en China. Allí se unió a los comunistas chinos liderados por Mao Zedong en su lucha contra los japoneses, en la Segunda Guerra Chino-Japonesa. En el campo de batalla realizó operaciones quirúrgicas de emergencia sobre víctimas de guerra y llevó a cabo la formación de médicos, enfermeras y enfermeros. Allí se destacó por no hacer distinción entre las víctimas, dando el mismo tratamiento a los prisioneros japoneses heridos que a los combatientes chinos.

En el verano de 1939, Bethune fue nombrado asesor médico en Shanxi, Chajar y Hebei, bajo la dirección del General Nie Rongzhen. A finales de año, se produjo una herida en un dedo mientras llevaba a cabo una operación de urgencia, lo que le provocó una infección en la sangre que se propagó por todo el cuerpo y produjo su muerte, a casua de septisemia, el 12 de noviembre de 1939. El mismo Mao escribió en 1939, en un ensayo sobre él: "Todos debemos aprender de su desinterés absoluto. Quien posea este espíritu puede serle muy útil al pueblo."

Prácticamente desconocido en su patria durante su vida, Bethune recibido el reconocimiento internacional cuando el presidente Mao Zedong, de la República Popular de China, publicó su ensayo titulado "En memoria de Norman Bethune" (en chino: 纪念 白求恩), que documentó los últimos meses de la vida del médico en China. El ensayo se convirtió en lectura obligatoria en las escuelas primarias de China durante la Revolución cultural china (1966-1976).

Estatua de Bethune en Pekin
Bethune es uno de los pocos occidentales a quienes se han dedicado estatuas en China. Está enterrado en el Cementerio de los Mártires Revolucionarios de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei, frente a la tumba de Dwarkanath Kotnis, un médico indio también galardonado por su contribución humanitaria al pueblo chino.

En otras partes de China, varias instituciones y hospitales llevan su nombre. En Canadá, se encuentran el Bethune College de la Universidad de York, y el Dr. Norman Bethune Collegiate Institute (una escuela secundaria) en Scarborough, Ontario, que también lleva su nombre. En Andalucía, se encuentra el Centro de formación profesional específica de la Cruz Roja "Norman Bethune", situado en Almayate (Málaga). También en la ciudad de Málaga se nombró una calle como "Paseo de los Canadienses", en homenaje a la ayuda prestada por Bethune a los habitantes de la ciudad durante la masacre franquista.

El Gobierno de Canadá compró en 1973 la mansión en la que había nacido en Gravenhurst, tras una visita del primer ministro Pierre Trudeau a China. El año anterior el doctor Bethune había sido declarado persona de importancia histórica nacional. En 1976, tras la restauración del edificio, se abrió al público como Casa Memorial Bethune, clasificada como Sitio Histórico Nacional de Canadá.

La ciudad de Montreal, en Quebec, creó una plaza pública y erigió una estatua en su honor, situadas cerca de la estación de metro Guy-Concordia. En marzo de 1990, para conmemorar el centenario de su nacimiento, Canadá y China emitieron sellos postales con el mismo diseño en su honor. En la actualidad existe una calle en Málaga con el nombre de "Doctor Norman Bethune", en la nueva barriada Soliva Este.

Obras en castellano

Bethune, Norman. Las heridas. Pepitas de Calabaza, Logroño, 2012. Prólogo y traducción de Natalia Fernández. ISBN 978-84-940296-3-9

Bethune, Norman; Majada Neila, Jesús. El crimen de la carretera Málaga-Almería (febrero de 1937). Caligrama Ediciones, Benalmádena, 2004. ISBN 84-95783-24-X

En 1992 una coproducción de Canadá, China y Francia contó su historia, en una película dirigida por Phillip Borsos e interpretada por Donald Sutherland. La película tiene dos nombres en inglés: uno el original canadiense e internacional "Bethune: The Making of a Hero" y otro, el que le dieron en EE.UU. para su mercado doméstico "Dr Bethune". Obsérvese qué finamente negaban los yanquis que Bethune fuera un héroe mientras resaltaban el aspecto médico apolítico, algo que, sin embargo, no pudieron ocultar: Bethune fue un activista comunista y pasará a la historia por su entrega a la lucha de la clase trabajadora y los pueblos por su emancipación, además de por sus aportaciones a la socialización de la medicina.

Una de las escenas culminantes de la obra es cuando Bethune afirma ante los camaradas chinos que la lucha contra el fascismo tiene que hacerse enfrentándonos también con el fascista que todos llevamos dentro, repitiendo una de las más famosas citas de Mao. No obstante, la película subraya la evolución de Norman Bethune a lo largo de su vida, y como su sensibilidad social fue tomando forma y conscientizándose ideológicamente conforme se enfrentaba a la práctica de la realidad, tal y como explicaba Lenin en Acerca de algunas particularidades del desarrollo histórico del Marxismo: 

El marxismo no es un dogma muerto, no es una doctrina acabada, terminada, inmutable, sino una guía viva para la acción, que no podía por menos de reflejar en sí el cambio asombrosamente brusco de las condiciones de la vida social.”  

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...