19 de abril de 2015

¿Es Obama un hombre honesto?

Boquiabierto me quedé cuando escuché al presidente de Cuba, Raul Castro, afirmar, sin caérsele la cara de verguenza, durante la Cumbres de las Américas celebrada en Panamá, que "Obama es un hombre honesto" ¿Qué le pasa al máximo representante de la Revolución Cubana que es capaz de afirmar en público que el principal responsable de la guerra, del terrorismo y de la violencia mundial es "un hombre honesto"?

Estar obligado a dar la mano al peligro público número 1 de la humanidad
se puede entender por motivos diplomáticos, pero afirmar que es "un
hombre honesto", es un error tremendo e injustificable
No hay justificación alguna para estas palabras, ni siquiera las enormes y comprensibles ganas del pueblo cubano de que acabe el bloque genocida impuesto unilateralmente por Estados Unidos, o el peligroso acercamiento entre ambos gobiernos (el cubano y el criminal de Washington).

Estados Unidos sigue asesinando hoy a miles de personas en el mundo con sus bombardeos "humanitarios", sus bloqueos o imposiciones económicas, sus invasiones y sus golpes de estado. Si no, que se lo pregunten a los iraquís, a los sirios, a los ucranianos del Donbass y del resto de la antigua república soviética, a los yemenís, a los palestinos, a los colombianos y a los libios, por citar solo unas cuantas ilustraciones de las víctimas del "honesto" Obama (y sin mencionar siquiera los millones de muertos que pesan en el curriculum criminal de Estados Unidos a lo largo de su historia reciente).

Raul Castro se equivoca con sus palabras, y ofende a los que siguen pisoteados por la sanguinaria bota del imperialismo norteamericano, cuya máximo responsable es el "premio nobel de la paz" Barack Hussein Obama. Y sospechamos, lo que nos entristece, que el error no ha sido producto de la espontaneidad, de una copa de más o de la irresponsabilidad del presidente cubano, sino consecuencia de decisiones políticas que no hacen más que poner en riesgo el desarrollo y la continuidad de la Revolución cubana.

Son palabras que bien podríamos haber oido en boca del odiado por los ciudadanos de las ex-repúblicas soviéticas Gorbachov, sobre Ronald Reagan, y que hacen saltar las alertas sobre las causas y los objetivos del peligroso acercamiento entre la que ha sido hasta ahora el faro de muchos revolucionarios del mundo, a pesar incluso de sus posibles errores y desvios, y el país que ha aterrorizado el planeta desde la mitad del siglo XX hasta hoy día para bien de su clase dirigente y las minorias y élites económicas de los estados sometidos a su terror y dominación.

No obstante, esperemos, quizás muy crédulamente, que esas lamentables palabras hayan sido producto de un despiste o de una equivocación, que se rectifiquen, y que Cuba no se deje arrastrar por la mano abierta y ensangrentada de los intereses norteamericanos y continue siendo un pilar de la resistencia antimperialista, firme y siempre dispuesta a llamar a las cosas por su nombre: en el caso del presidente de Estados Unidos, estas palabras solo pueden ser las de "asesino", "terrorista", "criminal" o cualquier otro sinónimo.
 

12 comentarios:

Coruscante dijo...

Las palabras no significan nada. Un político podría decir cualquier cosa si es necesaria. Al público sólo le tienen que importar los hechos concretos, materiales.

Mikel Itulain dijo...

Pienso que es más acertado tener las alertas puestas. Pues Obama, se mire como se mire, lo mire un comunista o no, es la antítesis de la honestidad.
Se suele empezar con esto y se acaba como se acaba.
Hagamos más caso a los hechos que a los líderes.

Anónimo dijo...

Obama es tan honrado como los Castro comunistas.¡Jruschov también era comunista!. ¿El ídolo de Castro,su referente ? José Martí,un liberal...

Piedra dijo...

Ni Obama ni quien lo justifique.

Efectivamente las palabras en boca de un político no valen nada, solo los hechos... ¡Pues eso, atengámonos a los hechos y juzguemos los crímenes de aquellos que con esas palabras que nada valen dicen defender al pueblo! (Lo mismo que dice el Nobel de la paz y por lo que ha sido elegido en su país, no lo olvidemos)

Jose Luis Forneo dijo...

Los hechos son mas importantes que las palabras, pero tambien las palabras cuentan. Decir que Obama es honesto es humillar a todas sus victimas. Detras de unas palabras siempre hay una intencion, concreta, material, un fondo, y en este caso huele muy mal.

Anónimo dijo...

¿Hechos?Fidel Castro honró al Caudillo fascista español,decretando tres días de luto oficial,por su fallecimiento.Coherencia Jruchovista.

Victoria Oprimidos dijo...

En Cuba se pueden encontrar tanto palabras como hechos contrarios al socialismo.

Fidel Castro en una ocasión dijó:"el comunismo como sistema social, resuelve el problema económico y priva la libertad; el capitalismo quizá mate de hambre, el comunismo por extinción de libertad".

En otra ocasión cuestionó sobre el uso de la violencia para conseguir la revolución: "cada pueblo debe decidir su vía...que las escojan los pueblos y en unos casos serán pacíficos y en otros el camino de la lucha armada".

El papel del gobierno cubano está siendo clave para conseguir la "paz" en Colombia entre el gobierno colombiano y las FARC. Hay que tener presentes, en todo momento, los esfuerzos de los Castro para parar la lucha armada en Latinoamérica, trabajando consciente o inconscientemente a favor del imperialismo (yanqui, chino y ruso).

Anónimo dijo...

Si hasta Felipe González, el Socialista, ha sido condecorado por Fidel el Socialista, con la máxima distinción de Cuba...

Coruscante dijo...

Los días de luto entran dentro de la categoría de símbolos, como las banderitas, escudos, estrellitas rojas, etc. ¿Es culpable también por o haber cambiado la bandera de Cuba, creada por un mercenario y basada en la de Estados Unidos?

La guerrilla fracasó de forma espantosa en el resto de América Latina (excepto Cuba y Nicaragua, donde triunfaron gracias a la acción del movimiento obrero en el primero, gracias a la insurrección popular generalizada en el segundo). Fidel demostró otra vez ser un estadista abandonando esa vía tan equivocada, que le ha costado a la izquierda revolucionaria un retroceso enormísimo en todos los países donde se desarrolló y una lista interminable de miles de mártires, cuyo esfuerzo fue totalmente inútil. Si se trata de citar autoridad, el mismo Engels estaba a favor de la vía pacífica.

Felipe González tiene la tercera distinción de Cuba, no la máxima. ¿Por qué dice "hasta", como si hubiera más gente desagradable? Espero que no me venga con quejas de Yoani acerca de las condecoraciones.

Parece que los comentarios son de señores maoístas, pues traen al intercambio lo que ha pasado hace años. Si de eso se trata, ¿qué pueden decir de Mao con Nixon, de Mao contra Allende, de Pol Pot, del "Presidente" Gonzalo, de la guerrilla maoísta en Afganistán, de la de Etiopía, del apoyo a la UNITA...? Estos ultraizquierdistas siempre terminan igual: como China regresando al capitalismo con dictadura de partido único, como Abimael pactando, rogando y haciendo que sus esclavos hablen de "reconciliación".

Anónimo dijo...

Una cosa es mantener relaciones de igualdad y dignidad con estados capitalistas, otra muy diferente es honrar al putrefacto Generalisimo Franco con tres días de luto oficial en el país.Un hecho que no ocurrió en ningún sitio,escepto en la Cuba Castrista,que no Socialista. ¿Socialismo en Cuba? Con los Castro no existe, ni existirá.

Rafael Domínguez Losada dijo...

Yo no es un insulto lo que quiero efectuar en este comentario, sino decir sin ambages algo que quienquiera que esté medianamente informado sabe: Que el Obama es el jefe de un gobierno genocida -que no sólo criminal-, al igual que muchos otros miembros de gobiernos yanquis anteriores. Y que yo jamás le tendería mi mano a ningún fascista, ni siquiera aunque fuese parlamentario y tuviese que convivir con él. ¡Vamos!, que de cruzarme con alguno de ellos por los pasillos y que se dirigiera a mí, le diría: Apártese usted y, fuera de la tribuna parlamentaria, no me vuelva a dirigir nunca jamás la palabra.

Rafael Domínguez Losada dijo...

Yo no es un insulto lo que quiero efectuar en este comentario, sino decir sin ambages algo que quienquiera que esté medianamente informado sabe: Que el Obama es el jefe de un gobierno genocida -que no sólo criminal-, al igual que muchos otros miembros de gobiernos yanquis anteriores. Y que yo jamás le tendería mi mano a ningún fascista, ni siquiera aunque fuese parlamentario y tuviese que convivir con él. ¡Vamos!, que de cruzarme con alguno de ellos por los pasillos y que se dirigiera a mí, le diría: Apártese usted y, fuera de la tribuna parlamentaria, no me vuelva a dirigir nunca jamás la palabra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...