28 de agosto de 2012

El Ché sobre Corea del Norte

Los progres e izquierdistas, pacifistas y democratas ante todo (que incluyen en su concepción amplia de democracia incluso la mierda electoral que sufrimos en los regímenes capitalistas), y que han aplaudido con ilusión borreguil desde la caida del muro de Berlin, pasando por las sucesivas matanzas e invasiones ejecutadas por la ONU o la OTAN contra pueblos díscolos como Libia o Siria, o que asienten complices a las mentiras que se vierten sobre los paises enemigos de Occidente, suelen llevar orgullosos camisetas y otros productos de merchandising con la imagen del Ché.

Sin embargo, Ernesto Guevara era todo lo contrario a ellos, alguien dispuesto a darlo todo y a luchar con todas las formas posibles para acabar con la injusticia social, y que sabía, como todos los verdaderos socialistas y comunistas saben, que es imposible que exista democracia o libertad si los trabajadores no tienen garantizadas sus necesidades básicas, y que la igualdad económica es requesito esencial para la existencia de una sociedad justa.

Las opiniones y escritos del Ché siempre son interesante y reveladoras, siempre que habló sobre la barbarie capitalista, sobre el recurso a la violencia de los pueblos o sobre la falsa democracia, entre otras cosas, desvelaba con la sinceridad que le caracteriza, el único camino posible para que los pueblos y los trabajadores se zafen de la esclavitud, pues solo derrotando y eliminando a la clase capitalista es posible acabar con sus crímenes.

En esta ocasión, queremos compartir las palabras escritas por el Ché sobre sus gratas impresiones de Corea del Norte y su admiración por el mariscal Kim II-Sung, en su Informe de un viaje a los paises socialistas, de 31 de diciembre de 1960 (pag.57 y 58) Ernesto Guevara, Obras Completas, que ha compartido nuestro camarada del blog El Intersocial.

Evidentemente son todo lo contrario a lo que se suele escuchar en las televisiones de los regímenes capitalistas, y por eso, posiblemente, ni siquiera las conocen aquellos que con tanto orgullo portan (quizás principalmente para ligar) las camisetas de este revolucionario que dedico su vida a la revolución armada contra las tiranias disfrazadas de democracias:

"De los países socialistas que visitamos personalmente, Corea es uno de los más extraordinarios. Quizás es el que nos impresionara más de todos ellos. Tiene solamente diez millones de habitantes y tiene el tamaño de Cuba, poquito menos, unos ciento diez mil kilómetros cuadrados. La misma extensión territorial que la parte sur de Corea, pero la mitad de habitantes, fue asolado por una guerra tan fantásticamente destructiva que de sus ciudades no quedó nada, y cuando uno dice nada, es nada. Es como los pequeños poblados de guano que MerobSosa y Sánchez Mosquera y esa gente quemaba aquí, y de los cuales no quedaban nada más que cenizas. Así quedó, por ejemplo, Pyonyang, que es una ciudad de un millón de habitantes. Hoy no se ve un solo resto de toda aquella destrucción, todo es nuevo. El único recuerdo que queda es, en todos los caminos, en todas las carreteras, y en todas las vías férreas, los huecos de las bombas que caían unas al lado de otras.

Ellos me mostraron muchas de las fábricas, todas ellas reconstruidas y otras hechas nuevas, y cada fábrica de esas había soportado entre 30 y 50 mil bombas. Si nosotros nos hacemos una idea de lo que eran 10 ó 12 bombas tiradas alrededor nuestro en la Sierra, que significaba un bombardeo terrible, y había que tener su dosis de valor para aguantar esas bombas, ¡lo que significaban 30 mil bombas tiradas en un espacio de tierra, a veces menor que una caballería!

Corea del Norte salió de la guerra sin una industria en pie, sin una casa en pie, hasta sin animales. En una época en que la superioridad aérea de los norteamericanos era tan grande, y ya no tenía qué cosa destruir, los aviadores se divertían matando bueyes, matando lo que encontraban. Era, pues, una verdadera orgía de muerte lo que se cernió sobre Corea del Norte durante dos años solamente. En el tercer año aparecieron los Mig-15 y ya la cosa cambió. Pero esos dos años de guerra significaron, quizás, la destrucción sistemática más bárbara que se ha hecho.

Todo lo que se pueda contar de Corea parece mentira. Por ejemplo, en las fotografías se ven gentes con el odio, ese odio de los pueblos cuando llega a la parte mas profunda del ser, que se ve en las fotos de cuevas donde se meten 200, 300 y 400 niños, de una edad de 3 ó 4 años, se asesinan allí con fuego y otras veces con gas. Los descuartizamientos de las gentes, matar a mujeres embarazadas a bayonetazos para hacerle salir el hijo de las entrañas, quemar heridos con lanzallamas… Las cosas más inhumanas que pueda imaginar la mente fueron realizadas por el ejército norteamericano de ocupación. Y llegó casi hasta el confín de Corea con China, y ocupó, en un momento dado, casi todo el país. Sumado a eso que en la retirada lo destruían todo, podemos decir que Corea del Norte es un país que se hizo de muertes. Naturalmente, recibió la ayuda de los países socialistas, sobre todo la ayuda de la Unión Soviética, en una forma generosa y amplísima.

Pero lo que más impresiona es el espíritu de ese pueblo. Es un pueblo que salió de todo esto tras una dominación japonesa de treinta años, de una lucha violenta contra la dominación japonesa, sin tener siquiera un alfabeto. Es decir, que era de los pueblos más atrasados del mundo en ese sentido. Hoy tiene una literatura y una cultura nacionales, y un orden nacional y un desarrollo ilimitado, prácticamente, de la cultura. Tienen enseñanza secundaria, que allá es hasta el noveno grado, obligatoria para todo el mundo.

Tiene en toda la industria el problema que ojalá nosotros tuviéramos hoy -que tendremos dentro de 2 o 3 años-, que es el problema de la falta de mano de obra. Corea está mecanizando aceleradamente toda la agricultura para lograr mano de obra y poder realizar sus planes, y también está preparándose para llevar a los hermanos de Corea del Sur el producto de fábricas de tejidos y otras, para ayudarlos a sobrellevar el peso de la dominación colonial norteamericana.

Es, realmente, el ejemplo de un país que gracias a un sistema y a dirigentes extraordinarios, como es el mariscal Kim II-Sung, ha podido salir de las desgracias más grandes para ser hoy un país industrializado. Corea del Norte podría ser para cualquiera aquí en Cuba, el símbolo de uno de los tantos países atrasados del Asia. Sin embargo, nosotros le vendemos un azúcar semielaborado como es el azúcar crudo, y otros productos aún sin elaborar, como es el henequén, y ellos nos venden tornos fresadores, toda clase de maquinaria, maquinaria de minas, es decir, productos que necesitan una alta capacidad técnica para producirlos. Por eso es uno de los países que nos entusiasma más".

15 comentarios:

El intersocial dijo...

jose querido, siempre es un placer y una satisfacción inmensa ser fuente de tus notas ya sea en este blog o en "Un vallekano en Rumania", me alegra mucho la confianza y la buena onda que tenés con migo compa, de verdad. Siempre fuiste el activista de la web que mayor solidaridad a tenido con migo; y junto con Enmerkar, son a quienes les debo que mi espacio, mas allá de su humildad obvia, no sea una hoja web tan solo visitada por los amigos del barrio. Gracias ché.
Por cierto, tu introducción a las palabras del che, fueron ligeramente superiores a las mías, jejeje, soy un arrebatado sin ecrupulos contra los enemigos internos y externos; como te he marcado en otro comentario del blog, soy de usar un vocabulario bastante vulgar ante un sentimiento de impotencia.
Otra cosa, en tu espacio conocí a Cao de Benós y lo trato de escuchar cada vez que puedo, cuando hace apariciones en la web o hay videos colgados de reportajes que le hacen, los sigo con atención; me entusiasman cada vez mas, la claridad de sus convicciones y como deja en ridículo a los burgueses e izquierdistas iluminados es apasionante. El mundo trata empecinadamente de hacernos creer que norcorea es una basa de esclavos y cada ves que vemos imagenes de allí o informaciones con basamento real, nos encontramos con un pueblo profundamente orgulloso de su sistema social, politico y economico; y que encima cuando los medios occidentales se infiltraron ilegalmente, no nos pudieron ofrecer imágenes, ni de un campo de concentración de los que siempre dicen que corea del norte está repleto, ni de los millones de muertos de hambre de los que los medios oligarquicos nos hablan. Solo se ve en corea, una patente igualdad social, amor a sus líderes historicos y actuales y fabricas y grandes industrias generadas por el esfuerzo conjunto de su pueblo comunista.
Saludos compa.

Coruscante dijo...

Entretanto, unos años después el gran mariscal se quitaba la careta y dejaba de hablar del marxismo ese de los izquierdistas y para reemplazarlo por el "juche", su "genial" creación.

Jose Luis Forneo dijo...

Coruscante... El Juche es una aplicación del marxismo en una nación en un entorno hostil, como el libro verde o el socialismo del este europeo. Ante la opción el socialismo derrotado en todo el mundo prefiero mil veces socialismos nacionales que construyan alternativas en pueblos concretos (siempre que no olviden que el nacionalismo nunca puede ser mas importante que el respeto a la identidad y al derecho a su emancipacion de otros pueblos trabajadores, incluyendo el propio, cuyo bienestar es el objetivo principal del sistema el decir, el socialismo internacionalita -totalmente antagónico con ese engendro del idealismo burgués que es la espontanea revolución mundial, que, eso si, debe ser siempre el objetivo a largo plazo de todo socialismo nacional).

Jose Luis Forneo dijo...

Intersocial: El imperialismo nos hace creer que Corea del Norte es un pueblo de esclavos precisamente para que no descubramos que los esclavos somos nosotros, los trabajadores explotados de ese fascismo enmascarado que es el capitalismo "occidental"

Saludos

Muñekita Cat dijo...


Hola!
Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacate@gmail.com

saludos cordiales

Disidente del Capitalismo dijo...

Tal como dice Coruscante, Kim Il-Sung dejó el marxismo-leninismo sovietizante en 1978 por su "Juche", esa ideología estatal oficial mezcla ecléctica entre materialismo DIAMATista y política nacional-autoritaria, todo sazonado con una buena pizca de "orientalismo" para que no hayan críticas desde afuera.
Y el "libro verde" no es ninguna aplicación del marxismo a condición nacional alguna, en él Gadafi rechazaba abiertamente el marxismo por su "genial" "tercera teoría universal" opuesta al capitalismo y al marxismo.
Y cuidado con eso del "idealismo burgués" de la "revolución mundial" que eso era exactamente lo que proponían Marx y Engels a los cuales difícilmente se les podría motejar de "izquierdistas".
Además Salvador Allende también tiene una carta que es del 7 de junio de 1969 en donde alaba en un párrafo los logros de Norcorea y dice: "Corea fue una grata sorpresa. Jamás imaginé el desarrollo alcanzado y las metas logradas en los campos económicos, políticos y sociales. Kim Il Sung se las trae. Conversamos una hora y media. Claro, directo y con clara conciencia de la tarea histórica que tiene aún que alcanzar al conseguirse la reunificación de Corea".
Esa Norcorea que describen tanto el Che como Allende era otra cosa, era ciertamente más avanzada que la Corea del Sur capitalista (así fue hasta principios de los '80s, además que Surcorea era practicamente una sucesión de dictaduras militares capitalistas hasta muy entrados los 80's), pero al "Sol de la RPDC" (Kim abuelo) se le subieron los humos a la cabeza y terminó en una tiranía monárquica (acá los formalismos de que el CC del PTC elige al más apto y todo eso son excusas para no aceptar lo que es evidente), y es que comparar el ideal de Marx con la Norcorea actual es como para ponerse a llorar, pero al menos ya renegaron de Marx.
Y si hablamos de esclavos tanto los norcoreanos como nosotros que sobrevivimos en las dictaduras de la burguesía lo somos, creo que ese no es argumento para decir que Norcorea hoy "se las trae".
Y sinceramente, no creo que todo "anti-imperialismo" sea bueno per se, idealizar lo que no es progresivo no es tarea de un marxismo que quiera aún invocar para sí la emancipación de la humanidad como meta.
Y sobre los socialismos nacionales, claro que son mejores que los capitalismos "liberales constitucionales", pero hay socialismos y socialismos, no es lo mismo comparar a Birmania con la RDA, Camboya con Rumania, en todo caso, y tal como reconoció Honecker se cometieron errores, el problema es que no los resolvieron ni quisieron hacerlo, y cuando quisieron reaccionar era demasiado tarde.
Yo creo que hay que mirar para adelante y no quedarse nostálgico del pasado, eso es para viejos, no para quienes se dicen revolucionarios.

Saludos José Luis

Jose Luis Forneo dijo...

Marx y Engels hablaban de una revolución mundial construida dialecticamente, no espontantea: esa la inventó Trosky. Claro que el objetivo es la revolucion mundial, pero en el camino es inevitable (ya que las cosas por la gracia de dios o por la suerte o por el milagro de que todos pensemos igual de repente) que se vayan construyendo socialismos locales. Personalmente no creo que Corea del Norte sea una dictadura, y mucho menos que se pueda comparar con las tiranias criminales capitalistas que vivimos nosotros. En Corea todos los ciudadanos tienen lo que el Ché siepre persiguió: un trabajo digno, una vivienda digna, educación digna, y una vida con las necesidades basicas cubiertas dignamente. Es decir, dignidad. Que no se la perfección, pues claro que no. Un sistema socialista nunca es perfecto, porque, van mejorando dialecticamente, autocriticamente, cambiando poco a poco segun las necesidades del pueblo. Las revoluciones mundiales perfectas y los estados socialistas perfectos son idealistas, y decir que Marx y Engels hablaban de algo asi es no entenderlos. El problema de la izquierda es que caen demasiado en el anzuelo del idealismo (al fin y al cabo es la ideologia propuesta y que es demasiado inevitable a veces), pero el materialismo dialectico es todo lo contrario, y la construccion de las revoluciones y los estados socialistas tienen que ser reales, no sueños.

Saludos

Disidente del Capitalismo dijo...

Pero Trotsky al plantear la "revolución permanente" no plantea una "revolución mundial espontánea", sino que la contrapone a la concepción estalinista del "socialismo en un solo país", eso de la espontaneidad revolucionaria no es parte de la tradición trotskista mayoritaria (por cierto, yo no me considero trotskista, pero creo que dejar fuera a Trotsky como teórico nunca ha tenido fundamento alguno, sólo político para los seguidores de Stalin), sí quizás del comunismo consejista o la ideología "autonomista".
Y la búsqueda de la perfección que es un ideal es parte de la tradición socialista, ya desde los utópicos, pues sino ¿para qué transformar el mundo radicalmente? Pues para tener una vivienda digna, un trabajo digno y una educación digna no es necesario cambiar radicalmente el capitalismo, para eso basta una reforma, por cierto profunda, tal como lo hicieron los socialdemócratas nórdicos o que se hagan traspasos de recursos estatales al pueblo como el sultán de Brunei. El propósito de Marx y Engels era más alto que un mero cambio cuantitativo en las condiciones de vida y es que buscaban la emancipación de la humanidad, que es un salto cualitativo en todos los aspectos incluyendo el fin de la esclavitud asalariada y del Estado mismo mediante su extinción.
Ahora el mejoramiento de la revolución es una tarea siempre pendiente, no hay revoluciones perfectas es una realidad, pero a su vez un tópico muy manipulable para los conservadores (como decía Ota Šik, conservadores habían en el capitalismo y en el socialismo estatal de Europa del Este), el problema en Norcorea es que en vez de perfeccionar su revolución hacia un sistema más progresivo (y eso no es retórica, lo progresivo se puede casi "medir"), han ido hacia atrás, y en vez de reforzar los aspectos más revolucionarios, han reforzado los aspectos más reaccionarios y conservadores. ¿Acaso nosotros aceptaríamos que el hijo y luego el nieto de alguien ostentase el poder? Ustedes saben bien de qué estoy hablando y por eso decir que es una "cuestión cultural" es un argumento de la más pura cepa tradicionalista conservadora (y eso es lo que ha dicho Cao de Benós sobre la figura del líder como "Padre"), la revolución revolucionará incluso las conciencias, pero para liberalas no para someterlas a una dictadura burocrática.
Yo no veo que Norcorea se perfeccione, sino que ha reforzado los aspectos más autoritarios y autocráticos y eso es algo prácticamente evidente.
Y tal como dices José Luis "la construccion de las revoluciones y los estados socialistas tienen que ser reales", pero que el socialismo sea también real y no mera retórica ideológica legitimadora del poder del líder (basta leer a Kim Jong Il para ver lo mal que concebía el socialismo).
Yo creo que estos debates entre marxistas y tradiciones marxistas hay que darlos, aunque sin perder de vista que nuestro enemigo es el capitalismo y sin caer en el sectarismo que tanto daño le a hecho al marxismo.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

http://leninisme.blogspot.com.es/2012/09/che-guevara-sobre-la-republica-popular.html

Coruscante dijo...

A ver, no sé quién habló de revolución espontánea en este intercambio. Creo que es una vuelta tuya para evitar reconocer que los llamados socialismos nacionales (nombre desafortunado si los haya) son una desviación del marxismo en el mejor de los casos, como el socialismo en un solo país, o un nacionalismo demagogo y populista que se cubre con ropajes y frases rimbombantes (como el peronismo "de izquierda" o el juche).

Me parece José Luis que no has leído nada del juche que defiendes, excepción segura de la propaganda del friki Cao de Benós. El juche no tiene nada que ver con el marxismo ni con el materialismo dialéctico (como dice Disidente). El juche es una doctrina nacionalista idealista. Ya para empezar, una de sus piedras de apoyo básicas, eso de la "unidad monolítica de la nación" es algo que es imposible por los intereses de clase contrapuestos, y por lo tanto revelan al juche como un idealismo.

Me parece que la mera existencia de Corea del Norte es una burla de todo lo que defendemos, una muestra ridícula de donde terminó el período revolucionario del siglo XX.

Jose Luis Forneo dijo...

"Yo creo que estos debates entre marxistas y tradiciones marxistas hay que darlos, aunque sin perder de vista que nuestro enemigo es el capitalismo y sin caer en el sectarismo que tanto daño le a hecho al marxismo". Cierto. A ver si los izquierdistas dejan de seguir el juego a los capitalistas y asumen que lo mas cerca que se ha estado de un estado socialista ha sido la URSS, y de la revolucion mundial tras la SGM. Una pena que Stalin fuera demasiado inocente y no siguiera avanzando las tropas del Ejercito Rojo hasta Inglaterra. Si de algo peco Stalin es de ser fiel a los pactos que los otros jamas respetaron. En cuanto a Corea del Norte, pues claro que no es perfecta. Hay que analizar los hechos en perspectiva y en su contexto. Eso de definir de "desviación del marxismo" a todo lo que no cumple con vuestros sueños de salon es muy propio de los que al final, aunque apelen a no caer en debates sectarios, son los primeros en acusar a las revoluciones que triunfaron de fracasos, mientras sus propuestas jamas han pasado de buenas intenciones. Trosky fue un gran teorico del marxismo. Una pena que su ambicion le hiciera olvidarlo todo en nombre de ese sectarismo que tanto se critica hoy invocándole.
Personalmente, y creo que Marx y Engels que jamas fueron marxistas, por cierto, especialmente Marx (lo digo porque no hay que llamarse "marxista" para construir un pais cercano a lo que propugnaba Marx), pensarian lo mismo, es preferible un estado socialista imperfecto a la nada. Especialmente cuando el estado al que nos referimos fue la mayor construccion obrera de la historia y el estado donde mejor nivel de vida alcanzaron los trabajadores del mundo, o un pais que, al contrario que los nuestros, construye una alternativa al capitalismo mientras nosotros escribimos en el blog criticando su esfuerzo).

Saludos

VaryHeavy dijo...

Completamente de acuerdo con Disidente del Capitalismo.

VaryHeavy dijo...

@José Luis Foreno

No estoy tan seguro de que en Corea se esté construyendo una alternativa la capitalismo, más bien un método alternativo de aplicar el capitalismo.
Disidente tiene toda la razón cuando dice que una república popular socialista no puede comportarse en la práctica como si fuese una monarquía absoluta, heredada de padres a hijos. Aquí en España sabemos lo que es eso y bien que lo criticamos (con razón por supuesto), pero cuando en otros países la práctica es idéntica no podemos justificarlo por el hecho de que digan ser "socialistas". ¿Qué pensarías de Corea del Norte si el partido que gobierna no se llamase Partido de los Trabajadores y no mencionaran la palabra "socialismo" pero hiciesen exactamente lo mismo que están haciendo ahora? ¿seguiría siendo Corea del Norte un ejemplo de aplicación del marxismo?

Si los trabajadores de Corea no tienen poder real de tomar decisiones en la política, en la planificación económica, en la producción estatal, si los medios de producción no les pertenece a ellos sino a la maquinaria del Estado (que no es lo mismo)... ¿dónde está el socialismo?

Anónimo dijo...

Siempre lo mismo...
Los que se quejan de todo, para ellos todo es malo. Estoy totalmente de acuerdo con José Luis Forneo.

A lo máximo que ha llegado una revolución obrera es la construcción de la URSS, a la que tanto itentan lichar y descalificar los de siempre, que curiosamente no han construido nada de nada.

Por supuesto que no hay nada perfecto ni se pretende hacer ver eso. Se intentó hacer las cosas lo mejor posible con todo en contra. Incluso con el enemigo en casa y se consiguieron los mayores avanzes para la clase trabajadora.

Pero curiosamente lo únicos que nos quieren hacer creer es que Stalin era muy muy malo.. Vaya, lo mismo que nos dicen los medios de comunicación.

Anónimo dijo...

Estado Obrero Burocratizado, esa es la definición que mejor le cabe hoy a Corea del Norte. Un régimen autoritario y criminal, en el que se heredan los cargos y que no puede exhibir -ni remotamente- nada de lo positivo que quiso ver el Che, allí, cuando Cuba todavía representaba algún tipo de esperanza para los pueblos oprimios del mundo. Al igual que lo gorbachov y los maoistas los jerarcas coreanos no durdaran en vender su versión del socialismo su eso les permite mantener sus privilegios. En Cuba ya lo estamos viemdo. El problema para muchos es desprenderse de la pesada mochila que ha significado pertenecer al PCE durante tantos años. Hay otros marximos. Mas coherentes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...