25 de septiembre de 2016

Dos poemas de Vonani Bila y la traición del Congreso Nacional Africano

Vonani Bila es un poeta sudafricano, antiguo militante del Congreso Nacional Africano (CNA) en los años del apartheid, y crítico del modelo mandelista en los tiempos de la conciliación con los criminales y la gatopardista transición para perpetuar el sistema capitalista..

Vonani Bila
Bila, en sus poemas, denuncia lo que, de forma diferentes, también hace el partido Combatientes por la Libertad, excisión producida 2013 del CNA (en el poder desde el fin del apartheid), partido que proclama la acción directa como método de lucha y la huida de la conciliación no tanto con los antiguos dominadores, los blancos africaners, sino con la clase social que los oprime, de los que ahora forman parte también muchos negros, muchos del CNA: la burguesía.

La campaña de los Combatientes por la Libertad, y su líder Malema, convoca a sus partidarios, por ejemplo, a ocupar tierras para construir alojamientos que el gobierno tarda en proveer, oponiéndose a ese falso desarrollo sudafricano vendido por los medios y que hace al país ser parte de los famosos BRICS. 

Lo cierto es que mas de veinte años después de la llegada al poder del Congreso Nacional Africano con Mandela como presidente, alrededor del 22% de los sudafricanos no  pueden alcanzar los mínimos nutricionales requeridos por la OMS y el 54%, más de la mitad, vive con menos de dos dólares diarios. Gran parte de los sudafricanos habitan viviendas precarias, de tela o de cartón, en asentamientos sin ningún tipo de servicios. En los veinte últimos la administración, el gobierno del CNA, ha construido 3,5 millones de viviendas para la distribución entre los más desprotegidos, aunque parece que la corrupción es la que determina a quien se la asigna o no.

Bila, como Malema, denuncia los coqueteos y el "buen rollo" existente entre la nueva clase dominante negra y los antiguos criminales boers, los altos cargos del apartheid o los ejecutores militares y policiales de su represión. Así, el 30 de enero de 2015, el ministro de Justicia, Michael Masutha, acordó la libertad condicional al ex coronel Eugene De Kock, el más célebre de los asesinos del apartheid. Responsable de secuestros, torturas y asesinatos de opositores, De Kock, con 66 años, purgaba dos condenas a cadena perpetua de más de 112 años de prisión por 89 crímenes y delitos cometidos en su calidad de jefe de una unidad antiterrorista en la policía del régimen racista. Estaba preso desde 1996. Esta decisión fue muy polémica y tuvo grandes críticas, además de protestas populares, reprimidas por la policia del supuesto régimen de la libertad construido tras el final de la dictadura "blanca".

Imagini pentru ANC SUDAFRICA COMUNISM
Cartel del Partido Comunista de Sudáfrica
pidiendo el voto para el CNA
Por último, también se denuncia a Zuma, el actual presidente, envuelto en continuos escándalos de corrupción, críticas que acompañan la situación inestable del país, que parece que es uno de los BRICS por méritos propios, teniendo en cuenta que la ansiada revolución de los comunistas sudafricanos del CNA se ha transformado, gracias a Mandela y otros traidores a la clase oprimida y al pueblo sudafricano, en un paraíso de la burguesía y de las grandes corporaciones, digno de formar parte del polo económico capitalista alternativo a la dominación mundial.

Compartimos a continuación dos poemas de Vonani Bila muy ilustrativos: en el primero, le pregunta directamente a su antiguo compañero de armas, Mandela, si se ha dado cuenta de lo que pasa en el  país que gobernó desde 1994-1999, y en la segunda, En el nombre de Amandla (palabra zulú que significa Poder), describe la situación de la Sudáfrica de la reconciliación nacional en la que describe la situación de la clase obrera y oprimida del país, y se pregunta en qué ha cambiado realmente el país desde el fin del apartheid.

***
Mandela, ¿alguna vez te has dado cuenta?

¿Acaso te has dado cuenta,
mientras recogemos a los muertos,
excesivo peso de un horrible y brutal pasado
que amenaza con sofocarnos,
que al embarcarte en las campañas de Masakhane,
para rehumanizar a frágiles y enfermos niños de la calle del mundo
y poner esas almas perdidas bajo el cuidado de un sol dorado,
de que la aldea global se desangra por la locura del dinero?.

¿Acaso te has dado cuenta
de que mientras nosotros parcheamos las heridas de siglos atrás,
heridas todavía frescas, abiertas,
y clausuramos edificios carcomidos de viruela y metralla de cañón,
que alguna vez erosionaron la vida como el ébola,
otros tantos gozan sobre plácidos jardines
y bajo rojos edredones eléctricos hacen el amor?

¿Acaso te has dado cuenta,
cuando te rascas la piel
como buscando tu singularidad –tu propio ser,
de que la multitud triunfante se retira a los ghetos?
¿Te has dado cuenta?


En el nombre de Amandla*

En el nombre de Amandla
dime qué ha cambiado en este pueblo;
no hay víveres en la cocina,
niños desnudos con grietas en los labios no pueden ir a la escuela,
algún otro niño hambriento fue arrollado por el coche de un hombre rico;
el niño nos ha dejado, el hombre rico contribuyó con un ataúd barato,
todo el mundo imaginó que se pudriría en la cárcel.

Es invierno, la escuela no tiene bancos, libros, ventanas,
nuestros líderes mandan a sus hijos a escuelas privadas;
!pregúntales a ellos!

En el nombre de Amandla,
dime qué ha cambiado en este pueblo;
esa fuente está seca,
carraspea aire caliente,
la bomba está muerta,
la abuelita no tiene efectivo para comprar diésel
y camina distancias para acarrear agua sucia
del estanque inmóvil,
de la presa envenenada,
donde la gente comparte el agua con los animales;
la abuelita lava con una jícara roja rajada,
compra agua y empuja una carretilla

Ella es anciana, ¡70 años!
Su cabaña colapsó durante los días de la inundación,
ella sobrevivió porque estaba ocupada recolectando leña en el monte,
ella espera por su pensión a los 60 años de edad,
ella hace una fila empujando y arrastrando los pies,
alguien de su edad se desmaya bajo el asfixiante sol,
ella cierra sus ojos, aspira rape, estornuda,
se escurren lágrimas por sus mejillas,
ella consigue su pensión, es un cheque.

En el nombre de Amandla,
dime qué ha cambiado en este pueblo.
Magogo toma un taxi al centro,
los jóvenes no quieren sentarse junto a ella,
dicen que huele a orines;
ella compra una lata de parafina, una cobija y un pollo
ella compra harina de maíz a cuenta;
sus hijas, ahora madres, quieren su parte.
El gobierno da $110 por hijo,
abuelita paga a la sociedad funeraria cada mes,
ella no quiere ser enterrada en una sábana;
la gente no querrá venir al funeral sin una vaca en sacrificio.
Ella habla sola, predice su muerte en cualquier momento a partir de ahora,
ella es llamada "cheque" por sus propias hijas;
sus esposos están desempleados,
ellos tejen y venden cestas, fuman BB y toman mqombhoti;
ellos esperan llegar a los 65 para acariciar las monedas.
Magogo se lava con una jícara roja rajada,
ella quiere darse un baño antes de morir,
ella llama a Mandela "Mondela",
ella sólo vota por el CNA
¿Por qué?

En el nombre de Amandla,
dime qué ha cambiado en este pueblo.
Estamos en problemas,
nuestra electricidad es débil,
se apaga todo cuando usas una parrilla,
se detiene cuando llueve,
se va volando con el viento:
viene el invierno —el municipio la cortará
Pobre hombre negro con atrasos
de regreso a Mbhawula y Malahla.
Megogo tiene frío
duerme junto al fuego quemándole los pies,
el brasero emite gas,
ella toserá coágulos de sangre,
el empleado de salud en la clínica
le dará paracetamol

En el santo nombre de Amandla,
dime qué ha cambiado en este pueblo.
Nuestra casa del RDP** gotea cuando llueve.
No podemos adecuarnos, es un excusado,
los vemos y los escuchamos haciendo el amor,
en un cuarto dividido por una cortina,
no puede haber ningún secreto;
nosotros dormimos en la cocina,
nos levantamos temprano como elefantes
Verwoerd ***, mi enemigo, construye casas mucho más grandes;
Trevor Manuel**** no puede parar de comprar
submarinos Corvette***** y jets de combate,
con nuestros impuestos pueden hacer algo mejor;
pero la guerra está por venir,
nos han dicho.

*palabra zulú que significa poder, con gran resonancia en la lucha social sudafricana contra el apartheid y contra la opresión de clase
**Programa de Reconstrucción y Desarrollo (RDP, por sus siglas en inglés). Programa de vivienda desarrollado por el Congreso Nacional Africano durante el gobierno de Nelson Mandela.
***Verwoerd, psicologo holandés que llegó a ser primer ministro sudafricano. Se le conoce como "el arquitecto del apartheid".
*****Trevor Manuel, ministro de finanzas durante los gobiernos del apartheid y en los gobiernos de Mandela y su sucesor Thabo Mbeki
*****Famoso modelo de coche Chevrolet

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...