11 de mayo de 2020

"1º de mayo de 1911" (artículo publicado por Pérez Galdós en El Socialista)

"La clase productora sabe ya que el origen de su dependencia económica no proviene de causas naturales e inmutables, sino artificiosas, creadas por la codicia de una clase social hábil y rapaz y mantenidas por la ignorancia de la mayoría de los hombres durante siglos".
Madrid, calle del olivo. 1937 | Spanish Civil War - Republican ...
Un miliciano republicano rinde homenaje a Galdós frente
a la casa dónde viviera en Madrid, en la calle del Olivo,
 hoy Hilarion Eslava (1937)

Son las palabras de Emilio Pérez Galdós, el gran escritor canario, en su artículo publicado en nº 1311 de El Socialista, con motivo del 1º de mayo de 1911. El que fue un eminente defensor de la República frente a la anacrónica y casposa monarquía, con enormes simpatías hacia el movimiento obrero y el socialismo,  analiza la situación de los trabajadores españoles en aquel entonces, incluyendo la necesidad de regularizar una jornada laboral de ocho horas, la fijación de un salario mínimo y de conquistar mayores y mejores reivindicaciones sociales, todo ello a través de la organización de clase, la manifestación y la lucha, por lo que invitaba a todos los trabajadores y lectores a que se hiciesen partícipes de estas.

Las movilizaciones sociales eran cada vez más frecuentes en Europa, como también en España, y en pocos años se iba a producir la Revolución Soviética, que cambiaría para siempre la historia del mundo y demostraría que realmente los productores podrían prescindir de los parásitos que habían vivido a su costa a lo largo de la historia . Pérez Galdós, con su gran sensibilidad artística, entendía a la perfección la necesidad de la lucha y de la organización obrera para poder acabar con la injusticia de la explotación de clase y construir una sociedad sin explotación del hombre por el hombre. 

Así lo plasmaría en sus novelas y en sus artículos, como también en su militancia política (por ejemplo, Pérez Galdós había encabezado la Conjunción Republicano Socialista en las elecciones del 8 de mayo de 1910, junto a José María Esquerdo y Pablo Iglesias), lo que le llevaría tener que enfrentar una campaña de la oligarquía española contra su candidatura al Premio Nobel en 1912 (que finalmente recaería en Gerhart Hauptmann), al igual que había pasado cuando fue propuesto como miembro de la Real Academia Española de la Lengua (cuando los conservadores intentaron evitarlo a toda costa, empezando por su propio líder, Cánovas del Castillo).

-----------------

1º de mayo de 1911


"Es la fecha de hoy la elegida por los proletarios del mundo, debido a la hermosa a iniciativa del inolvidable Congreso de París de 1889, para manifestar ante la clase poseedora su propósito de redimirse de la dura esclavitud del salario y alcanzar su completa emancipación, es decir, la emancipación económica, mediante su propio esfuerzo, arrancando a la burguesía concesiones que vayan poniendo a la clase trabajadora en condiciones de realizar la gran transformación social dé al traste con los privilegios de una clase cuya misión histórica está a punto de terminar.

Benito PérezLa clase productora sabe ya que el origen de su dependencia económica no proviene de causas naturales e inmutables, sino artificiosas, creadas por la codicia de una clase social hábil y rapaz y mantenidas por la ignorancia de la mayoría de los hombres durante siglos: sabe también que el remedio a esos males estriba en organizar la sociedad sobre bases más equitativas, y ha puesto manos a la obra con todo el ardor de los convencidos.
Para realizar tan elevada misión, la clase trabajadora necesita capacitarse debidamente, y lo primero que le hace falta es adquirir o conservar su robustez física y acrecentar sus energías intelectuales. A este fin impónese en primer lugar acabar con el derroche de fuerzas que supone una larga jornada de trabajo, que al par que extenúa el cuerpo le priva de tiempo para dar satisfacción a las nobles potencias del espíritu, contribuyendo así a perpetuar la ignorancia y la miseria.

Por eso la jornada de ocho horas y la fijación de un mínimo de salario figura en primer término entre las reclamaciones formuladas hoy a los Poderes constituidos. Pero téngase en cuenta que si los trabajadores quieren obtener por medio de una ley dicha jornada, no renuncian por eso a ir reduciendo las horas de trabajo, y arrancar de los patronos directamente cuantas concesiones puedan: es decir, que no lo aguardan todo de la acción gubernamental, sino que desean conquistar por su esfuerzo propio cuantas ventajas les sea dable obtener.
Vida socialista
Si hasta ahora no ha conseguido la clase trabajadora que triunfen en absoluto las reivindicaciones que en este día formula, no por eso ha dejado de conseguir resultados apreciables, pues es un hecho que la legislación del trabajo ha avanzado considerablemente en todas partes, y aun cuando el desiderátum de las ocho horas no se haya logrado, es indudable que la acción continuada de las fuerzas obreras obligará al cabo a los representantes de la burguesía a dar cumplida satisfacción a los anhelos de los proletarios.

Este año, la Manifestación tiene en nuestro país algunos puntos más en su programa. Trátase de reclamar del Gobierno la revisión del proceso Ferrer y demás sentenciados a muerte por los sucesos de Barcelona, la derogación de la ley de Jurisdicciones y que no se realice en África ningún género de intervención armada ni de conquistas territoriales.
Benito Pérez GaldósComo en todas estas reclamaciones tiene sumo interés la clase trabajadora, nadie debe faltar hoy a la Manifestación. Cada acto de estos que celebramos es un paso que damos en el cambio de nuestra emancipación. La gran familia socialista española, en perfecta unidad de fines y sentimientos con el Socialismo mundial, celebra su Fiesta solemne el 1º. De mayo, risueño día que en el esplendor de la primavera parece simbolizar la esperanza de un año feliz.
En la hermosa confraternidad de este día, los obreros se sienten aliviados de la pesadumbre de su malestar presente, y dilatan su pensamiento y su alma toda hacia el ideal de Justicia y de Reparación social, que se vislumbra en las nieblas de un porvenir cada día menos lejano.
Benito Pérez Galdós
A los socialistas debemos los republicanos la infusión de la más pura sangre política: la firmeza en las ideas y el tesón irreductible para sustentarlas en todo tiempo y ante todas las resistencias que oponen los Poderes, petrificados en la rutina; la pureza moral, la fidelidad en los compromisos y la derechura inflexible en los propósitos.

Aliados somos para un determinado fin. Séales dichosa, séales fecunda su activa y tenaz propaganda.

¡Adelante, amigos!

Benito Pérez Galdós".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...