22 de octubre de 2012

Conclusión de la jornada electoral: La derecha arrasa en las elecciones autonómicas de Galicia y Euskadi

Señores. No tenemos excusa. A los españoles les gusta el palo y el corral, que les den con la vara para que mujan y produzcan leche, y que les muerdan los perros para que les esquilen. Ayer en las elecciones autonómicas de Galicia y Euskadi los partidos al servicio de los banqueros y las grandes empresas fueron mayoritariamente votados (eso si, por los pocos que votaron, como suele pasar en las pantomimas electorales que algunos intentan hacernos creer que representan la voz del pueblo).

Vamos por partes. En Euskadi la lectura oficial es la siguiente: los partidos independentistas han vapuleado a los españolistas. Partido Nacionalista Vasco (con 27 escaños) y Bildu (con 21)  han llenado el parlamento vasco de los colores de la ikurriña, un panorama poco deseable para los otros nacionalistas, los españoles (16 el PSOE, 10 el PP, y 1 de UPyD), que ven que al "problema" catalán, tras la enorme fuerza que se ha hecho evidente en los últimos meses (aunque siempre haya existido) de los deseos de independencia de los catalanes, agitados por el president Artur Mas y su ambicioso bolsillo.

El 48 a 27 supone una goleada inédita de los independentistas frente a los españolistas, lo que hace que esta legislatura sea bastante propicia para los avances hacia la construcción nacional de Euskal Herria. Según esta lectura, los abertzales y nacionalistas han conseguido una holgada victoria. Y para una futura y posible independencia esta conclusión puede ser cierta, pero para los trabajadores de Euskal Herria, para nada. 


Pero como siempre sucede, depende del cristal a través del cual se mire para que la conclusión sea una y otra. Sociológicamente, el análisis anterior es correcto. La mayoria nacionalista vasca ha ganado holgadamente las elecciones. Pero políticamente, el análisis ideológico, es muy diferente. Parece que solemos olvidar que los miembros del PNV no son tan diferentes como nos hacen creer de los peperos o sociatas. Todos ellos, los tres, representan idénticos intereses, independientemente de la bandera que usen de excusa para llenarse los bolsillos. 


En este sentido, los 21 escaños de Bildu, la coalición que algo tiene aun de izquierda (siempre teniendo en cuenta que lo que fue un dia Herri Batasuna, y despues Batasuna con diferentes marcas, ha cambiado bastante, moderando sus posiciones y anteponiendo el nacionalismo al socialismo con cada vez mas con menos desverguenza, ademas de incluir en su coalición actual a partidos tan poco revolucionarios como Eusko Alkartasuna, una escisión del PNV pero con idénticos tiburones financieros y económicos en sus filas), parecen casi ridículos frente al voto masivo a la derechona de toda la vida: PNV, PSOE y PP, y UPyD.


En este caso, y lamentablemente, a pesar de los recortes y las humillaciones constantes a los trabajadores vascos o españoles, la derecha ha arrasado con un 53-21.




El caso de Galicia es aun mas claro. El Partido Popular, a pesar de las constantes agresiones de este partido a los trabajadores españoles y gallegos, a pesar de la demostración de que las motivaciones de los ministros y politicos actuales son el enriquecimiento personal y de su entorno y el servicio para ello al mejor postor (en este caso, las multinacionales y las instituciones económicas internacionales, en especial la Union Europea y, en concreto, los intereses de Angela Merkel y los banqueros alemanes), ha ganado por mayoria absoluta al, y eso es lo mas importante, resto de partidos que no suponían ninguna alternativa.

Con 41 escaños del Partido Popular, frente a 18 del Partido Socialista de Galicia (marca electoral del PSOE en esta comunidad), 9 de la Alternativa Galega de Esquerda (ese nuevo proyecto de Izquierda Unida que decian iba a ser la nueva Syriza gallega, dispuesta, como ella mismo anuncio, a pactar con el Partido Socialista a la primera de cambio), y los 7 del Bloque Nacionalista Galego, el partido no ha tenido color. 


Las razones aquí están bastante claras. A pesar de tenerlo mas a huevo que nunca, la "izquierda" (y llamo así a lo mas parecido a lo que esto debería significar, aunque esté bastante lejos en realidad) no supo presentar una alternativa realmente independiente de la peste socialdemocrata que, a estas alturas, ya no es alternativa para nada ni nadie (ya vimos con antes incluso del voto ya habian anunciado los pactos que iban a perpetrarse en Galicia en caso de poderse realizar, similares a los aberrantes de Andalucia o los que se intentan imponer a las bases en Extremadura).


Además, la abstención del 36.20% ha inclinado aun mas la balanza para el lado del capital. Y es que, los apaleados gallegos han debido de seguir sin saber a quién votar o, los que lo han hecho, han debido de pensar que ya que van a sodomizarlos igual mejor se ponen ellos mismos la vaselina... De nuevo nos encontramos con la gran victoria del capital frente a la clase trabajadora: convertirla en un rebaño resignado que no encuentra alternativas.


Algo similar ha sido lo sucedido en Euskadi, donde la abstención fue de un 34,21%. Allí la cosa era igual de dificil que en Galicia. La alternativa de Bildu cada vez tira menos de los que sueñan con una Euskal Herria independiente y socialista, y no independiente solo de nombre y sometida a los intereses de los grandes capitalistas (es decir, una especie de España en miniatura).  Por otro lado, los que anteponen la segregación a la lucha de clases, para que sean solamente los empresarios vascos los que saqueen a su propio pueblo, han votado claramente al PNV.
Un votante del estado español ejerciendo su derecho 

 
En fin, como deciamos al inicio de esta entrada: la derecha ha arrasado con claridad, independientemente de la bandera tras la cual quieran seguir cometiendo sus crímenes, estafas, y saqueos contra los trabajadores. Y las razones son bastante tristes. Entre ellas, que no se puede vencer a la derecha, incluso a la disfrazada de socialdemocracia, con partidos socialdemócratas como I.U. o la actual Bildu (si es que a una coalición que incluye a la derecha casposa de E.A. en sus filas puede ser considerada así).
 
Aparte de las pequeñas excusas esgrimidas al final del análisis, la principal es una realidad abrumadora y un poco desesperante: los trabajadores del estado español están muy bien domesticados, y no hay nada, deben de pensar, que un buen palo del amo cuando las cosas van mal para que cuando vayan bien al menos nos den de comer algunas de sus sobras.


Al fin y al cabo, y esta es el análisis mas importantes de esta larga y aburrida entrada, es que no hay que sorprenderse tanto de los resultados electorales. Se trata del gran casino democrático de los regímenes bajo la tiranica del capital, en el cual tanto las reglas de juego como los participantes tienen su papel para que siempre termine ganando el crupier.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

José Luis Forneo en el último párrafo has sintetizado claramente en lo que consiste este sistema,llamado democrático,por lo tanto creo que ves lo difícil,casi imposible,que resulta cambiar las cosas si no se da un cambio de conciencia a nivel individual y esto llevaría a largo plazo al cambio colectivo.El bombardeo de mensajes,actitudes,paradigmas al que está sometida la gente a través de diversos medios propagandistas(medios de comunicación) y culturizantes(educación,trabajo,tiempo libre...) es tal y tan constante que,por medios normales resulta imposible,a nivel colectivo, salir de esta tela de araña creada para mantener al rebaño ignorante de lo que realmente sucede y porqué.

Piedra dijo...

El lado positivo es que a pesar de haber ganado, han perdido miles de votantes tanto PP como P$oE, eso no basta para echarlos, pero al menos hay que entender que si hay unos cuantos que han reaccionado.

El intersocial dijo...

Sin lugar a dudas el mas de 36 % de abstencionismo jugó a favor de la derecha; el abstencionismo y los votos blanco o nulos siempre o por lo menos casi siempre terminan jugando en favor del sistema de economia mercado, puesto que este putrefacto sistema siempre se beneficia del a-politismo que impera entre gran parte del electorado.
Respecto a la critica hacia el electorado español que haces al inicio de la nota, por ahí esta mal que yo sin ser español opine, aunque a la vez no veo desde mi punto de vista que este mal opinar a cerca de lo sucedido en otros países, de hecho es lo que hago en mi blog. Sinceramente, ya es de no entender; este respaldo a rajoy por los gallegos, con los ajustes, recortes, represión y su ambición de salvar el euro, bancos y grandes empresas a costa del fuerte flagelo del pueblo español; dejan desconcertado a cualquiera. O los electores son masoquistas, o como sucede en muchos sitios, incluido mi país, la tele les rige la agenda. No encuentro otra explicación.

Abrazo grande hermano; que estés bien che.

Jose Luis Forneo dijo...

Piedra: no creo que lo del PSOE signifique demasiado. Al final los votos perdidos han ido a parar a otros partidos socialdemocratas, que al final van a pactar con ellos en cuanto surja la oportunidad de tocar poder y dinero público. El caso de Bildu es de lo mas representativo, pues ni siquiera es una coalicion de izquierdas, porque lleva al partido del opus vasco en sus filas, E.A.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...