6 de octubre de 2013

Homenaje al general comunista, pesadilla de los imperialistas, Vo Nguyen Giap.

Desde este blog queremos rendir homenaje el general Vo Nguyen Giap, que acaba de fallecer  a la edad de 102 años en Vietnam, al que su brillante estrategia militar ayudó a liberar de las garras genocidas del imperialismo japonés, francés y norteamericano, Vietnam.

Giap fue un leal camarada del lider comunista Ho Chi Minh, y junto con él, derrotaría al invasor japonés en agosto de 1945, proclamando ambos la independencia de Vietnam, con Giap al mando del ejército revolucionario.

En la posterior guerra contra el colonialismo francés, Giap demostró la superioridad de la guerra popular sobre las fuerzas imperialistas obteniendo una espectacular victoria el 7 de mayo de 1954 en la decisiva batalla de Dien Bien Phu, un valle situado a unos 300 kilómetros al oeste de Hanoi en el que se habían atrincherado las fuerzas ocupantes francesas, confiadas en la protección de las montañas y en conseguir batir a las fuerzas revolucionarias cuando descendieran. Frente al ejercito popular liderado por Giap, los más conocidos generales franceses (Leclerc, De Lattre de Tasigny, Juin, Ely, Sulan, Naverre) fracasaron uno tras otro frente a sus tropas, integradas por campesinos pobres pero decididas a luchas hasta el final por su país y por el socialismo.

Cuando Vietnam resultó dividido, Giap fue nombrado ministro de Defensa del nuevo gobierno del Vietnam del norte que, al tiempo que continuaba la guerra popular, se esforzaba por construir una nueva sociedad socialista. 

Como comandante del nuevo ejército popular, Giap dirigió la lucha también contra los nuevos invasores norteamericanos en el sur del país, que una vez más comenzó bajo la forma de guerra de guerrillas. Los primeros soldados estadounidenses murieron en Vietnam cuando el 8 de julio de 1959 el Vietcong atacó una base militar en Bien Hoa, al noreste de Saigon. Ese año más de 1.000 matones del imperialismo americano fueron ajusticiados por los guerrilleros del Vietcong y antes de 1961 otros 4.000 habían caido.

Cuatro presidentes americanos lucharon sucesivamente contra Vietnam, dejando el rastro de sangre de 57.690 mercenarios americanos ejecutados. Por parte vietnamita murieron 600.000 combatientes pero finalmente los Estados Unidos fueron obligados a salir del país en 1973, con el rabo entre las piernas. El país fue totalmente reunificado cuando un tanque del ejército revolucionario embistió la valla de protección de la embajada americana en 1975, mientras las últimas ratas imperialistas huían precipitadamente en un helicóptero por el tejado del edificio.

A partir de entonces Giap siguió siendo ministro de Defensa de Vietnam y miembro de pleno derecho del Politburó del Partido Comunista de Vietnam, cargo que ocupó hasta 1982.

Giap fue también una víctima de la saña de los imperialistas contra los que defienden a sus pueblos. Se había casado con una tailandesa, Dang Thi Quang, también militante comunista, y cuando al año siguiente el Partido Comunista de Indochina fue prohibido, Giap escapó a China, donde conoció a Ho Chi Minh y estudió las tesis de Mao Zedong sobre la guerra popular prolongada y la guerra de guerrillas, que luego aplicaría magistralmente a su propio país.

Entrada de las tropas comunistas en la embajada norteamericana en
Saigon, 1975
Sin embargo, la policía francesa detuvo a su mujer y a su cuñada y las utilizó como rehenes para presionar a Giap y lograr que se entregara, algo que no lograron. La represión fue feroz: su cuñada fue guillotinada y su mujer condenada a cadena perpetua, muriendo en la prisión después de tres años a causa de las brutales torturas. Los verdugos también asesinaron a su hijo recién nacido, a su padre, a dos hermanas y a otros familiares.

Giap no fue solamente un gran estratega militar, sino un ideologo del comunismo y de la lucha popular. En 1939 publicó su primer libro, juntamente con Truong Chinh, titulado La cuestión campesina, donde analizaban el papel que debían desempeñar los jornaleros del campo como aliados del proletariado vietnamita en el proceso revolucionario. En 1961 publicó su famosa obra Guerra popular, ejército popular, un manual de la guerra de guerrillas basado en su propia experiencia. En él establece los tres fundamentos básicos que debe disponer un ejército popular para lograr la victoria en la lucha contra el imperialismo: dirección, organización y estrategia. La dirección del Partido Comunista, una férrea disciplina militar y una línea política adecuada a las condiciones económicas, sociales y políticas del país.

El general Giap será siempre un modelo para los comunistas de todo el mundo, y como no puede ser de otro modo, será tan odiado por los genocidas capitalistas como seguido y admirado por todos aquellos que desean y luchan por un mundo sin explotación de unos hombres por otros y por la libertad y soberanía de sus  pueblos.

Los datos y fechas de la biografía del general Giap han sido extraidos principalmente de Antorcha

3 comentarios:

SADE dijo...

"Giap", "General Giap", es un nombre que suena en mis oídos desde niño, envuelto en una aureola de admiración.

Sólo nuestro partido y nuestra ideología han podido hacer "milagros" así: hacer brotar de un hombre del pueblo un militar capaz de dirigir un ejército que arrodilló sucesivamente a imperialistas japoneses, franceses, norteamericanos y chinos.

¡Gloria eterna al camarada Giap! ¡Que su vida ejemplar al servicio de nuestra causa nos sirva de inspiración para avanzar hacia el socialismo!

Cordura dijo...

La pena es la evolución actual de Vietnam (qué pensaría de ella Giap en sus últimos años...).

Un saludo.

Jose Luis Forneo dijo...

Pues como sabrás, Giap se opusó a la invasión de Camboya por Vietnam, y desde entonces, principios de los 80, se retiró de la vida política. Sobre la evolución del Vietnam actual, supongo que habrá adivinado el futuro que espera a los vietnamitas en un Vietnam cada vez más capitalista.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...