2 de enero de 2017

Odio el año nuevo, Antonio Gramsci

El texto "Odio el año nuevo" fue publicado originalmente el 1º de enero de 1916 en Turín, en el periódico Avanti!, donde Gramsci escribía la columna ‘Sotto la Mole’. En este caso, el texto de Gramsci tiene doble sentido, porque además de referirse a la propia festividad, su diatriba ataca al conformismo y la alienación que provoca el capitalismo con su hegemonía entre los sometidos, que acaban celebrando festividades que no son las suyas por el mero hecho de que siempre se celebraron, y que forman parte del balance comercial que gestiona la minoría que controla la riqueza.
Imagini pentru antonio gramsci año nuevo
El Capodanno (Año Nuevo) de 1916, además, estuvo marcado por la reciente entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial, una carnicería como nunca antes había visto la humanidad entre naciones imperialistas por la dominación mundial, y ante lo que muchos comunistas, llevados por su chovinismo, optarón por defender a una patria o a otra en lugar de a la clase trabajadora, principal víctima de la guerra imperialista y del capitalismo que la provoca.

Por eso, Gramsci concluye su texto sobre el año nuevo afirmando que "Espero el socialismo también por esta razón. Porque arrojará al estercolero todas estas fechas que ya no tienen ninguna resonancia en nuestro espíritu".

"Odio el año nuevo

Cada mañana, cuando me despierto otra vez bajo el manto del cielo, siento que es para mí año nuevo. De ahí que odie esos año-nuevos de fecha fija que convierten la vida y el espíritu humano en un asunto comercial con sus consumos y su balance y previsión de gastos e ingresos de la vieja y nueva gestión.

Estos balances hacen perder el sentido de continuidad de la vida y del espíritu. Se acaba creyendo que de verdad entre un año y otro hay una solución de continuidad y que empieza una nueva historia, y se hacen buenos propósitos y se lamentan los despropósitos, etc., etc. Es un mal propio de las fechas. Dicen que la cronología es la osamenta de la historia; puede ser. Pero también conviene reconocer que son cuatro o cinco las fechas fundamentales, que toda persona tiene bien presente en su cerebro, que han representado malas pasadas. También están los año-nuevos. El año nuevo de la historia romana, o el de la Edad Media, o el de la Edad Moderna. Y se han vuelto tan presentes que a veces nos sorprendemos a nosotros mismos pensando que la vida en Italia empezó en el año 752, y que 1192 y 1490 son como unas montañas que la humanidad superó de repente para encontrarse en un nuevo mundo, para entrar en una nueva vida.

Así la fecha se convierte en una molestia, un parapeto que impide ver que la historia sigue desarrollándose siguiendo una misma línea fundamental, sin bruscas paradas, como cuando en el cinematógrafo se rompe la película y se da un intervalo de luz cegadora.

Por eso odio el año nuevo. Quiero que cada mañana sea para mi año nuevo. Cada día quiero echar cuentas conmigo mismo, y renovarme cada día. Ningún día previamente establecido para el descanso. Las paradas las escojo yo mismo, cuando me siente borracho de vida intensa y quiera sumergirme en la animalidad para regresar con más vigor.

Ningún disfraz espiritual. Cada hora de mi vida quisiera que fuera nueva, aunque ligada a las pasadas. Ningún día de jolgorio en verso obligado, colectivo, a compartir con extraños que no me interesan. Porque han festejado los nombres de nuestros abuelos, etc., ¿deberíamos también nosotros querer festejar? Todo esto da náuseas.

Espero el socialismo también por esta razón. Porque arrojará al estercolero todas estas fechas que ya no tienen ninguna resonancia en nuestro espíritu, y si el socialismo crea nuevas fechas, al menos serán las nuestras y no aquellas que debemos aceptar sin beneficio de inventario de nuestros necios antepasados".

1 comentario:

Piedra dijo...

Es alentador saber que ya hace tantos años había quien entendía el sinsentido de las fiestas de calendario.
Ahora es peor aun, porque si antes se celebraba por costumbre, ahora nos invaden fiestas nuevas creadas de un día para otro para justificar más consumo.

Salud!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...