12 de septiembre de 2012

Un millón y medio de catalanes exigen su "independencia" en Barcelona

Que España es un estado fallido lo sabemos todos (incluso aquellos descerebrados fascistas cuyo único argumento es el enviar los tanques para imponer la unidad por huevos, jaleados por el partido en el gobierno).

Que es inevitable que el antiguo imperio castellano, convertido fracaso tras fracaso en lo que hoy llaman España, termine su proceso de disgregación en el futuro cercano está mas que cantado, si la violencia no lo atrasa,

Ayer en Barcelona, capital de los Paises Catalanes, en el dia de la diada nacional, mas de un millon y medio de personas salieron a la calle para exigir su separación definitiva de ese fracaso histórico que es España, enarbolaron la bandera catalana, no la impuesta por la última ley franquista, actual Constitución Española, sino la soberana.

Mientras eso pasa en Cataluña, el independentismo vasco sigue creciendo aupado por el mayor enemigo de los nacionalistas españoles, la paz.

Y, como es de esperar, después de Cataluña y Euskal Herria el resto de los pueblos de España exigirán su soberanía nacional, y seguirán probablemente el camino de estas.

Lo que no es tan envidente es si será bueno para los trabajadores de ambas naciones la tan anhelada independencia. Cierto que el derecho a la autodeterminación de los pueblos es condición indisoluble a cualquier democracia que se precie, aunque la mera idea de banderas diferentes o fronteras nuevas no asegura, para nada, la mejora de condiciones de su mayoria (es decir, de sus trabajadores), ni mucho menos una mayor libertad o democracias reales. Si Cataluña y Euskal Herria se independizan y sustituyen los gobiernos fascistoides del Partido Popular o el Partido Socialista Obrero Español, por otros partidos similares, pero vascos o catalanes, como el Partido Nacionalista Vasco o Convergencia i Unio, nada habrá cambiado realmente, salvo la nacionalidad escrita en el Documento Nacional de Identidad.

De hecho, los grandes promotores de la macromanifestación independentista que ayer llenó las calles de Barcelona fue el partido de Artus Mas, presidente de la Autonomía Catalana, es decir, los principales representantes de la burguesia y del capitalismo catalán.

La única soberanía real posible es aquella en la que los trabajadores, los que producen, tienen el control y el poder de decision sobre los bienes producidos por ellos, es decir, en una sociedad socialista. Da igual como se llame el pais, el pueblo, la lengua o las tradiciones, fáciles de usarse como instrumentos de manipulación y control por las minorias parasitas de cada pueblo para perpetuar su dominación y aumentar su poder sobre los recursos y riquezas de cada estado.

Por eso la gran pérdida del giro efectuado por Bildu en Euskal Herria no es, ni mucho menos, que se haya alcanzado la paz y la renuncia de ETA a la lucha armada, sino lo que significa esto en términos de la renuncia paralela a exigir y construir un estado socialista, y no solo independiente.

Por eso mismo, y felicitando a los catalanes por su exito reivindicativo de ayer, me parece peligroso que la exigencia de independencia sea apolítica, neutral, "ciudadana" (como está de moda definir los movimientos vacuos hoy dia), porque, como sabemos, no hay nada realmente apolítico o neutrol, y si simplemente cambiamos de nombre y de bandera, pero se continua el mismo régimen de explotación actual, el cambio será simplemente simbólico, y al final la lucha habrá servido solamente para que el mismo tipo de mafiosos, parásitos o criminales se enriquezcan con la riqueza del pueblo a costa del trabajo de la mayoria.

La Independencia sin Socialismo sería, simplemente, un éxito de la minoria explotadora, que veria satisfechas así sus ambiciones personales, mientras que los trabajadores, más allá del importante, pero limitado, logro de poder  expresarse en otro idioma y tener su selección de futbol nacional, seguirían pisateados por idéntica bota, y exprimidos por la misma clase de explotadores (porque en realidad, la burguesia española, la vasca o la catalana son el mismo tipo de gentuza desalmada, y son incapaces de amar bandera, estado o lengua por encima de su beneficio económico personal).

15 comentarios:

trapo blanco dijo...

Y tanto. Lo que pasa también es que desde la transición o desde la escuela, se ha lavado por completo la sucia realidad con jabones pro-independentistas. Radios y tv exclusivas, prensa machacona, clase política aberrante... Yo no digo que esté mal desear su independencia, lo que creo es que hay que tener cuidado con quien la promueve. En este caso, además de muchos descerebrados ignorantes de su historia verdadera (y no de la que les han contado), los verdaderos próceres de la independencia no son mas que partidos sectarios y dirigentes de oscuros intereses. Interesados, me parece en pasar de ser "presidents" a ser "Generalit o puede que incluso reyes" Artur I de Cataluña... Como dices, la independencia no significa garantía alguna de que algo pueda mejorar en su "pais". Ya que seguramente la mafia política continuaría a la cabeza de ese sistema independiente capitalista nuevo. Si de verdad quieren ser independientes, lo que deberían hacer es reclamar su derecho a elegir de verdad a quien quieren que sea su representante, en un marco de igualdad de oportunidades real y sin la casta política de por medio; cosa esta que ni se plantean. Por ello, me parece todo esto un paripé para mearse. Es decir, me independizo de unos politicos que en Cataluña apenas pinchan ni cortan, para que me gobiernen otros que, precisamente han llevado a Cataluña a la bancarrota más elevada. Su prima de riesgo actual supera los 1.100 puntos. Y en comparación con la española 600. Espero que si algún día consiguen esa independencia anhelada y madre de todos sus males, sean mas cautos a la hora de elegir a sus politicos en el futuro, ya que desde hace muchos años han sido unos auténticos sinverguenzas, por no decir lo que en realidad son. Por mi deberían dársela mañana mismo. Desde mi punto de vista es como si el resto del país pidiesemos elecciones anticipadas... Un saludo.

Piedra dijo...

Muy triste ver como el fascismo continúa avanzando y no pasa factura el recorte de libertades y derechos brutal que ha habido en Cataluña.

Triste también pensar que de esos borregos que se manifestaron, la mayoría son pobres y afectados por todos esos recortes.

Jose M dijo...

Hoy he visto con horror como el Ministerio de Trabajo tiene un portal en internet para tramitar prestaciones y divide a los usuarios entre empresas y ...ciudadania. Que asco. Un ataque institucional y burgues contra los trabajadores y trabajadoras, tengan empleo o no. Un termino que por cierto usan todos los partidos politicos, incluido IU. Es una guerra semántica que la derecha y el fascismo están ganando. Ciudadania, es la claudicación.

Anónimo dijo...

JL,no estoy de acuerdo contigo en lo de fallido Estado español,si resulta que se impone a base de "huevos" o tanques es que evidentemente hace honor a su nombre "estado".Si para algo está ese engendro llamado estado es para reprimir,controlar,explotar a las masas de población que pululan dentro de los límites del mismo,por tanto,para mí su cometido lo lleva bastante bien mal que nos pese a muchos y desgraciadamente otros muchos están encantados con él.

Anónimo dijo...

La independencia de Ctalunya y de Euzkalerria agudiza las contradicciones interburguesas y debilita a la oligarquía fascista española, esto junto con la bancarrota capitalista posibilita un escenario distinto y favorable aa salidas revolucionarias para la clase obrera de todo el estado..así que adelante la independencia de catalunya y euzkalerria

Jose Luis Forneo dijo...

Anonimo 1: Me refiero a estado fallido en el sentido territorial. Tambien el estado catalan, como estado que sería, intentaría imponer sus opiniones e intereses a golpe de tanques. Pero también existe otro factor importante en la estabilidad y viabilidad de une estado, que es la legitimidad.

El estado español la está perdiendo desde hace muchisimos años, mientras que Euskal Herria o Cataluña la ganan por sus argumentos historicos y politicos.

Saludos

Jose Luis Forneo dijo...

Anonimo 2:Si, la lucha por la independencia agudiza las contradicciones de la clase capitalista, pero si no hay organización para aprovecharla al final el resultado será mas de lo mismo. Y cuando digo organización me refiero a organización de los trabajadores, socialista, porque si, como afirmo en la entrada, solo se persigue cambiar de nombre o bandera, simplemente se perpetuará la explotacion bajo diferentes simbolos.

Saludos

Anónimo dijo...

Anonimo 2

La independencia de Cataluña no agudiza nada. Tienen la burguesía más fuerte del estado y uno de las opinines públicas más europeístas. El nuevo estado sería igual o más (si cabe) dependiente de la UE y la OTAN. No vendamos motos de las que no tenemos ni las llaves.

Papageno dijo...

Con todos mis respetos - porque soy muy seguidor de algunos de tus blogs y comparto tus ideas casi al 100% - creo que en esta entrada has empezado con bastante mal pie para terminar arreglándolo.

El entusiasmo con el que anuncias las cifras y el hecho en sí de la "macro" manifestación entra bastante en contradicción con lo que después - muy acertadamente - analizas.

Yo soy partidario de que todos los pueblos que quieran se autodeterminen y se hagan independientes. PERO si eso no conlleva una independización de un sistema explotador sino el cambio de unos explotadores por otros que dicen defender tu lengua y cuatro monsergas más, pero te mantienen jodido hasta los pulmones (como los anteriores)... para eso paso de independencias, la verdad.

Para mí es más un motivo de tristeza y vergüenza que en un sitio como Cataluña donde los "nacionalistas" propios (y ajenos) han perpetrado los más escandalosos abusos contra los derechos de los trabajadores se monte un circo independentista en el que el tema de la crisis y las penurias que con ella padece ya la clase obrera ni se mencionen y si se hace (no lo sé porque no estuve) se le endosen los problemas al enemigo madrileño (no sé si también al alemán o anglosajón, pero me huele que no) y haya más de millón y medio de burros que no sean conscientes de todo esto.

Visca Catalunya lliure i comunista. Y si no quieren lo segundo, por mí que se jodan y que se mueran con la bota castellana (o la que sea) al cuello.

Y que conste que de Andalucía, que fue donde por puro azar vine al mundo, digo absolutamente lo mismo.

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Papageno. Pues casi coincido contigo en todo. El independentismo catalan es bastante fachilla, y llevado por los intereses de sus grandes mafiosos (como el nacionalismo español, pero con mas rayas rojas y amarillas en la bandera).

Si no se independizan para que los catalanes tengan mas soberania, es decir, para que los que producen decidan sobre la riqueza que ellos crean, para eso no merece la pena tanto circo.

Eso si, sigo creyendo que por razones de coyuntura historica, el destino del estado español es la fragmentacion simbolica (digo simbolica porque, como ha dicho un comentarista antes, Cataluña seria, aun mas que España, un pais a medida de los mercaderes de la UE, donde los trabajadores serian, y tambien mucho mas que en España si cabe, puras ovejas a esquilar y a ordeñar).

Saludos y gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Papageno, estoy de acuerdo con tu comentario; de nada sirve si no se va al fondo de la cuestión y nos quedamos discutiendo las cuatro pamplinas que aparecen en la tele. Aquí les dejo una reflexión que hice al respecto hace unos días:

¿Creen que la manifestación del martes se habría producido si no se hubiese anticipado en los medios de comunicación? ¿Creen sinceramente que es una necesidad intrínseca de la sociedad catalana el ser independiente, o es posible que se aliente a perseguirla por algún otro fin? Del mismo modo, ¿creen que en Cuenca, Málaga o Alicante se nace con una desviación genética para odiar a los catalanes? O es más bien, que en Cataluña se aprende a ser independentista y en Cuenca a odiar a los catalanes?
¿Qué pasaría si, en un mundo utópico, donde no existiera la televisión, o dónde los medios no se usaran en perjuicio de la población, un niño naciese en Barcelona, como ya sucede, hablase catalán en casa y en la escuela, como es lógico y como ya sucede, creciese siendo perfectamente bilingüe, como ya sucede, PERO jamás escuchase una palabra acerca del daño que España le hace a su nación. Muchos me dirán, pues que lógicamente se daría cuenta por sí sólo de lo que pasa, y de que le roban etc, etc. Y sí, tienen razón, se daría cuenta de que le roban y de que lleva toda la vida estafado pensando que vive en democracia, cuando en realidad ha estado bajo una dictadura económica controlada entre otros por el BCE, el FMI y el conjunto de la banca privada. ¿Acaso estas organizaciones entienden de fronteras? Ahí el kit de la cuestión; empecemos por responsabilizar a quién de verdad está detrás del problema.
Y ahora lo mismo, pero desde otra óptica; ¿qué pasaría si, en un mundo utópico, donde no existiera la televisión, o dónde los medios no se usaran en perjuicio de la población, un niño naciese en Murcia, como ya sucede, hablase castellano en casa y en la escuela, como es lógico y como ya sucede, PERO se hiciese adulto sin escuchar una palabra acerca de lo egoístas e intransigentes que son los catalanes, de que apenas saben ni quieren hablar castellano y de que odian y maldicen todo aquello relacionado con España. Exacto, pasaría que se entendería a la perfección que los vecinos del noreste tienen una cultura propia, un idioma, que hablan el nuestro siempre que es necesario y que, además son majísimos. Y nuevamente, el kit de la cuestión; eso no generaría conflicto, no habría enemigo externo, los españoles tendrían el ojo puesto en quien de verdad los está arruinando en vez de en Cataluña, y eso no interesa. ¡Españolitos, dejen de tragarse toda la basura que sale por la tele y demás medios! Cataluña no es el enemigo. Es sólo el arma para que, en vez de estar preocupados por la mierda de situación en la que está el país, estén despotricando contra quienes no deben, y mientras tanto, la seguridad social se acaba, la gente se suicida, etc. etc .etc.
Dejen de hacer caso a lo que ven por la tele y piensen si eso por lo que se lucha responde a intereses propios o a los de otros. El enemigo nunca puede ser otra persona como nosotros, sea del país, raza o creencia que sea. Y, sin embargo, las guerras siguen dándose. Nos han engañado durante mucho tiempo. El fanatismo solo beneficia a aquellos que nos controlan, se manifiesta con insignias, lemas, banderas, sean del tipo que sean y hace que nos olvidemos de que somos individuos, impidiendo el desarrollo personal de cada uno de nosotros en pro de los intereses de unos pocos. Y acabo con una idea prestada de un buen amigo: Es más fácil tolerar y respetar a aquel que es igual, nos dicen que todos somos iguales porque lo difícil es tolerar y respetar a aquel que no piensa como nosotros, al distinto; y en realidad todos somos diferentes. Si todos aceptáramos esta gran verdad, muchos conflictos dejarían de tener sentido.
Sara

Papageno dijo...

Estoy de acuerdo contigo, José Luís. España es un país sin verdadera identidad nacional, porque es el resto peninsular (más Canarias y Ceuta y Melilla) del imperio expansionista castellano medieval que culminó con la conquista de Granada y Navarra por los Católicos Reyes (qué buen calificativo para aquel par de bestias sedientas de poder).

Ahora, por cierto, la televisíón española pepera y fascista está emitiendo una serie sobre la muy santa y católica reina Isabel de Castilla, en donde se la ensalza naturalmente como una gran gobernante cuando el que lea un poco de historia (aunque sea escrita en España) se dará cuenta qué clase de bicho fue.

Así que sí, hay que deshacer y desintegrar lo que culminó la ambiciosa católica y el putero de su marido y acabar con una mentira que tiene ya más de 500 años.

Además, es curioso que mucha de la animadversión que sentimos bastantes habitantes de la periferia (andaluces, vascos y catalanes, por ejemplo) por lo castellano (en lo que incluyo su capital madrileña, nada de Valladolid ni Toledo) proceda de ese nacionalismo
históricamente derechista que es mayoría en ese territorio, donde siempre, por ejemplo, ha ganado la extrema derecha en esta farsa de democracia que tenemos. El nacionalismo catalán y vasco, aunque también muy derechista, es algo más variopinto y tiene (o ha tenido) una fuerte representación de la izquierda. El andaluz ha sido tradicionalmente izquierdista, aunque aquel PSA y aquel PSOE-A de la transición y el 28-F degeneraran enseguida en un nido de burgueses similar a PNV o CiU.

Anónimo dijo...

Papagemo, tu último comentario me parece una muy mala justificación de un sentimiento igualmente fascista. Es como decir, sí, nosotros somos malos, pero ellos lo son más. Los datos históricos que mencionas son ciertos, y sería cínico negarlo, pero justificar así un sentimiento de odio o animadversión, como le llamas, no te hace tener más razón. Este asunto no es más que un juego político para que su teatro tenga sentido, y nosotros no somos más que sus marionetas. No hay más que mirar en las lista de partidos como CiU para ver que entre sus militantes hay algunos que pertenecían al franquismo. Y lo mismo con el PSC y el resto de partidos...todo es apariencia; no caigamos en la tramapa

Jose Luis Forneo dijo...

La mani del dia de la diada y la del 15S en Madrid son, mas o menos, dos caras de la misma estrategia. En el fondo ambas son puro teatro, dirigidas por partidos y sindicatos nada fiables, que han demostrado durante muchos años que sus intereses estan bastante lejos de los trabajadores. La de Madrid tuvo tantos seguidores porque habia miembros de la derecha a la cabeza, y porque fue apoyada por partidos de derecha (me refiero al PSOE y similares), y en el fondo no fue mas que una gran manifestacion de funcionarios apoyada por grupos estilo 15M.

Lo que dice Papageno tiene parte de razon: el nacionalismo castellano, los mitos historicos construidos para justificar su dominio sobre todos los pueblos de la peninsula, han provocado que el resto de los pueblos, los dominados, hayan tenido mas dificil aceptar su dominación (y en eso la estrategia de Castilla fue en realidad un tiro por la culata). En vez de construir una idea de España comun la idea de Castilla dominante se ha mantenido como base del nacionalismo patrio y centralizador.

El ultimo anonimo tambien tiene razon. Los trabajadores tienen que superar esas rivalidades historicas motivadas claramente en los intereses de las clases dominantes, las del centro y las de las periferias, mientras que en todos los pueblos siempre ha habido explotados por unos y otros, ajenos a esos juegos de enfrentamientos de las burguesias y aristocracias locales para seguir aumentando su poder.

Saludos

Anónimo dijo...

"La liberación nacional no es que no sea deseable, sino que es imposible si se hace de espaldas a los intereses de las clases populares. La verdadera soberanía del pueblo catalán no es posible renunciando a la soberanía económica, a la democracia y al bienestar de la gran mayoría de la población. No es posible la soberanía del pueblo catalán si dejamos las decisiones sobre nuestro futuro en manos del poder del capital ... " extracto de la valoración d'Endavant-OSAN (Organitació Socialista d'Alliberament Nacional)
http://www.endavant.org/index.php?option=com_content&task=view&id=1581&Itemid=1

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...