12 de octubre de 2016

Puente de Vallecas, de Maria Luisa Carnelli

María Luisa CarnelliMaría Luisa Carnelli fue una poetisa y periodista argentina que entre 1933 y 1939 fue corresponsal en España de la revista Ahora (de Buenos Aires), posicionándose en defensa de la república durante la guerra civil española.

Desde muy joven, Carnelli se vinculó con círculos literarios de la izquierda, especialmente con los hermanos González Tuñón. El mayor, Enrique, fue su pareja hasta la muerte de él en 1943. En 1922 publicó su primer libro de poemas, Versos de mujer. Posteriormente aparecieron Rama frágil (1924), Poemas para la ventana del pobre (1928) Mariposa Venida del Horizonte (1930) y otros más.

En 1933 publicó la novela Quiero trabajo, en la que narra la historia de una mujer que busca su lugar en el mundo y comete innumerables errores hasta que encuentra su rumbo en la militancia revolucionaria.

Entre 1933 y 1939 fue corresponsal en España para distintos medios argentinos, entre ellos la revista Ahora de Buenos Aires, Noticiero español, Unidad, Avance y, sobre todo, Nueva España, donde publicó numerosas crónicas y poemas durante la guerra, animando a argentinos y españoles residentes en Argentina a defender la República.

Para escribir sobre los sucesos de la revolución de Octubre, viajó a Asturias en junio de 1935, hospedándose en Sama de Langreo. En su libro U.H.P., Mineros de Asturias, editado en Buenos Aires en 1936, relata los detalles de su estancia, las dificultades que tuvo que sortear por ser mujer y los testimonios orales de los habitantes del Valle del Nalón que sufrieron la represión posterior.

Por sus apasionados artículos en el diario El Sol sabemos sus andanzas de 1937: en abril, visitó el frente de guerra en Carabanchel; el 14 de julio narra un asalto de unidades marroquíes contra las líneas y parapetos que defienden Madrid; el 21 de julio hace un reportaje sobre un hospital de sangre; el 7 de Septiembre escribe sobre la importancia de mantener lejos de la artillería enemiga a los niños y niñas madrileños; el 10 de noviembre escribe sobre el frío en las trincheras de la sierra de Madrid.

En otros artículos aparecen los camilleros que trasportan heridos del frente, las mujeres del Partido Comunista y su labor en la retaguardia o las trabajadoras del Metro.En España escribió para el diario madrileño El Sol y a la vez fue articulista en Blanco y Negro,semanario cultural del diario ABC, en el que se encargaba de la sección de mujer y abordaba aspectos generales de la contienda, guarderías infantiles o temas culturales.En Madrid trabajó también para el Socorro Rojo Internacional.

Recorte de prensa
Publicó frecuentemente en la revista Ayuda, de Socorro Rojo Internacional. La prensa madrileña se hizo eco de su intervención, el sábado 24 de Julio de 1937, en el Congreso Popular de Solidaridad montado por el Comité Provincial del Socorro Rojo en Madrid, junto a Carlos Contreras, María Teresa León y el doctor Berman.

En abril de 1938 visitó Sagunto y publicó en Ediciones Solidaridad un folleto de 16 páginas describiendo la destrucción de los bombardeos y elogiando a los obreros que continuaban su trabajo pese a las bombas.

Personaje querido en Madrid. Recita poemas en múltiples actos públicos y en Unión Radio Madrid. Uno de los más celebrados lleva el título de “Madrid-Noviembre

María Luisa Carnelli regresó a la Argentina a finales de 1938. En septiembre de este año se organiza por parte del Socorro Rojo Internacional en Madrid un acto de despedida con la presencia de mandos del ejército popular de la República entre ellos el comandante Carlos Romero, responsable de la defensa del Puente de los Franceses, y María Teresa León.
Antes de partir recibe también una afectuosa carta de Antonio Machado, fechada en Barcelona el 19 de noviembre de 1938, que posteriormente difundió en la revista Ahora de Buenos Aires el 28 de febrero de 1939 como homenaje a la muerte del poeta. 
Ilustración de la época
Caricatura de Carnelli entrevistando a un minero
asturiano
Me anuncia usted un viaje a la Argentina donde va usted a organizar los trabajos de solidaridad con España […] me atrevo a suplicarle que lleve a sus compatriotas, de parte mía, el abrazo fraterno de un español que, en los momentos actuales cree estar cumpliendo con su deber.”
Entre otros poemas escribió uno incluído en el Romancero de la defensa de Madrid, en homenaje al barrio madrileño del Puente de Vallecas, "Barrio de obreros conscientes, arpón contra el capital, baluarte de antifascismo, barrio de rojo historial", recordando la rápida y contundente movilización del proletariado vallecano nada más conocerse la rebelión fascista contra la República y el sacrificio de sus vecinos por la posición clave del barrio en torno a la carretera de Valencia.
Maria Luisa Carnelli decidió inmortalizar al barrio obrero de la periferia de Madrid con unos versos que recuerdan como Vallecas, la que luego durante el franquismo se conocería como "la pequeña Rusia", por no abandonarse allí jamás la lucha antifascista y la organización obrera, sirve de ejemplo a la clase trabajadora mundial:  "¡Arriba esclavos del Mundo!, ¡De pie los parias sin pan!, Como un solo hombre, Vallecas erguido y presente está".
PUENTE DE VALLECAS

Desde el Puente de Vallecas
al Cuartel de la Montaña,
a Campamento, a Toledo,
Albacete y Guadarrama.
Desde el Puente de Vallecas,
calle de Fermín Galán,
alzándose en marejada
como las aguas del mar.

Desde el Puente de Vallecas,
atrás del Abroñigal,
como un reguero de fuego
devorando la ciudad.

¡Arriba esclavos del Mundo!
¡De pie los parias sin pan!
Como un solo hombre, Vallecas
erguido y presente está.

Vallecas, Puente Vallecas,
ennoblecido de ideal,
a la primera clarinada
todo se lanzó a luchar.

Vallecas se dio a la guerra
con entusiasmo total,
hizo suya la consigna
de julio: ¡No pasarán!

Barrio de obreros conscientes,
arpón contra el capital,
baluarte de antifascismo,
barrio de rojo historial.

De allí salieron sus hombres.
¡Pocos quizá volverán!
Pero en un alba de luces,
el barrio despertará.

Vallecas, Puente Vallecas,
agujereadas están
sus casas rotas y humildes,
aljibe, patio y parral.

Les rompe el cañón los muros,
podría romperlos más,
Vallecas, será Vallecas
en una aurora triunfal.

Barrio que se dio a la guerra
barrio que salió a pelear
con el corazón blindado,
una bomba y un puñal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...