4 de diciembre de 2016

El obrero hambriento

La influencia y orientación que Mariátegui, con su docencia, impartiera, interesado en el
Mariategui y una delegación de trabajadores de Morococha, 1929
crecimiento cultural de la clase trabajadora, influyó notablemente en el desarrollo de la cultura proletaria peruana, al aparecer publicaciones dirigidas a la clase obrera y donde esta podía expresarse, rompiendo los límites del monopolio burgués de la cultura.

Así, a principios del siglo XX surgen poetas del seno de la clase trabajadora y campesina que usarán sus versos para extender la toma de conciencia de clase y de la explotación capitalista. La importancia que estos trabajadores le dieron a la cultura, tradicionalmente en manos de la burguesía, fue determinante para que se forjara la poesía proletaria, como expresión de una literatura clasista.

Como Lenin, Mariategui sabía lo importante que era para la revolución que los trabajadores hicieran suya toda la cultura burguesa anterior, para poder crear una cultura nueva y socialista, y por eso da enorme importancia a la lectura, al estudio, a la formación y a fomentar el espíritu de autosuperación continua. Para ello, se fomentan los órganos culturales obreros, como revistas, asociaciones, escuelas, etc.

Como explicaba Lenin a la Juventud Comunista, en su texto de 1920 "Si no nos damos perfecta cuenta de que sólo se puede crear esta cultura proletaria conociendo exactamente la cultura que ha creado la humanidad en todo su desarrollo y trasformándola, si no nos damos cuenta de esto, jamás podremos resolver este problema. La cultura proletaria no surge de fuente desconocida, no brota del cerebro de los que se llaman especialistas en la materia. Sería absurdo creerlo así. La cultura proletaria tiene que ser desarrollo lógico del acervo de conocimientos conquistados por la humanidad bajo el yugo de la sociedad capitalista, de la sociedad de los terratenientes y los burócratas. Estos son los caminos y los senderos que han conducido y continúan conduciendo hacia la cultura proletaria, del mismo modo que la economía política, trasformada por Marx, nos ha mostrado adónde tiene que llegar la sociedad humana, nos ha indicado el paso a la lucha de clases, al comienzo de la revolución proletaria"

Una de las primeras muestras de poesía proletaria en el Perú, nacidas en el seno de la clase trabajadora que se va formando e interesando por la cultura pasada para construir una cultura nueva, proletaria, es El obrero hambriento, de A. Hekshen, escrita en Lima, el 1 de mayo de 1920, y publicada en Lima, en la primera quincena de julio de 1920 en la Revista "El Obrero Textil":

Imagine similarăEl obrero hambriento:

Soy un obrero
mísero hambriento,
no tengo aliento
ni para hablar;
y así trabajo,
ando y reviento
porque tengo hijos
allá en mi hogar.

¿Está en las leyes
de la Natura,
mi triste suerte,
mi condición?
-Y la Justicia
desde su altura
está en las leyes
me respondió.

Está en las leyes
de los tiranos,
que en su provecho
suelen hacer;
y aunque trabajes
nunca en tus manos
lo suficiente
podrás tener.

Tu eres el brazo
de la riqueza
¿por qué...?
Porque eres el productor,
pero la clase,
rica y burguesa
se lleva el fruto
de tu sudor.

Tú que trabajas
humildemente,
que no eres pillo
ni eres ladrón;
pasas la vida
miserablemente
y eres esclavo
de un vil mandón.

Quieres obrero
sobre el planeta
cambiar de suerte
de condición
¡entonces canta
con el poeta!
¡viva la huelga
viva la unión!

1 comentario:

Piedra dijo...

Pero si nos basamos en lo habido y solo pretendemos continuarlo, supuestamente mejor, solo tendremos más de lo mismo.
Con la cultura también, porque esta ha sido desarrollada con una intención y si queremos oponernos a ella (la intención) debemos hacer borrón y cuenta nueva, es decir, empezar de cero, antes que intentar enmendar lo irreparable.

Un saludo.

PD: Hermosa poesía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...