21 de noviembre de 2015

Emiliano Zapata sobre la Revolución Rusa

Pocos meses después del triunfo de la Revolución Rusa, Emiliano Zapata escribía una carta a otro revolucionario mexicano, Jenaro Amezcua, en la que daba su opinión sobre aquella y acerca de los paralelismos que existían con la Revolución Mexicana.

El blog Lucha de Clases Mx la ha publicado recientemente y nosotros la compartimos a continuación por su interés:

“Mucho ganaríamos, mucho ganaría la humanidad y la justicia si todos los pueblos de América y todas las naciones de la vieja Europa comprendiesen que la causa del México Revolucionario y la causa de Rusia son y representan la causa de la humanidad, el interés supremo de todos los pueblos oprimidos…

Aquí como allá, hay grandes señores, inhumanos, codiciosos y crueles que de padres a hijos han venido explotando hasta la tortura a grandes masas de campesinos. Y aquí como allá los hombres esclavizados, los hombres de conciencia dormida, empiezan a despertar, a sacudirse, a agitarse, a castigar.

Mr. Wilson, presidente de Estados Unidos, ha tenido razón al rendir homenaje, en ocasión reciente, a la revolución Rusa, calificándola de noble esfuerzo por la consecución de libertades, y sólo sería de desear que a este propósito recordase y tuviese muy en cuenta la visible analogía, el marcado paralelismo, la absoluta paridad, mejor dicho, que existe entre este movimiento y la revolución agraria de México. Uno y otro van dirigidos contra lo que Leon Tolstoi – llamara el gran crimen -, contra la infame usurpación de la tierra, que siendo propiedad de todos, como el agua y como el aire, ha sido monopolizada por unos cuantos poderosos, apoyados por la fuerza de los ejércitos y por la iniquidad de las leyes.

No es de extrañar, por lo mismo, que el proletariado mundial aplauda y admire la Revolución Rusa, del mismo modo que otorgará toda su adhesión, su simpatía y su apoyo a esta Revolución Mexicana, al darse cabal cuenta de sus fines.

Por eso es tan interesante la labor de difusión y de propaganda por ustedes en pro de la verdad; por eso deberán acudir a todos los centros y agrupaciones obreras del mundo, para hacerles sentir la imperiosa necesidad de acometer a la vez y de realizar juntamente las dos empresas: educar al obrero para la lucha y formar la conciencia del campesino. Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede realizarse si no se realiza a la vez la libertad del campesino. De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas la una contra la otra, y aprovecharse, v.gr., de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores del mismo modo que si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo.” Emiliano Zapata
(Carta a Jenaro Amezcua. Cuartel general del Ejército Libertador, Tlaltizapán, Morelos. 14 de febrero de 1918).

4 comentarios:

Piedra dijo...

Habría que ver que decía años después.

Rafael P.S. dijo...


Tenía muchas ganas de leer algo así. Saludos, Luis.

Kulbertinov dijo...

Me parece ingenuo de parte de Zapata querer establecer paralelismos entre la revolucion rusa y la mexicana. Si bien es verdad que ambas estallaron por las mismas causas, tambien es verdad (y esto hay que decirlo) que la revolucion mexicana fue, desde sus inicios y hasta su fin, un movimiento supraclasista que lo unico que buscaba era apartar del poder a Porfirio Diaz: si duro 7 años mas fue porque la clase obrera se dio cuenta (muy temprano) de que Madero era mas de lo mismo, pues a parte de que era un terrateniente, nunca estuvo interesado en hacer la reforma agraria (¿seria por eso?) ni en nacionalizar las fabricas y redistribuir la riqueza (vamos, la tipica politica socialdemocrata), sino, como ya dije, en apartar a Diaz del poder, acabar con el sistema de partido unico -el Partido Liberal-, y, sobre todo, acabar con la reeleccion, que por eso creo el "Partido Antirreeleccionista" (y por eso el lema era "Sufragio efectivo, no reeleccion"). Solamente despues de que los traidores de Carranza y Obregon persiguieron a Villa y Zapata la gente empezo a comprender, aunque un poco tarde, para quien trabajaban realmente los que serian los futuros jerifaltes del pais. La estocada final vino en el invierno de 1916/1917 cuando Carranza, apoyado por grupos anarquistas (lo cual no me resulta nada sorprendente) dio un golpe de Estado y asi consumo su triunfo. Pronto nuestro pais constato que "la revolucion hecha institucion" (como le llama la historiografia oficialista) era un regimen igual (o hasta peor) de reaccionario y fascista que el de Diaz.

Los Andamios dijo...

las tierras son de los campesinos! viva mexico cabrones! como dicen por alla

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...