27 de diciembre de 2010

El banquero (un cuento con una moraleja muy actual)

EL BANQUERO

Una tarde un famoso banquero iba en su limusina cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera comiendo césped.

Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar.

Le preguntó a uno de ellos:

- ¿Por qué están comiéndose el césped?

- No tenemos dinero para comida. - dijo el pobre hombre - Por eso tenemos que comer césped.

- Bueno, entonces vengan a mi casa que yo los alimentaré - dijo el banquero.

- Gracias, pero tengo esposa y dos hijos conmigo. Están allí, debajo de aquél árbol.

- Que vengan también, - dijo nuevamente el banquero.

Volviéndose al otro pobre hombre le dijo:

- Ud. también puede venir.

El hombre, con una voz lastimosa dijo:

- Pero, Sr., yo también tengo esposa y seis hijos conmigo!

- Pues que vengan también. - respondió el banquero.

Entraron todos en el enorme y lujoso coche. Una vez en camino, uno de los hombres miró al banquero y le dijo:

- Sr., es usted muy bueno. Muchas gracias por llevarnos a todos!!!

El banquero le contestó:

- ¡Hombre, no tenga vergüenza, soy muy feliz de hacerlo!. Les va a encantar mi casa.... ¡El césped está como de veinte centímetros de alto!

Moraleja: Cuando creas que un banquero te está ayudando, piénsalo dos veces.

6 comentarios:

Natsuko dijo...

¡Muy bueno el cuento!

quebrantandoelsilencio dijo...

Real como la vida misma. Me extraña que luego no les cobrara de alguna manera el césped.
Un saludo.

Dizdira Zalakain dijo...

Un bonito y entrañable cuento de Navidad que encantaría a los jefes de UGT y CC.OO., pues su moraleja en realidad es que todos podemos ayudarnos unos a otros, banqueros y hambrientos.

KobaRascayú dijo...

Bien Dizdira, bien. Llevas toda la razón: de la colaboración con el poder todos podemos sacar beneficio: el banquero, el hambriento y, claro, los sindicatos del sistema, que sólo llevarán a comer yerba a sus afiliados siempre y cuando el banquero algo les pague. Salud.

KobaRascayú dijo...

Se me olvidaba. Señor Forneo, que tengamos un buen 2011, pleno de conciencia y lucha, porque nos va a hacer falta. Salud y, por favor, adelante con el blog.

Cordura dijo...

Un cuento ilustrativo, sí señor. Y mientras, con los billetes saliéndole por las orejas ;-)

Un saludo muy cordial.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...