26 de enero de 2013

No huele a corrupción, huele a capitalismo

¿Por qué nos escandalizamos tanto por la corrupcción política? Parece que hay cierta intención, en la linea de los movimientos desclasados tipo 15M, de que pensemos que es posible que no exista corrupcción en el sistema capitalista, como si esto fuera posible.

En realidad, la corrupcción es la esencia misma de las tiranias del capital (aunque sigan siendo definidas como democracias por medios de propaganda y, lo mas triste, gran parte de la clase trabajadora solo porque les permiten votar cada cuatro años a uno u otro representante de, !como no! del mismo capital que controla la economia y la politica). 

¿De verdad a alguien le sorprende que el tal Barcenas tenga dinero en Suiza o reparta dinero negro a los mercenarios de su partido? ¿Cómo es posible que ahora nos escandalicemos por el hecho de que PP, PSOE, pero no solo, hayan creado, o sean producto (¿qué fue antes el huevo o la gallina?) de una red mafiosa que saquea no solo el dinero de los impuestos, el del presupuesto público, sino los propios recursos del país?

Capitalismo es Corrupción, y en la pantomima democrática como la nuestra la gran empresa necesita a la clase politica para que el sistema siga girando, y que la riqueza creada por los trabajadores no revierta en los que la produjeron sino en los que siempre han vivido de saquearla y, no solo eso, sino que no saben hacer otra cosa.

El problema, pues, no es la clase politica, sino los privilegios del capital. Mientras haya trabajadores sin empleo, sin casa, sin una vida digna, y capitalistas con capacidad de comprar politicos y de, con sus medios de propaganda, imbuir la ideologia del crimen, del saqueo, del salvese quien pueda, no solo a esos politicos, sino al propio trabajador, habrá corrupcción.

Asi que, la solución es bastante simple, como una simple fórmula matematica. Solo acabando con el capitalismo, dejara de existir la gran corrupción económica.

Dejo aquí una reflexión de Antorcha que se publicó en el año 2008, y que refleja muy bien cual es el problema y cuál la solución:

 "Se ha abierto la tapa de la alcantarilla y no deja de salir mierda. Las corruptelas surgen por doquier. Alcaldes y concejales de todas las latitudes del Estado se muestran muy aficionados a recibir comisiones por hacer la vista gorda para que las constructoras sigan especulando y construyendo a mansalva en terrenos urbanizables o no. Es una auténtica epidemia. Como se suele decir, no se salva ni el tato. Aquí el que no pilla es porque no quiere. Hasta la Pantoja está metida en el ajo.

¿Pero a alguien le podía extrañar todo esto que está ocurriendo? El capitalismo es corrupción. Ni más ni menos. La corrupción no es una anomalía ni una disfunción del sistema. Es su misma esencia. El capitalismo se erige sobre la corrupción. Su máxima es todo se compra y todo se vende. Y en un sistema donde todo gira en torno a esta lógica, la podredumbre no puede sino extenderse y abarcarlo todo.

Y, efectivamente, lo abarca todo. Las corruptelas de los alcaldes y concejales son sólo la punta de un enorme iceberg. Éstos, parafraseando el título de una película de Woody Allen, son sólo unos granujas de medio pelo. Lo más bajo dentro de la escala social de los delincuentes. Son, además, la coartada tras la que se están ocultando las grandes, gigantescas corrupciones en las que se mueven, no unos pocos millones de euros, sino cientos y cientos de millones de euros.

En todos estos escándalos que están saliendo a la luz sólo se habla de pequeñas o medianas inmobiliarias o constructoras, de alcalduchos y concejalillos del tres al cuarto, de nuevos ricos horteras y casposos como Roca y otros. Pero de las corrupciones de las grandes empresas y los grandes bancos, de los multimillonarios como Botín y compañía, de los políticos de postín no se oye ni una palabra. 

Los grandes trapicheos quedan en la sombra. Este tipo de basura se esconde bajo la alfombra. No pueden salir a la luz. De otro modo, se vería hasta qué punto el capitalismo español, al igual que el resto de capitalismos, es un enorme montón de mierda, una fosa séptica a rebosar.

No se habla de cómo los consejos de delegados del BSCH o el BBVA roban a sus propios accionistas, ocultándoles beneficios que se embolsan en sus nunca suficientemente repletos bolsillos; de cómo evaden impuestos por medio de eso que llaman ingeniería financiera, en la que son unos auténticos expertos; de cómo blanquean dinero procedente del narcotráfico... El mismo narcotráfico es otro negocio capitalista, como las finanzas, la construcción, el turismo, etc. Se diferencia en que está declarado ilegal. Pero, en el capitalismo, lo legal y lo ilegal se confunden, sus fronteras no son nítidas. Lo importante es hacer negocio, ganar dinero. El modo en que eso se haga es una cuestión accesoria. Si para obtener beneficios hay que envenenar a la gente, sobornar, delinquir, dar golpes de Estado, asesinar, provocar guerras, bombardear civiles... se hace. El negocio lo es todo. Todo empieza y termina en el negocio. Fuera de él no hay nada. Esto, y no otra cosa, es el capitalismo.

No se habla tampoco de los enormes pelotazos urbanísticos y especulativos de constructoras e inmobiliarias como Dragados, ACS, Sacyr, Metrovacesa... De esto nada se oye. ¿Acaso alguien piensa que estas empresas han llegado a convertirse en lo que son sin robar, sin hacer todo tipo de trampas, sin sobornar? Eso no sucede en el mundo capitalista. El mundo capitalista es el mundo del hampa. Entre un gran banco o una gran constructora y la mafia napolitana existen muchas menos diferencias de las que se piensan; sus diferencias, de hecho, son apenas de matiz.

También permanece en las tinieblas cómo el señor Polanco, es decir, el grupo PRISA ha llegado a levantar un monopolio mediático tan inmenso como el que tiene hoy, que abarca periódicos, varias televisiones, radios, editoriales... El grupo PRISA se ha convertido en lo que es gracias a su sucursal política, que no es otra que el PSOE, el cual, con González y ahora con Zapatero, no ha hecho más que abrirle camino para su expansión, suavizando o reinterpretando determinadas leyes, otorgándole licencias de todo tipo, etc.
Podríamos hablar igualmente de los trapicheos de Repsol en Latinoamérica, que se ha dejado un buen dinero en sobornos de funcionarios para seguir robando a manos llenas los recursos naturales de los empobrecidos países de la zona, para no pagar impuestos... En fin, que no se salva ni dios. Todos están metidos hasta las cejas en la misma charca de lodo.


Y si hay que hablar de corrupción, por qué no hablar de cómo el Estado no es sino el servidor fiel, la prostituta de la oligarquía financiera, el instrumento del que se vale para mantener en pie su chiringuito, que tan formidables beneficios le reporta.

Todo el Estado está a su servicio. Ni una sola de sus instituciones se salva. El parlamento es una farsa, una gran mentira. Allí no reside ni ha residido nunca la llamada voluntad popular, que, entre otras cosas, no puede expresarse en un país donde los únicos partidos y proyectos políticos que están permitidos son aquellos que comulgan con el sistema. Los partidos parlamentarios, de izquierda o de derecha, representan siempre a uno u otro sector oligárquico o burgués; no al pueblo. El parlamento no tiene otra función que gestionar los intereses capitalistas. Promueve reformas laborales cada vez más restrictivas para con los derechos de los trabajadores, sus planes económicos no tienen otro objetivo que mantener o aumentar los márgenes de beneficio de la patronal; aprueba leyes para la represión del movimiento obrero y popular, como la Ley de Partidos, con la que se proscribe y criminaliza, aún más de lo que ya estaba proscrita y criminalizada, toda ideología, toda organización política que se salga de los estrechos márgenes del pensamiento único, del fascismo constitucional que heredamos directamente del Caudillo... La Justicia, con la inquisitorial Audiencia Nacional a la cabeza, y la policía no son otra cosa que el brazo armado del capitalismo, sus perros de presa, dispuestos a lanzarse sobre cualquiera que se oponga a este régimen de explotación y opresión. No están para proteger al ciudadano, como pretenden hacernos creer constantemente.

Sí, todo está corrompido, podrido, viciado. Todo hiede. Hay que acabar con la corrupción. Hay que acabar con el capitalismo".

12 comentarios:

Piedra dijo...

Lo peor no es que exista corrupción, sino que el pueblo, sabiéndolo, lo consienta. Lo aceptamos como algo inherente a la política e incuso más a determinados partidos (los de derechas).

Anónimo dijo...

¡Ay! esa subjetividad tan ligada a ídealistas y utopias que distorsiona la realidad por la propia falta de objetividad. ¿Tu crees que el pueblo la consiente? ¿Le has preguntado al pueblo? o ¿lo has leido en El Pais?. Inherente a la política y clases políticas que pueden recambiar cuando quieran para premiar luego con un puesto vitalicio en un consejo de administración, y no al propio sistema capitalista es lo que quieren que el pueblo perciba como real, pero no tiene porque ser lo que el pueblo crea.

Jose Luis Forneo dijo...

Anonimo Yo no leo El Pais, salvo para reirme. Seguro que tu lo tienes de catecismo en la cabecera.
Asi que no me extraña que creas que la politica es ajena y no tiene nada que ver con el sistema en la que se desarrolla que, por supuesto, no es solo economico, sino ideologico.

No se si puedes comprenderlo, pero te aconsejaria un poco mas de profundidad en tu analisis.

Saludos

Anónimo dijo...

Una sola pregunta!
De donde sacas la informacion sobre Korea del Norte? La ultiman vez que revisé Korea del Norte era una dictatura que no deja que la informacion ni entre ni salga del pais, donde la gente no puede elegir quien les van a gorbernar y en donde milliones mueren de hambre.

Jose Luis Forneo dijo...

Anonimo, ¿de donde has sacado esa sarta de prejuicios? ¿De qué medio de propaganda? ¿De El País, El Mundo, la CNN? Te recomiendo que intentes probar a mirar un poco mas alla de tus narices y creer todo lo que te dicen. Afortunademante, aunque gente como tu no quiera entenderlo y ni siquiera probar (al fin y al cabo el sometimiento es mas comodo) hay bastantes mas medios de informacion que los que se consideran "prestigiosos" en el mundo de la ideologia canonica capitalista. Te reto a que hagas un esfuerzo y salgas de tus celdas ideologicas...

Saludos

jozko dijo...

Para el último Anónimo: para que lo sepas, en Corea del Norte hay elecciones y en el parlamento norcoreano hay más partidos políticos representados que por ejemplo en el Congreso de los EEUU. Pero claro, si la imagen que tienes de Corea del Norte es la que te da la propaganda occidental, repleta de mentiras y de manipulaciones, pues vamos listos, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Salud.

Anónimo dijo...

José Luis, soy el 1º anónimo, y no me referia a ti, con quién suelo estar casi siempre de acuerdo y gusto de leer. Me referia a Piedra, a quién respeto sus criticas, pero aprecio de falta de objetividad en ellas y que llevan más que a criticar a crear rechazo y por tanto desunión contra el capitalismo, que es la guerra que ahora toca. Y no me refiero a cuando dice que los paises socialistas se sostenian en lo ideológico con policias y militares, más exabrupto y barrabasada que otra cosa, sino a cuando afirma que los países ex socialistas son los más protocapitalistas. ¿En base a qué afirma esto? ¿en qué considera más protocapitalistas a Bielorrusia y Vietnam que a Honduras o el propio estado español ahora invadiendo Malí de potencia colonial de 4º división?. Cuando cayo el sistema una pequeña parte de la burguesia y burocracia se adueñó de los medios de producción estatales...pero de ahí a decir que el propio sistema creaba las condiciones subjetivas para el protocapitalismo????...en fin, salúd.

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Anonimo 1 !Que lio de anonimos! Pensaba que te referias al pueblo de Corea del Norte. Ahora entiendo bien lo que querias decir, que es lo que yo tambien pienso. Aunque Piedra en ese caso tiene parte de razon, porque la mayoria de lo que llamamos "pueblo" esta sometido a una ideologia que le hace pensar como un burgues (un burgues que no es), y que asume los comportamientos normales del capitalismo mientras las cosas le van bien. Corrupcion ha existido siempre y va a existir en un régimen capitalista. Pero...¿por qué solo parece que es una situacion inmoral e insostenible ahora que las cosas van mal y nadie parecia molestarse cuando la burbuja se hinchaba? Evidentemente no es culpa solamente de los trabajadores, pero tampoco hay que olvidar que el capitalismo y los mafiosos existen porque, como explico Gramsci, hay una asunción, por supuesto impuesta por lo que llamaba Althusser Aparatos Ideologicos del Estado, de la normalidad de los crimenes del sistema, que solo parecen verse en muchos casos cuando uno se queda en paro o le quitan la paga extra.

Perdona por el malentendido.

Saludos

Anónimo dijo...

Jose Luis, soy yo el que debe disculparse por el malentendido, culpa de mis carencias en lo expresivo. Permiteme solo decir que tu comentario redunda en lo que expresas en el artículo, que es el propio sistema capitalista el matrix de la corrupción. Sistema colapsado desde los setenta y que solo produce plusvalias y revalorizaciones necesarias para su vital expansión a base de pelotazos y economia ficticia, que se diferencia de la economía productiva en que no crea riqueza, sino produce revalorizaciones con la riqueza existente. Todo este circo mediatico de la corrupción política, es un chivo expiatoria de la verdadera corrupción, la económica. Una tela de araña donde la atraviesan los pajaros grandes y quedan prendidos los insectos. Nimiedades de financiación de partidos y concesiones a dedo de servicios públicos privatizados, que esconden la verdadera corrupción, la privatización.

Quebrantando el Silencio dijo...

Hola Jose Luis, si me permites dejo aquí la última entrada de mi blog que trata este tema http://quebrantandoelsilencio.blogspot.com.es/2013/01/de-la-regeneracion-democratica-y.html

Un saludo, amigo.

juan dijo...

El Régimen capitalista está en caída libre, los dirigentes lo saben y tratarán de llevárselo crudo antes del derrumbe. Cada vez será más difícil pero en unos 2 años España tendrá 7 millones de parados, la mayoría sin recursos y el Estado pagando unos intereses usureros de la DEUDA. Los súbditos serán exprimidos hasta la extenuación y apaleados cada vez con mayor fuerza mientras sigan protestando con las manos vacías al aire. Los 300.000 millones de euros sacados del país en 2012 más los X millones a sacar este año dejaran al Estado sin sangre para su funcionamiento. El Régimen por venir tendrá que empezar de nuevo y hacer la quita que corresponda en la DEUDA, encarcelar a miles de listillos y dotarse de unas instituciones democráticas donde los electores puedan recusar a los elegidos que no cumplan el encargo recibido sin esperar años. Los electos serán de la zona que representan y su elección deberá ser libre y nunca debiera poder llevarse la papeleta desde el domicilio si se quiere evitar el pucherazo.

Piedra dijo...

Anónimo, por supuesto que la lucha debe ser contra el capitalismo... o no, más bien contra lo malo de este, es decir la opresión del pueblo, obreros, proletariado o como queramos definirlo.
Por eso mis críticas a veces no se limitan a este sistema en concreto, puesto que en otros muchos, también existe ese mal trato para el pueblo, contra esto es contra lo que yo creo que hay que luchar, no contra un nombre o una etiqueta.

Yo creo que el pueblo lo consiente, desde mi perspectiva, ya que yo soy pueblo y a la vez escucho lo que mis iguales opinan de todo esto y todos estos, y es gracias a eso que opinan que todo esto puede suceder.
El pueblo ha sido destruido como seres humanos conscientes, ahora solo es masa; te pongo un ejemplo: en el siglo 21 prohíben llevar pasamontañas o pañuelos a las manifestaciones (los policías si pueden), y no pasa nada, en el siglo 18 intentaron prohibir las capas y sombreros y el pueblo se reveló en el motín de Esquilache, entonces éramos más conscientes de nuestros derechos, el estado era más débil y el pueblo era aun pueblo.

La culpa no es de nadie más que de nosotros mismos que votamos a esta gentuza y después les consentimos que hagan lo que quieran, ni de "los políticos", ni del sistema, ni de los mercados, nuestra y hay que asumir responsabilidades, ser personas responsables de nuestros actos y resolver NOSOTROS nuestros problemas.
Ningún partido, ningún Mesias, nadie va a resolvernos los problemas t si seguimos buscando en quien delegar para ello, cada vez tendremos más problemas.

Saludos y perdón por el ladrillo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...