10 de enero de 2013

Murió Luis Lavin, héroe antifascista del Ejercito Rojo

Luís Lavín fue uno de los 3.000 niños y adolescentes exiliados a la Union Sovietica huyendo de la agresión nazi-fascista de los ejercitos aleman, italiano y de algunos generales traidores de la armada española.

Después de huir del infierno de la guerra iniciada por el fascismo en España, Luís Lavín tendría la oportunidad de seguir luchando contra los criminales que se hicieron con el poder en España como pilto de la aviación soviética (donde junto a él, lucharian otros siete de los cientos de niños españoles acogidos por la URSS durante la Guerra Civil Española).

En 1993, tras el derrumbe de la patria de los trabajadores, y afectado por la pobreza y la miseria que azotó a la mayoria de los trabajadores sovieticos tras 1991,  regresa a España, a Castellón, en donde pasó los últimos años de su vida en el total anonimato y olvido. En la España donde el fascismo se institucionalizó con rostro democratico con la Constitución de 1978, los asesinos se convierten en heroes y los defensores de la libertad y de los pueblos en terroristas o en mendigos.

Luis Lavín nació en Bilbao en 1925. En junio de 1937 se embarca en el crucero Habana, camino del exilio con tan sólo 12 años de edad. Las autoridades soviéticas le instalaron en una casa de jóvenes en Ucrania, en donde además de darle educación y todo tipo de atenciones, aprendería a utilizar armamentos en previsión de la agresión nazi. Los niños españoles, aún recordaban como los bombarderos de la Legion Condor o de la aviación franquista descargaban sus bombas contra la población sin apenas cazas que les protegieran. Este amargo recuerdo hizo a Luís interesarse por la aviación.

A finales de 1940, ingresa en un club de vuelo de Moscú y al año siguiente en una escuela de vuelo militar. Con el estallido de la guerra mundial, Luís queda en la retaguardia con la misión de formar a pilotos en el uso de nuevos modelos de aviones. Estaba encuadrado en la 36 División Aérea en el 826 regimiento de cazas. Allí, cerca de Stalingrado es donde entra en combate pilotando un I-16. No va al frente, pero los bombardeos alemanes les obligan a combatir.

Es trasladado a la localidad de Peski (Kazajstán) por donde pasaban las columnas y los suministros hacia Stalingrado. Allí pilota un LA-7, un caza mucho más rápido y moderno. Tenía la misión de escoltar cuadrillas, apoyar a la infantería y proteger al areródromo.

Tras la victoria soviética, Luís se casa con una enfermera ucraniana destinada anteriormente en Stalingrado. En 1948 abandona el ejército y comienza a trabajar en una fábrica aeronáutica en Saratov, disfrutando del bienestar de la clase trabajadora y campesina de la Union Soviética. En 1956, intenta regresar a España junto a su mujer, pero al volver es interrogado y la policía no deja de seguirle y acosarle. En esa situación, Luís aguanta en España algo más de un año antes de regresar a la URSS.

En 1993 volvería a regresar a España engañado por las autoridades, que le prometen ciertas garantías y ayudas para poder cobrar una pensión digna en España. En Rusia era un jubilado afectado por el desastre que aun sigue sufriendo la mayoria de los antaño privilegiados obreros sovieticos tras la reinstauración del terror capitalista.

Sin embargo, en España, será olvidado por el gobierno viviendo en una situación de total pobreza. Sin posibilidad de trabajar por su edad y las secuelas físicas de la guerra, se ve obligado a recurrir a la caridad de ONGs para poder comer.

Luís Lavín ha fallecido a finales del pasado año 2012 en el más absoluto olvido. Una situación vergonzosa hacia alguien que luchó contra el fascismo en defensa de la democracia. Se trata, sin embargo, de una enorme perdida, la de uno de esos héroes anónimos, españoles o de cualquier otro pais, que sin exigir nada a nadie comprendieron el sentido de la lucha por la igualdad, por la libertad y por la dignidad humana.

!Salud y Revolución!

5 comentarios:

Juli Gan dijo...

Descanse en esa paz que lo le dieron en su infancia.

Anónimo dijo...

En 1956, intenta regresar a España junto a su mujer----------> un traidor, esto no tiene perdón.

Jose Luis Forneo dijo...

Anonimo: primero tendríamos que conocer las razones. Puede que tuviera un padre aquí enfermo, o simplemente añorara su pueblo o su tierra. Lo que a mi me parece es que fue demasiado inocente, como si no fuera previsible lo que le pasó. Personalmente,sin duda, me hubiera quedado en la URSS, al menos hasta 1991.

Saludos

Anónimo dijo...

Me parece traición porque tras luchar contra los nazis decide volver al país de uno de los aliados de Adolf y Benito, para el colmo en 1956 el régimen todavía era abiertamente fascista.

Y ojo, que este no es el único que intentó volver a España, está claro que la política "Humanista" de la desestalinización tendió a difuminar los enemigos de la URSS con los resultados finales que todos sabemos.

Jose Luis Forneo dijo...

Cierto, aunque a pesar de eso la mayoria de los exiliados de cualquier pais que pueden volver a sus paises con garantias, a pesar del régimen contra el que lucharon siga en pie, intentan volver. Supongo que no solo cuenta la ideologia politica, sino otras cosas como la casa, el hogar, la familia, los amigos o las costumbres. Cierto que es una traicion, aunque en Rusia como dices tambien se estaba gestando otra traicion de la mano de los oportunistas y trepas que como garrapatas estuvieron esperando su oportunidad y la aprovecharon tras la muerte de Stalin.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...