11 de noviembre de 2013

Juan Negrín sobre la URSS

Juan Negrín fue un político socialista que sería el último presidente del gobierno de la Segunda República Española. Fue miembro del Partido Socialista Obrero Español hasta que, tras el final de la Guerra Civil y la derrota de  la República, los oportunistas dirigidos por Indalecio Prieto le expulsaron del partido.

Negrín fue un verdadero socialista, que siempre apoyó y elogió los logros de los trabajadores soviéticos en Rusia, como muchos otros militantes del PSOE de entonces (nada parecido a la panda de mercenarios al servicio del capital y trepas al suyo personal que lo forman hoy). En el siguiente artículo de El Socialista, del 31 de diciembre de 1935, se puede apreciar el cariño y respeto del último presidente de un gobierno legítimo español, Negrín, hacia la URSS, y como su colaboración con el Partido Comunista en sus años de presidencia no fueron exclusivamente por necesidad, como afirman muchos de sus historiadores y críticos, que aducen que al ser la URSS la única ayuda extranjera que tuvo España ante la agresión de los mercenarios fascistas, Negrín acabaría sometido a sus intereses. 

Como se puede comprobar en el artículo citado, en 1935, antes del estallido del a Guerra Civil, Negrín ya admiraba abiertamente a la Union Sovietica, tanto por sus avances culturales y científicos, por sus milagros industriales y económicos, como por sus enormes logros en justicia social. Incluso, a pesar de la mala imagen creada por la propaganda capitalista-fascista contra el lider del proletariado sovietico, reconoce la lucha de Stalin contra la burocracia y por el desarrollo de ese ideal de justicia social que él, como su partido el PSOE, entonces compartían (un PSOE que, a pesar de sus ambiguedades históricas, entonces no tenía nada que ver con la mafia al servicio de la dictadura del capital que es hoy).

«Me daría por satisfecho si hubiera logrado una sola cosa: fortalecer nuestra fe socialista y el afán de lograr que siempre esté en primera línea el avance cultural del proletariado. La victoria se consolida con eso y se logra siempre con rígida disciplina para las jerarquías del Partido. Tomemos el ejemplo de Rusia, y esperemos caminando hacia el ideal común de justicia social". Con estas ilustrativas palabras termina Negrín su conferencia.
 
No es de extrañar que Negrín sea considerado por los historiadores científicos como uno de los mayores y más preparados estadistas en la España del siglo XX, y que como presidente acertara con su política de "resistir al fascismo a toda costa", pues si la República hubiera resistido cinco meses más al vendepatrias Franco, el estallido de la Segunda Guerra Mundial hubiera cambiado totalmente la situación para la abandonada República Española.

 
El Estado soviético ante la cultura (Conferencia de Negrín)

En el Círculo Socialista del Sur dio ayer tarde su anunciada conferencia sobre este tema el doctor Negrín, diputado a Cortes por Madrid, ante numerosa concurrencia que llenaba todos los salones del Círculo, y que pudo escuchar la disertación merced a los altavoces instalados.

Después de breves palabras del compañero Carvajal para presentar al orador, Negrín abordó el tema diciendo que los problemas y la situación de Rusia interesan a unos por lo que de ella tienen que aprender y a otros por lo que de ella tienen que temer. Los países capitalistas saben que el Estado soviético no puede ser arrollado, y pactan con él. Sólo gobernantes atrasados y tartufos se obstinan en no tener trato oficial con Rusia. Tal sucede con España.

Para los socialistas, la U.R.S.S. representa el gran experimento social.

Es verdad que una revolución de clase sólo puede consolidarse por una dictadura transitoria, y no es menos cierto que la impreparación del proletariado ruso, llamado a ejercerla; exigió que esa dictadura fuese tutelada por el Partido Comunista, que combatió y combate sin piedad cuanto contribuye a quebrantar la sujeción disciplinaria a los órganos directores.

El Comisariado de la Cultura persigue una formación moral anticapitalista. Su guía más destacado, Lunatcharski, salvó del destrozo, posible en toda revolución violenta, los tesoros de la antigua cultura rusa, en objetos y en personas. De los intelectuales rusos se tenía en el mundo un concepto equivocado, el que se forjaba en las versiones novelescas de estudiantes revolucionarios y profesores liberales. Pero allí, como en todas partes, el sabio tenía un espíritu conformista, inhibido de la cosa pública y encerrado en sus disciplinas.

Recuerda a este propósito que Federico II dijo que sólo le preocupaba el éxito, porque una vez logrado, ya encontraría profesores que le justificasen ante la Historia. Lenin, siquiera no faltasen técnicos saboteadores, aconsejó tolerancia para conservar los cuadros científicos mientras se creaban los que necesitaba afectos al nuevo régimen.

Primera tarea fue la de liquidar el analfabetismo. Y penosa. No era aprovechable el profesorado. Había, por otra parte, doscientos idiomas, algunos sin alfabeto, otros sin gramática, es decir, sin posibilidades de aplicación literaria. Ello ha sido vencido con una sin igual atención por el niño, incluso desde antes de nacer. El palacio de los zares es hoy el Palacio de los Niños. Hasta los diecisiete años es obligatoria la enseñanza. Si en 1910 daba Rusia una sensación de salvajismo, con un 70 por 100 de analfabetos, hoy no los hay en la población menor de cuarenta años.

En cuanto a la enseñanza superior, los alumnos que tienen aptitud y vocación disponen, además de numerosas Universidades, de estipendios económicos. Por lo que afecta al profesorado, Stalin acaba de recomendar no «tragarse» al especialista, sino atraerlo, sin perjuicio de que el Estado les vigile y limite sus actividades mientras los aprovecha. La capacidad, pues, incluso para los «sin partido», es en Rusia como un salvoconducto.

La U.R.S.S. cuida colosalmente la investigación científica. La ciencia y la técnica han de estar al servicio del progreso social. El organismo supremo, la Academia de Ciencias de Leningrado, no es un parnaso, sino un laboratorio eficacísimo. Cuando Lenin concibió la electrificación de Rusia, la Academia trazó el plan, llamando para realizarlo a los mejores técnicos de electrotecnia del mundo. Y así, hoy, desde Moscú puede hacerse el reparto de toda la energía eléctrica, y más del 80 por 100 de la fuerza motriz proviene de la electrificación. La colectivización de la agricultura ofreció múltiples inconvenientes. Otra institución cultural, el Instituto Lenin, logró resolver los problemas técnicos, incluso acortar para algunas plantas el período vegetativo, mediante fórmulas de Williams. El Instituto de Biología, doble que nuestra Ciudad Universitaria, tiene un presupuesto cuatro veces superior al de todas las instituciones culturales españolas de igual grado.

El artista es mimado, en cierto modo privilegiado. Bien es verdad que en Rusia se tiene del arte un concepto distinto al del mundo capitalista. El arte no es un lujo de minorías, sino un tributo a la colectividad. Así se explica que el Metro de Moscú sea en la ornamentación una obra artísticamente lujosa.

La posición del Estado soviético ante la cultura se caracteriza por su flexibilidad y por la autonomía de sus órganos de realización. No es verdad que el colectivismo mate el estímulo por la cultura, antes bien, lo acrecienta. La revolución rusa es eminentemente pragmatista. Marxismo y leninismo, ayer; stalinismo, hoy. Lucha porque la burocracia no anquilose una precisa autonomía vital, procurando que los organismos compitan hasta superarse. Sin ser esclavos de un dogmatismo estúpido, rectifican cuando hace falta, porque el espíritu revolucionario no puede reducirse a un papel demoledor.

No ignoremos, pues, el experimento soviético. Si se hace un balance de los hechos en Rusia desde Pedro I al último Romanoff y desde Lenin y Stalin, sería favorable a los Soviets. Nos satisface esa comprobación práctica de nuestros ideales. Como españoles, nos pesa que a nuestros gobernantes, aunque se intitulen patriotas, no los preocupe siquiera. El empuje soviético se debe a la fuerza de la idea, a la tenacidad, a una disciplina ejemplar, a un desprecio saludable por la bullanguería que a gritos quiere ahuyentar el miedo.

«Me daría por satisfecho –termina Negrín– si hubiera logrado una sola cosa: fortalecer nuestra fe socialista y el afán de lograr que siempre esté en primera línea el avance cultural del proletariado. La victoria se consolida con eso y se logra siempre con rígida disciplina para las jerarquías del Partido. Tomemos el ejemplo de Rusia, y esperemos caminando hacia el ideal común de justicia social.»

La concurrencia aplaudió calurosamente al conferenciante.

 El Socialista , Madrid, martes 31 de diciembre de 1935, Año L, número 8020, página 2

7 comentarios:

Piedra dijo...

Hubo otro socialista español, Fernando de los ríos, este si que había trabajado antes de hacerse del partido, y tras visitar la URSS en los años 20 solo contó pestes sobre el ritmo de vida que llevaban sus dirigentes, con lujos criados y limpiabotas. Se ve que cada uno de ellos a pesar de ser "socialistas" veían el mundo desde el punto de vista que vivían.

Saludos.


Jose Luis Forneo dijo...

Claro Piedra. Uno de ellos, el que tu dices, siempre fue miembro del PSOE, y siempre ha sido admirado por los del P$OE actual. El otro, tuvo siempre problemas con la elite socialista tras la derrota, y fue expulsado del partido, y muchos militantes del P$OE actual le siguen poniendo verde. La cosa está mas que clara. Me asusta que tu estes de lado que pareces estar.

Jose Luis Forneo dijo...

Por cierto. Al burguesito Fernando de los Rios fue al que le aclaró Lenin esa equivocación fundamental imbuida por la clase dominante a los trabajadores desde el siglo XVIII: ¿Para cuando la libertad?, preguntó el liberal. Y Lenin, lógicamente, le respondío: ¿libertad para qué? Y es que el capital, la burguesia, los adinerados y otros parásitos jamás podrán comprender que la libertad es, como todo, un concepto teñido con valores de clase. Libertad para luchar por la emancipación, para organizarse y destruir el estado, para que los productores distribuyan como quieran lo distribuido, en beneficio colectivo... Esas cosas nunca las podria comprender un liberal, por muy socialista que se autodenominara. Para el la libertad es la libertad individual, es decir, la libertad solo para el que puede tenerla, segun donde haya nacido, el dinero que haya atesorado o su fuerza militar (tres cosas que suelen ir siempre de la mano), y no que los empobrecidos del mundo, los que producen la riqueza, se queden con ella.
Saludos

Piedra dijo...

Bueno, la idea es esa, que los productores manden sobre lo producido, pero no implica que el que alguien no te obligue a repartir parte de el fruto de tu trabajo llevará necesariamente a que no lo compartas. Eso sería limitarnos a los seres nada actuales, criados y adoctrinados en la competitividad y el egoísmo.
Habrá quien quiera compartir y quien no, ¿no debería ser libre de escoger? ¿y crees que no habría una mayoría que preferiría el bien común, o crees que una élite que tenga la fuerza es más equitativa y generosa que los propios productores o es acaso más justo que sea quien controla la fuerza quien decida como se reparte el fruto del trabajo... ajeno?

Había un lema que usaba una gentuza aquí en las españas que decía algo así:
cada uno debe producir lo que pueda y recibir de acuerdo con sus necesidades.

saludos.

Anónimo dijo...

El que piense que la mayoría de la especie humana preferiría el bien común sobre el propio, vive en su burbuja de cristal y ni puta idea de conocer al mundo. Recuerdan a aquella pobre pija italiana que quería dar la vuelta al mundo vestida de novia para transmitir un mensaje de amor y que apareció con su vestido blanco muerta y violada en un paraje de Turquia. El ser humano es depredador por naturaleza, está diseñado para vivir cazando en las cavernas, ya que el 99% de su existencia se desarrolló así. En las cavernas con un sentido de supervivencia de imponer su tribu sobre las otras y a él sobre los demás. Germen de lo que después seria la lucha de clases y para controlar ese instinto depredador de supervivencia la sociedad humana de dotó de normas y leyes e incluso religiones. No creo en la libertad individual sin la colectiva, ya que solo engendra egoísmo e individualismo y el ser humano es un animal social. Los organismos más primitivos son los unicelulares, los más avanzados complejos, los pluricelulares.

Piedra dijo...

...Y a la vista está lo bien que funciona todo esto, los hombres son buenos porque las leyes así lo mandan y el mundo es maravilloso.
Menos mal que tenemos a la policía y el ejercito para cuidar de nosotros y evitar que nos desmadremos, porque en el fondo somos unos cavernícolas sedientos de sangre. Arriba egpaña.

Jose Luis Forneo dijo...

Los hombres son buenos y malos. Lo que esta claro es que los grandes delincuentes no van a repartir sus bienes en la colectividad porque sí. Si los organizadores no se organizan y luchan contra aquellos, si no se impone una dictadura del proletariado (es decir, una democracia real, en la que solo los que producen la riqueza deciden sobre ella), las cosas seguiran igual que siempre. Como decia Durruti, la libertad no cae del cielo, sino que se conquista luchando, organizandose, mediante la violencia de clase.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...