6 de noviembre de 2013

La riqueza cada vez en menos manos, y China haciendo la competencia a EEUU en número de grandes delincuentes capitalistas

La riqueza mundial está cada vez en menos manos, aunque la propaganda capitalista se base en propagar a los cuatro vientos que el bárbaro sistema, a pesar de todos sus defectos, es el único que permite el enriquecimiento colectivo. Pero la realidad es bastante diferente, y si hasta hace poco era el 1% de la población mundial la que atersoraba el 41% de la riqueza del planeta, ahora el porcentaje ha bajado,  y los que atesoran en sus manos el botín del saqueo colectivo son ya un 0,7%. 

Los BRIC: el capitalismo del futuro, igual de salvaje que el presente
Así lo afirma el reciente inform del poderoso Credite Suisse según el cual ese 0,7 por ciento está formado por personas cuyos “bienes tienen un valor neto de más de un millón de dólares”. Son unos 32 millones de los 7000 millones de habitantes del planeta y su riqueza reunida asciende 99 billones de dólares.

El informe del Credit Suisse divide a ese parasitario 0,7 por ciento en dos grupos: a) el que tiene de 1 millón a 50 millones; b) los de 50 millones para arriba. La vasta mayoría de millonarios en el mundo, 28 millones de personas, posee entre 1 y 5 millones, otros 2,2 millones de 5 a 10 millones de dólares y más de otro millón de 10 a 50 millones de billetes verdes. “Dos millones de nuevo millonarios aparecieron en todo el mundo el año pasado.” El 91,6 por ciento de la humanidad se reparte un 17 por ciento de lo que queda.

Por otro lado, la dominiación norteamericana está sufriendo una dura competencia. Ya quedan lejos los tiempos en los que los estadounidenses eran el  40 por ciento de los grandes multimillonarios del total mundial (billonaires) y casi todo el resto era de Europa occidental y Japón. Una investigación compartida por Forbes  y el Instituto de Estudios Políticos de Washington mostró que el índice de multimillonarios se fue desplazando de manera notable hacia la región Asia/Pacífico.

Ahora EE.UU. (con 442 multimillonarios) tiene a su estela a los nuevos multimillonarios chinos, que agitan la bandera roja pero que acumulan igual de salvajemente que los capitalistas occidentales el beneficio del trabajo de la clase obrera y campesina china. Así, en China ya hay 122 multimillonarios, que eran cero en 1995, lo que ilustra bastante bien en que dirección se está moviendo el "gigante asiático". Tras Estados Unidos y China, el bronce de los grandes saqueadores de riqueza de la tierra lo tiene Rusia, la antigua potencia soviética reconvertida al neoliberalismo mafioso, y que mientras ha empobrecido a millones de trabajadores de todas las antiguas repúblicas soviéticas ha hecho emerger una minoria de delincuentes económicos que ha acumulado en sus cajas fuertes la enorme riqueza antes perteneciente a los que trabajaban. En este caso, hay 110 multimillonarios en la Rusia actual. 

Los estados que siguen al tridente del podium no dejan de ser, igualmente, significativos. Si bien el cuarto pueso lo ocupa Alemania, ejemplo de barbarie capitalista que impone su modelo a la UE, en la que ejerce de capo, tiene 58 multimillonarios,  y está seguida de otros de los llamados BRIC: la India (con 55), y Brasil (con 46). En estos casos resulta muy significativo el modelo de ambos, en especial del segundo, cuyo gobierno se autodenomina de izquierdas, con el aplauso de gran parte de la progresia mundial, pero no hace más que multiplicar politicas neoliberales y agrandar en su territorio las diferencias sociales y económicas. 


El caso de la India también es ilustrativo de la gran separación entre clases del siglo XXI: mientras se coloca en la cuarta posicion en cuanto a número de multimillonarios en el mundo, el 90% de su población vive en la más absolutas de las miserias, de lo que se aprovechan las corporaciones criminales capitalistas locales y multinacionales para aprovecharse de la fuerza de trabajo de niños, mujeres y trabajadores desesperados, con el beneplácito del gobierno indio, donde se encuentra, por cierto, un partido que se autodenomina, hipócritamente, comunista, y que es apoyado por partidos que van de revolucionarios en España como el PCPE a pesar del caracter antiobrero y antipopular de sus políticas. De hecho, las protestas populares en paises como Brasil o la India son cada vez más habituales, y de hecho en este último la guerrilla Naxalita controla gran parte del pais donde se impone su gobierno comunista-revolucionario, apoyado por la mayoria de la población local.

A estos dos paises, le siguen Turquía (ocn 43), Hong Kong (con 39) y el Reino Unido (con 38). Es de destacar que en un pais como Turquia haya más millonarios que en cualquier otro país europeo.

Mientras tanto, el desempleo mundial sube, y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte que aumentará mucho más en los próximos años. El número de sin trabajo aumentó 4,2 millones en 2012 y el organismo de la ONU estima que llegará a 202 millones este año, superando el record de 199 millones del año 2009 registrado en el momento más brutal de la crisis. En el 2014 habrá 3 millones más. Unos 73,4 millones de jóvenes serán desocupados en el 2013, según estimaciones de la OIT, un incremento de 3,5 millones respecto del período 2007-2013. Las políticas económicas del neoliberalismo, en euforia desatada tras dos décadas de la caida del Socialismo en Europa, provocarán “una proliferación de los empleos temporales y un creciente desaliento entre los jóvenes de las economías avanzadas: y empleos de baja calidad, informales y de subsistencia en los países en desarrollo”. 

En resumen, mientras las grandes fortunas cada vez están en menos manos, el resto cada vez tiene más dificultades para sobrevivir. Y en este proceso, nuevas potencias emergen frente al hasta ahora imperio unipolar norteamericano, los BRIC (Rusia, India, Brasil y China), que bajo la máscara de alternativas al imperialismo, formulas alternativas de pseudosocialismo o, incluso, agitando la bandera roja, ponen su granito de arena para que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres, más pobres, mientras compiten entre ellos para ver, independiente de que los trabajadores locales vivan en condiciones cada vez más penosas, quien de entre sus grandes parásitos acumula más cantidad de riqueza en sus criminales manos, a costa de recortar en servicios públicos, bajar salarios, multiplicar el desempleo, y condenar a la mayoria a seguir descendiendo por el infierno que siempre fue, y siempre será, el capitalismo.

Fuente: De 1 a 0,7
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...