9 de noviembre de 2013

Quiero el odio de Lenin, quiero el puño de Lenin, quiero la pólvora de Lenin

A Lenin

Para los campesinos de mi patria
quiero la voz de Lenin.
Para los proletarios de mi patria
quiero la luz de Lenin.

Para los perseguidos de mi patria
quiero la paz de Lenin.
Para la juventud de mi patria
quiero la esperanza de Lenin.

Para los asesinos de mi patria,
para los carceleros de mi patria,
quiero el odio de Lenin,
quiero el puño de Lenin,
quiero la pólvora de Lenin. 


Roque Dalton

2 comentarios:

Piedra dijo...

Yo por el contrario espero que ni los campesinos ni los proletarios necesiten de ningún mesias para liberarse de sus explotadores, o jamás podrán librarse de ellos sin imponerse un líder que los explote igualmente.

Saludos.

Jose Luis Forneo dijo...

Piedra, tu te confundes. Lenin jamas fue un mesias, sino un ejemplo. Un ejemplo, ademas, que encarna una realidad historica. Crees en demasia en la propaganda de la dictadura del capital que habla de una falsa e inexistente idolatria: lo que se canta es el ejemplo, a la persona que en un momento concreto encarna una revolucion que, por supuesto, no hizo solo, sino que fue realizada por el pueblo sovietico al que pertenecia. Si los hombres, campesinos o no, acaban y olvidan su historia, como tu pareces proponer, y no siguen el ejemplo del pasado para mejorar su experiencia, al final seguiran siendo esclavos siempre.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...