5 de octubre de 2015

Directivos descamisados

Estas cosas serán cada vez más habituales por la inevitable profundización y agravamiento de las crisis capitalistas. Así acabarán todos algún día conforme la clase trabajadora empiece a tomar conciencia de su fuerza y de la necesidad de organización para vencer a sus únicos enemigos, más allá de las patrañas y manipulaciones de la patria, la raza o o el sexo: los capitalistas.

Decenas de trabajadores de la aerolínea francesa Air France irrumpieron este lunes en la sede del grupo y hicieron huir a miembros de la direcci'on en el momento en el que desgranaban su plan de ajuste, que incluye el despido de 2.900 empleados y el aumento de la jornada laboral sin subida de sueldo. Por supuesto, ahora Air France acusa a los trabajadores de violentos, sin ninguna mención a la violencia que ellos ejercen día a día, sin piedad, sobre la vida de los trabajadores y sus familias, de los que viven y a los que humillan y castigan con cualquier excusa para mantener sus privilegios y seguir llenando sus bolsillos parasitándolos.

En el interior tenía lugar un Comité de Empresa en el que la dirección explicaba a los representantes sindicales sus planes de ajuste, que pasan por la reducción de un 10 % de su oferta de vuelos, lo que se traducirá en la supresión de 2.900 puestos.

Un grupo de trabajadores logró superar las barreras de seguridad que les impedían la entrada al lugar de la reunión, lo que provocó la suspensión del Comité. Mientras que el presidente de Air France, Frédéric Gagey, abandonaba de forma precipitada el lugar al ver entrar a los trabajadores, estos rodearon al director de recursos humanos, Xavier Broseta, a quien desgarraron la camisa.

Según las cifras adelantadas a los sindicatos, la empresa pretende prescindir en los dos próximos años de 300 pilotos, 700 azafatas y 1.900 miembros del personal en tierra, de los 64.000 trabajadores que tiene su plantilla. Cinco conexiones de larga distancia serán suprimidas y catorce de los aviones de su flota suprimidos, además de la reestructuración de algunas de sus rutas.

El gobierno socialdemócrata francés, que tiene el 17,6 % de las acciones de la compañía, respalda los planes de la dirección. No obstante, los gobiernos en los regímenes políticos de la tiranía del capital no pueden más que estár al servicio exclusivo de los intereses de la minoría explotadora y dominante. La identidad entre gobiernos "democráticos" y mafias capitalistas es sólida y cada vez más evidente y tanto unos como otros terminarán cayendo, más temprano que tarde, con el mismo abrazo fétido y criminal que los mantiene unidos, terminarán cayendo, descamisados, como los directivos de Air  France.

video













3 comentarios:

Rafael Domínguez Losada dijo...

Personalmente considero que no se debería tener que trabajar por un sueldo para los amos de lo nuestro, sino para prestar unos servicios sociales estrictamente necesarios y positivos (que no en base a necesidades creadas) y, repartiendo la carga laboral entre todos (poniendo incluso a nuestros parásitos a trabajar), vivir inconmensurablemente mejor que teniendo que trabajar para engordar al panzón (los susodichos amos de lo nuestro por el sistema capitalista), a cambio de miserables sueldos de esclavos, mucha inseguridad, grande deterioro ecológico por mor de la obsolescencia programada con lo que implica de innecesarios trabajos, un horripilante sector del ocio para el vicio, la enfermedad y la tontería, asimismo insania por la alimentación y las enfermedades iatrogénicas por el sistema médico oficial de salud con su basura medicamentosa y vacunas, pese a que me da que siguen jurando a Hipócrates estos peones diplomados al servicio de farMafia, etc. Esta sociedad está podrida y se le debe meter puntilla.

Piedra dijo...

Se echaron de menos unas buenas concertinas, por lo demás totalmente de acuerdo con el comentario anterior.

Saludos.

Anónimo dijo...

Lo de abolir los sueldos en una sociedad sin parásitos sociales, donde todos tengan la obligación de trabajar, teniendo todas nuestras necesidades físicas, educacionales y sanitarias atendidas, a la vez que nuestras inquietudes de ocio, filosóficas y espirituales, era como entendía Marx la sociedad comunista. No es la realidad en que vivimos, eso hay que conquistarlo. Nada redunda más en beneficio de esclavistas y parásitos, que usemos lo ideal como un narcótico en el que eludirnos de la realidad.
A mi entender, la guerra de clases la están ganando los del bando del Buffet, porque ellos hace tiempo que están convencidos de la imposibilidad de la reconciliación de clases. Mientras los del bando perdedor, todavía no. El tan manido ciudadanísmo postmoderno, no es más que un enmascaramiento de las diferentes clases sociales y las contradicciones que se derivan entre si. En ese sentido, los políticos de las llamadas "democracias" burguesas, no son más que los gestores de los negocios de la burguesía. Por lo tanto, de su bando.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...