4 de mayo de 2014

Maiakovski, sobre el capitalismo: "!el único remedio es destruirlo!"

Su majestad el capital, 
                             el rey no coronado, 
                                 la ciudad saqueaba, robaba, riqueza amontonaba. 

Mientras la clase obrera, encorvada y flaca 
                ocupaba su puesto antes las máquinas. 

Crecen las mercancías alzándose entre los mendigos, 
               el director, diablo calvo, con el ábaco hace cálculos, 
               refunfuñando: 
      
                         ¡Crisis!




El pan se pudre en grano almacenado, 
                       gorgotean las tripas vacías en el tugurio, 
                       ahogando con su ruido el llanto de los niños. 

Y un fuerte y fresco viento, 
                    las espumeantes olas de la revolución alzó de nuevo. 

Por primera vez ante la multitud enfervorizada, 
                                   surgió de pronto ante nosotros 
                                                            muy cercana 
                                                            la inaccesible palabra: 

                                   Socialismo.


Soy dichoso, 
      porque soy una partícula de esta fuerza, 
      porque son de todos hasta las lágrimas de los ojos. 

No es posible comulgar con más creencia, 
                                  con mayor pureza, 
                    que con este sentimiento grande, 
                                                         que se llama: 

                                   Clase.


Las banderas de nuevo sus alas abaten, 
                                       para lanzarse mañana otra vez al combate.


Enriqueciéndose, zampando y durmiendo, 
                                            el capitalismo se hinchó, 
                          se puso obeso, 
                          obeso se tumbó en el camino de la historia, 
                                            en el mundo, como en su cama propia. 

No es posible esquivarlo, 
                    ni pasarlo de largo, 
                                   el único remedio, 
 
                                   ¡es destruirlo!


Vladimir Mayakovski (Baghdati, Georgia, 1893 — Moscú, 1930)
 Fragmento de su poema “Lenin”

Visto en: Amistad HispanoSoviética

3 comentarios:

NallA ZenitraM dijo...

Siempre grande Vladimir Mayakovski, a pesar de su trágico final aportó mucho a la literatura revolucionaria. Gracias por compartir.
Un saludo.

Piedra dijo...

Destruirlo hasta los cimientos, pero hay que tener claro cuales son esos cimientos y para eso nada más que observar objetivamente la historia, todo lo demás...

Saludos.

Jose Luis Forneo dijo...

Piedra: los tengo claros. El cimiento del capitalismo es, como ya escribieron Marx y Engels en El Manifiesto Comunista, la explotación del hombre por el hombre, y la apropiación de esos primeros de los medios de producción para su exclusivo beneficio.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...