2 de octubre de 2009

¿Vuelven los GAL?

El diario Gara publica hoy una noticia segun la cual la desaparicion del ciudadano vasco Jon Anza se debio a un secuestro policial, y su muerte durante los interrogatorios, lo que provocaria posteriormente su entierro en algun lugar del estado frances.

Recuerdo tener el primer conocimiento de esta desaparicion el junio pasado, cuando en mis vacaciones pasadas en Guipuzcoa vi en una parada de autobus en Getaria el siguiente cartel



La desaparicion del militante politico vasco desataba ya entonces todas las sospechas de que la guerra sucia del estado español contra el independentismo ha vuelto a resurgir, recordando los lamentables e indeseables momentos del grupo terrorista GAL, dirigido desde las altas instancias del Ministerio del Interior por miembros del Partido Socialista Obrero Español, hoy de nuevo en el gobierno.

En los ultimos meses los actos violentos contra miembros de la izquierda abertzale han vuelto a aparecer: envio de cartas con una bala o incendio del caserio de familiares de etarras, secuestros por parte de la policia de antiguos presos o de simpatizantes de Batasuna, aparicion de Falange y Tradicion llamando a la violencia para defender España en Euskal Herria, y la radicalizacion de la persecucion y represion contra familiares y activistas politicos por el nuevo gobierno del PP (aunque dirigido por el socialisto Lopez).

La criminalizacion de las actividades politicas, acusandolas gratuitamente de apoyo al terrorismo, como si se tratara de un latiguillo legal, puede que este dando paso al emergimiento de acciones fuera de la ley como forma de lucha contra el independentismo vasco. Digo emergimiento porque en las profundidades de las carceles los organismos internacionales ya han denunciado reiteradamente que la ley muy a menudo no se respeta (ejemplo, Amnistia Internacional).

La desaparicion de Jon Anza puede ser la prueba concluyente de que el talante del gobierno de Rodriguez Zapatero ha desaparecido por completo, y que el ejemplo de su antecesor, el hoy multimillonario Felipe Gonzalez, haya sido elegido como el modelo a seguir.

Los defensores de que la violencia se combate con mas violencia, de los que en España hay muchos, aplaudiran que las policias y los jueces se salten las leyes para combatir al terrorismo. Sin embargo, la democracia, esa que tanto se defiende de boquilla por las instituciones y los partidos, se basa en el respeto de la ley, y sin este imperio de la ley no puede haber democracia. Un estado que se salta su propia ley para luchar contra los que utilizan la violencia se convierte en un estado fascista, e igualmente los ciudadanos que apoyan esta actitud.

Hay que decidir si queremos vivir en una democracia, donde la ley y el dialogo sean la esencia de nuestra politica, o aceptamos que nuestra democracia es una eufemismo para ocultar nuestra realidad todavia franquista. Esta realidad que despues de mas de 30 años todavia ensucia, corrompe y deforma nuestra supuesta libertad.

Me gustaria saber que opina de la situacion el Partido Popular, que tanto redito electoral saco del juicio contra los dirigentes del GAL, Vera y Barrionuevo, militantes ambos del PSOE, y que tanto critico entonces que la lucha antiterrorista se hiciera fuera de la ley.

El diario Gara, como digo, ha publicado la siguiente noticia sobre la desaparicion de Anza. Dice citar fuentes "de toda solvencia". A ver que responde el Ministro del Interior, Rubalcaba, que ya formo parte tambien del gobierno en el que se gestaron los GAL, y si es capaz de demostrar que no es asi o, de lo contrario, tomar las acciones oportunas contra GARA por mentir (aunque eso supondria iniciar investigaciones que a lo mejor al gobierno no le interesan).


¨UN CUERPO POLICIAL ESPAÑOL HABRIA ENTERRADO A JON ANZA EN SUELO FRANCES"

Según fuentes de toda solvencia a las que ha tenido acceso GARA, el donostiarra Jon Anza habría sido interceptado en el tren que tomó en dirección a Toulouse, el 18 de abril, por agentes de un cuerpo policial español. El secuestro del militante de ETA, gravemente enfermo, habría dado paso a interrogatorios ilegales en cuyo transcurso falleció. Estas fuentes aseguran que decidieron entonces deshacerse del cuerpo sin vida, enterrándolo en territorio francés.

Gari MUJIKA DONOSTIA

Nuevos datos sobre la desaparición del militante de ETA Jon Anza mientras se dirigía a una cita con miembros de la organización armada, el pasado 18 de abril, apuntan hacia un inequívoco desenlace: el fallecimiento del ex preso donostiarra. Según informaciones a las que ha tenido acceso GARA, facilitadas por fuentes que han tenido contacto con conocedores directos del caso, se confirma la autoría de un cuerpo policial español en la interceptación del donostiarra, hace ya medio año, así como en su secuestro.

Los datos existentes se pueden resumir así: Jon Anza, que aquella mañana se dirigía en tren desde Baiona a Toulouse a un encuentro con varios miembros de ETA -según reveló después la propia organización armada-, y que estaba aquejado de una grave enfermedad por la que se hallaba casi totalmente ciego, habría sido interceptado por agentes de un cuerpo policial español en el trayecto ferroviario. Tras hacerle descender del mismo, el militante do- nostiarra habría sido secuestrado por los policías y, acto seguido, sometido a interrogatorios ilegales, en cuyo transcurso falleció.

Estas fuentes aseguran que el cuerpo sin vida del militante donostiarra fue, además, enterrado en algún punto del Estado francés. Desconocen, sin embargo, si para todo ello los miembros del cuerpo policial español contaron con alguna connivencia o colaboración de las autoridades o los policías franceses, o si actuaron sin ella.

Emplazamiento a Rubalcaba

Ante estos nuevos datos, cabe recordar la interpelación pública que el dirigente del PNV Joseba Egibar realizó a finales de agosto al ministro español de Interior: «Sería bueno que Rubalcaba explicara si la Policía española detuvo a Jon Anza en territorio francés», preguntó.

Rubalcaba respondió con el silencio. En realidad, sólo una vez ha contestado a una interpelación sobre el paradero de Anza. En una rueda de prensa en Gasteiz, el ministro español respondió así la pregunta realizada por GARA: «Es evidente que las FSE no tienen nada que ver con esa desaparición. Más bien entiendo que forma parte de un problema de ETA, y así nos lo ha hecho saber ETA. Al final hay hi- pótesis por ahí que son fáciles de imaginar. Pero nada que ver con las FSE».

Los datos sobre este desenlace de Jon Anza cobran más fuerza aún si se atiende a los últimos casos de secuestros policiales o parapoliciales de ciudadanos vascos. Por ejemplo, el que padeció el refugiado político Juan Mari Mujika el 11 de diciembre del pasado año en Donapaleu, cuando fue interceptado por varios policías que se dirigieron a él en francés, pero que luego se identificaron como policías españoles. Lo tuvieron secuestrado dos horas en una chabola abandonada, donde fue sometido a interrogatorios ilegales, bajo amenazas contra su hija, entonces encarcelada en Madrid.

Aumento de secuestros políticos

En mayo llegó el caso del ex preso bilbaino Lander Fernández, secuestrado por agentes que se identificaron como ertzainas. Tras formularle la misma exigencia de colaboración, Fernández denunció que fue apaleado. Después de narrarlo públicamente, fue detenido y encarcelado por mandato de la Audiencia Nacional española.

Otro caso espeluznante fue el que denunció el ex preso de Arbizu Alain Berastegi, abordado en julio a punta de metralleta por doce encapuchados y secuestrado en un monte de difícil acceso durante al menos siete horas, después de que unos falsos clientes requeriesen de sus servicios como albañil.

Recientemente se ha sabido que, en este caso en Iruñea, fue retenido por la fuerza y bajo fuertes amenazas Dani Saralegi, de la plataforma Gora Iruñea!¨.

http://www.gara.net/paperezkoa/20091002/159463/es/Un-cuerpo-policial-espanol-habria-enterrado-Jon-Anza-suelo-frances

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...