30 de noviembre de 2014

Entre represores anda el juego: Juan Carlos, el rey franquista, condecoró a 56 torturadores argentinos

El estado español, así autodenominado "democrático", otorgó al menos 56 condecoraciones a torturadores argentinos durante la dictadura de Videla y su panda de asesinos. El régimen encabezado por el rey franquista, elegido a dedo por nuestro dictador patrio, probablemente un modelo para los sanguinarios criminales argentinos, Juan Carlos I, no tuvo ningún tapujo (al fin y al cabo fue bien formado por el Caudillo para heredar sus formas y métodos, aunque los tiempos le obligaran a pasarlos por un maquillaje aparentemente democrático), en felicitar y premiar a los asesinos del otro lado del océano, como corresponde al continuador, sin solución de continuidad, de la legalidad impuesta tras la Guerra Civil en España por los terroristas que se levantaron contra la última democracia española en 1936.

http://images.eldiario.es/politica/dictador-argentino-Videla-Juan-Carlos_EDIIMA20130117_0560_4.jpg
Dos fascistas peligrosos
Afortundamente, hoy en Argentina se están investigando aquellos crímenes, algo que en España, todavía continuadora de aquel régimen, muy al contrario, se ocultan y se protege a los asesinos.

Según ha publicado el diario Público, entre el 24 de marzo de 1976 —día en el que Jorge Rafael Videla y sus hombres perpetraron el golpe de Estado sangriento en Argentina— hasta el 10 de diciembre de 1983 —fecha en el formalmente se retornó a la democracia— el Estado español otorgó la friolera de 56 condecoraciones a integrantes de la dictadura argentina. Cuarenta y tres de ellos eran militares con diversos grados de responsabilidad en la represión y la tortura. Del mismo modo, otros 13 civiles —en su mayoría miembros del cuerpo diplomático de Videla— recibieron distinciones con membrete español.

Estas cifras convierten a España en el país que más condecoraciones entregó al sangriento régimen argentino. Ninguna de ellas ha sido revocada, por lo que todos sus titulares aún siguen ostentándolas. Los que ya fallecieron, como el propio Videla o el almirante Emilio Eduardo Massera, mantuvieron estos títulos en sus respectivos currículos hasta el último día de vida. A pesar de haber sido despojados de todo rango militar por el Estado argentino, en sus legajos personales seguían vigentes las condecoraciones otorgadas por Madrid.

El exgeneral Videla y otros siete miembros de la represión fueron condecorados en noviembre de 1978, poco antes de que Juan Carlos I iniciara su polémica visita oficial a la Argentina fascista. En el caso del dictador, fue el propio rey Juan Carlos quien le entregó en mano el Collar de la Orden de Isabel la Católica, una distinción que pone de manifiesto"aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la Comunidad Internacional" (unas palabras que nos recuerdan que en España, incluso todavía hoy, se sigue pensando que la tortura, la dictadura, o el terrorismo de estado son actos de los que hay que vanagloriarse).

 
Un par de meses antes, Juan Carlos I ya había otorgado a Videla la "Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar con Distintivo Blanco", en atención a sus "méritos y circunstancias". Así consta en el decreto firmado entonces por el monarca y por el entonces ministro de Defensa, Manuel Gutiérrez Mellado. Los nombres de ambos también están al pie de la distinción otorgada al almirante Massera el 19 de octubre de 1977. Veinticuatro horas después, el represor inició un viaje oficial a España, donde "mantuvo entrevistas con las más altas autoridades de este país que favorecieron una mayor compenetración con la gestión de gobierno de la Junta Militar Argentina", reseñaba un informe de la embajada en Madrid.

De acuerdo a este documento, Massera "mantuvo contactos con el rey Juan Carlos I, el presidente del Gobierno Adolfo Suárez González, el viceministro de Gobierno y ministro para la Defensa, Manuel Gutiérrez Mellado, el canciller Marcelino Oreja Aguirre, el presidente de las Cortes Españolas Antonio Hernández Gil y el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Ángel Escudero del Corral".

http://www.izaping.com/wp-content/uploads/2013/05/rey-franco.jpg
Juan Carlos, iniciador de la monarquía instaurado por Franco
Muy pocos días después, el rey volvería a abrir las puertas de su despacho a los miembros de la Fragata Libertad, el buque-escuela argentino que había anclado en el puerto de Vigo. Al frente de la misión estaba el Capitán de Navío Lorenzo de Montmollín, exjefe de Inteligencia Naval. Tras desplazarse a Madrid en aviones del ejército español, la delegación fue amablemente atendida por Juan Carlos I en la mañana del 3 de noviembre de 1977. Ese mismo día, el monarca otorgó a Montmollín la "Orden al Mérito Naval de Primera Clase". Según consta en un informe elaborado por los diplomáticos argentinos, el resto de los marinos también fueron condecorados.

Ese mismo mes de noviembre, España recibió la visita oficial de una delegación de la Escuela de Aviación Militar argentina, al frente de la cual se encontraba otro titular de una distinción española: el brigadier Orlando Capellini, poseedor de la Gran Cruz del Mérito Aeronáutico desde hacía ya varios meses. A la hora de conceder el título, ni el rey ni el entonces ministro del Aire, Carlos Franco Iribarnegaray, tuvieron en cuenta que Capellini había estado al frente de un intento de golpe de Estado previo al de Videla, en diciembre de 1975. Este amante de las dictaduras falleció en 2011, con su condecoración española tan vigente como en los años de uniforme.

La nómina de argentinos distinguidos por sus "méritos" incluye también a otros destacados jefes de la represión, como el vicealmirante Armando Lambruschini —titular de la Gran Cruz del Mérito Naval con Distintivo Blanco— o Roberto Eduardo Viola, sustituto de Videla en la Presidencia del salvaje régimen. En su caso concreto, el rey y el ministro Gutiérrez Mellado le hicieron merecedor de la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar. El decreto fue firmado por ambos el 28 de septiembre de 1979. Para entonces, las Fuerzas Armadas argentinas ya habían asesinado a miles de compatriotas.

Asimismo, uno de los represores más activos de la represión en la norteña provincia de Tucumán, Juan Carlos Medrano, actuó durante toda la dictadura con una distinción made in Spain: el 5 de abril de 1976, apenas 11 días después de producido el golpe de Estado, España le hizo llegar la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Blanco de Primera Clase. Hoy está en el banquillo de los acusados, respondiendo por varios casos de secuestros, desapariciones y asesinatos.

En idéntica situación se encuentra el vicealmirante Eduardo René Fracassi, poseedor de la Gran Cruz del Mérito Naval desde noviembre de 1978. En la actualidad, su nombre figura en la carátula de un expediente judicial: "Fracassi, Eduardo René y otros por privación ilegal de la libertad agravada, reiterada, aplicación de tormentos reiterada, homicidio agravado reiterado a Aguilar, Guillermo Aníbal y otros" puede leerse en una causa que se tramita ahora mismo en Argentina (al menos en Argentina, al contrario que en la paradójica España de la "democracia franquista", sí se juzgan los crímenes de la dictadura).

Además de personajes tan siniestros como Fracassi, Medrano o Massera, el listado de condecorados por el rey Juan Carlos abarca a miembros civiles de la dictadura, como el funcionario Julio César Carasales, encargado de defender los intereses del régimen en la OEA, o distintos integrantes de la embajada argentina en España, como Juan Bautista Vilarullo, Omar Ricardo del Azar Suaya o Francisco Villamil.

Ver la noticia en Público 

2 comentarios:

Piedra dijo...

A ver si es que aquí no condecoró a asesinos y torturadores, creo que por parte de ese periódico es una forma de desviar esta verdad, no hay que cruzar el océano para encontrar esas mismas acciones aquí, pero es mejor llevar el "pecado" lejos para desviar la atención.

Saludos!

Jose Luis Forneo dijo...

No obstante, hasta Felipe Gonzalez premio a los asesinos argentinos

http://www.publico.es/politica/559330/el-gobierno-de-felipe-gonzalez-condecoro-a-uno-de-los-jefes-de-la-dictadura-argentina

!De algún lado tenía que venirla la inspiración del terrorismo de estado! De estas y otras dictaduras criminales tan del gusto Felipe y Juan Carlos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...