10 de noviembre de 2011

Entrevista a Julio Anguita con motivo del 20N

Con Julio Anguita la coalición Izquierda Unida consiguio su más alto techo electoral en el Parlamento Español... Hoy, despues de su retirada, sigue siendo uno de los representantes de la izquierda mas admirados y respetados, seguramente por la coherencia y claridad de su mensaje.

Es cierto que pertenecio y sigue haciéndolo al Partido Comunista de España, tras la traición a la clase obrera al pactar con los franquistas para diseñar y participar el simulacro de democracia que hoy sufrimos, bajo la figura simbolica, pero muy bien alimentanda con los impuestos de todos, del heredero del Caudillo genocida.

En la siguiente entrevista, celebrada con motivo de las proximas elecciones del 20N, Anguita recuerda a su partido que la unica manera de crecer es romper definitivamente con PSOE y PP, y asumiendo el papel de único partido de izquierda a nivel nacional, ya que el primero es totalmente una copia del segundo, y ambos son dos caras de la misma politica con algunos matices superficiales. Deberia acabar la dependencia de la coalicion IU con respecto al PSOE, y llevar a cabo una politica verdaderamente autonoma.

En cuanto a la situación económica, Anguita afirma que estamos abocados a salir del euro (!menos mal!), y que para salir de la crisis la unica opcion es que los gobiernos respondan a los ciudadanos y no a los mercados, pues la economia, al contrario de lo que se acepta hoy como verdad absoluta y dogmatica, depende de las decisiones que aquellos tomen (es decir, lo que es de toda la vida una democracia de verdad, y no la que nos venden que simplemente simula muchas libertades pero solamente beneficia a los grandes capos que controlan el mercado).

Aunque ya he dicho que Anguita no es perfecto, con el panorama electoral que tenemos encima sus palabras suenan casi a revolucionarias. Ademas, siempre se echa de menos su discurso pedagogico, al estilo de los grandes líderes del comunismo internacional, que no hablaban para convencer a traves de las emociones y el asombro irracional , sino de los argumentos y el sentido común:

¿Por qué la derecha puede ser la ganadora de la actual crisis sistémica?

¿Se refiere usted a la derecha de siglas, no?

Al PP.

Es que a mí me gustan ciertas precisiones. Si hablamos de siglas, tenemos al PP, que representa, efectivamente, a la derecha; y luego está el PSOE, cuyas siglas en el imaginario colectivo son de izquierdas. Pero desde la aparición de los Tony Blair y los Felipe González, la política que los socialdemócratas han puesto en marcha, especialmente en la última década, es una política conservadora. Los conceptos de derecha e izquierda hay que matizarlos, sobre todo si se refieren a siglas o al programa.

¿PP y PSOE son lo mismo?

Están en el mismo sitio. Yo fui el autor del discurso de las dos orillas [según el cual PP y PSOE están a un lado e IU a otro], que fue rechazado fuera de IU y, en parte, dentro de ella. No digo que sean lo mismo. Su estructura de voto y sus militantes son distintos. Pero repasemos: están de acuerdo con la ley electoral, la política europea, la política exterior, la reforma del mercado laboral… Dígame dónde están las diferencias.

Rubalcaba recurre a Felipe González y a Alfonso Guerra, dirigentes de su época. ¿Qué sensación le produce?

Las campañas electorales no sirven para hacer comparaciones. Lo de Sevilla es una excepción: las palabras son las que mandan y la vacuidad del contenido socialista es notoria.

¿Por qué IU no recoge esos votos?

Es el eterno problema. Todavía no hemos decidido soltar amarras, presos del discurso de “que viene la derecha”. Ocurrirá cuando IU rompa definitivamente con PP y PSOE y se dirija a la población con un discurso radical pero sereno y plantee la única salida posible: el cumplimiento de nuestras leyes, de la Constitución española, violada reiteradamente.

¿En qué se diferencia la IU de Cayo Lara de la suya?

Muchos años (ríe). Entonces estábamos transidos de debates en torno a Maastricht: cómo Maastricht nos dividió, cómo Maastricht sembró la semilla de conflictos de la moneda única, etcétera. El tiempo nos ha dado la razón. Aquello fue el origen de lo que hoy tenemos.

Pactos de Estabilidad, constitucionalizar el déficit y todo eso, ¿no?

Hay algo más grave. La constitucionalización del déficit es una política conservadora asumida por el PSOE. Pero es que Maastricht limitó el déficit público a un máximo del 3% y, si es cierto lo que he escuchado, PP y PSOE quieren imponer en la siguiente legislatura un techo del 0,3%. Y lo peor de todo: la prioridad absoluta que se ha decretado para pagar la deuda. Eso es un atraco al pueblo español urdido por las dos fuerzas políticas más importantes.

¿Y el euro?

Estamos abocados a salir de él. Totalmente. O nos salimos o nos echan. Lo decían los economistas que trabajaban con IU en mi época. La deuda no se puede pagar, se pongan como se pongan. ¿Condonar? ¿A cambio de qué contrapartidas? ¿Y para qué sirve el G20? Un show donde no se acuerda nada, y lo que se acuerda no sirve. ¿Dónde están los paraísos fiscales? ¿Qué es la UE? Una almáciga con tres, cuatro, cinco velocidades.

¿Qué salida hay a los ajustes en Europa?

Fuerza política en torno a dos ideas muy claras: que la economía, primero, esté supeditada a los dictados que le da la sociedad a través de los Gobiernos; y segundo, que la economía esté supeditada a la biosfera. Para que ambas iniciativas campeen como los ejes rectores de una alternativa hace falta, insisto, fuerza política.

¿Cómo se construye?

¡De algún sitio habrá que empezar! Cuando hayamos concedido a los empresarios el despido gratuito, les hayamos eximido de pagar cuotas a la Seguridad Social, librado de pagar horas extraordinarias… habrá que preguntarles: ¿en qué sectores piensan invertir? ¡No lo saben! El capitalismo ha llegado a su fin, pero los empresarios no quieren aceptarlo y siguen erre que erre con su letanía absurda y cutre de abaratar el despido. ¿Quién puede hoy crear puestos de trabajo? Los poderes públicos y la sociedad. Educación, sanidad y medio ambiente. A una parte de la población le pasa como a Concha Piquer: prefiere vivir soñando a conocer la verdad. Lo que digo es duro. Se ha terminado una época histórica, y eso siempre es doloroso de reconocer.

¿Qué le parece el 15-M?

Es algo que yo he saludado alborozado, pero que no es la panacea. El 15-M también está verde. Yo cambiaría algunas cosas de su lenguaje, como el “no nos representan”. Alguien podría replicarles: y vosotros, ¿me representáis a mí? Que no se crean tan estupendos en determinados momentos, que diría Max Estrella en "Luces de Bohemia". Es una esperanza en tanto sea capaz de integrar a más gente. Han desencadenado unas expectativas que bien merecen una segunda fase. La calle es importante. Pero más son los miles que no salen, porque luego esos son los que van silenciosamente y votan.

¿Vienen nubarrones después del 20-N?

Los nubarrones ya están. Otra cosa es que se carguen. Si gana Rajoy, va a asumir la política de ajustes que el PP hace en sus comunidades. Si gana Rubalcaba, va a hacer lo mismo, con distintos acentos. Son diferentes, sí, pero están en la misma orilla.

http://www.insurgente.org/

9 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Una mente lúcida que defiende verdades que algunos no quieren asumir.
Besos

FEPETE dijo...

Casi totalmente de acuerdo con Anguita. Digo "casi" porque la Constitución neofranquista vigente debe derogarse si por parte de la izquierda es asumido que no puede haber ruptura democrática sin proclamación de una República (si no es burguesa, mejor). Anguita es muy reformista pero no muy revolucionario. Es decir, lo mismo que se puede predicar a grandes rasgos de IU.
Un saludo de Federico.

Mario Siles García dijo...

Cuando escucho/leo a este hombre casi maldigo la circunstancia de ser demasiado joven para haber vivido de cerca esa "época dorada" de IU con él a la cabeza.

Pero con sus declaraciones, videos y demás, he podido observar que sin duda Julio Anguita goza de algo de lo que carecen la mayoría (por no decir todos) de los políticos de hoy día: locuacidad, y respeto.

Fernando dijo...

Mari Siles Garcia,estoy de acuerdo,respeto a la constitución impuesta a sangre y fuego.un saludo

Disidente del Capitalismo dijo...

"Ocurrirá cuando IU rompa definitivamente con PP y PSOE y se dirija a la población con un discurso radical pero sereno y plantee la única salida posible: el cumplimiento de nuestras leyes, de la Constitución española, violada reiteradamente".
¿Qué la única salida posible no es la revolución?
La verdad es que IU tanto en el discurso como en la práxis son totalmente socialdemócratas. No creo que con el cumplimiento de la ley española, la ley de un país capitalista, se pueda llegar más lejos que al capitalismo, aunque quizás más "user friendly", aunque lo dudo mucho. Es el mismo problema que existe en Chile con los miembros del PC, aunque con una diferencia: mientras el PCE habla de hacer cumplir la ley, el PC de Chile habla de cambiar las leyes, la constitución Pinochetista, etcétera. Ambas alternativas son totalmente insuficientes, mientras el primero confía en la legalidad capitalista, el segundo confía en el poder del parlamento capitalista para poder resolver los problemas. En ambos la perspectiva es completamente reformista, pero al parecer el PCE es aún más socialdemócrata que el PC de Chile, se nota aún el eurocomunismo.
Esot lleva a paradojas interesantes, sobre todo para partidos que se dicen y se hacen llamar "marxistas": mientras el capitalismo se impone por todos los medios, incluídos la presión de las potencias capitalistas y el uso de métodos diplomáticos que socavan la soberanía de los países, pero principalmente la soberanía popular que en último caso choca directamente con los intereses de la Clase Trabajadora, los PCs y el PCE en particular se vuelve más demócrata burgués y defensor de la institucionalidad burguesa olvidando que al fin y al cabo el aparato estatal le sirve a los intereses de la clase burguesa.
Con comunistas como esos, los capitalistas no necesitan socialdemócratas para desmovilizar a la clase trabajadora.

Jose Luis Forneo dijo...

Hola Disidente.

Tienes toda la razón. Anguita, en comparacion con el resto del panorama de partidos parlamentarios, tiene un discurso atractivo, pero no por eso deja de ser socialdemocrata y, como tu bien señalas, sigue anclando las politicas posibles a las leyes capitalistas y a la Constitucion franquista. Asi que, ¿que politica revolucionaria se puede hacer si tienes que ajustarte a la ley de la oligarquia? IU y Anguita son socialdemocratas, no marxistas. Hace mucho tiempo que dejaron de serlo. Aunque eso no quita que entre sus representantes haya ciertas diferencias claras.
Un saludo

FEPETE dijo...

Bueno, pero eso ya lo había dicho yo antes, señor Forneo, señor Disidente del Capitalismo. Mi antiguo amigo de pandilla Anguita no acaba de coger el toro por los cuernos. El PCE y el Partido Comunista chileno son reformistas. El primero de ellos incluso traidor a la lucha comunista antifranquista en la clandestinidad.

IU es keynesiana, reformista del capitalismo. Esto sólo sirve para solucionar problemas a corto plazo, no a medio y a largo.

Un discurso coherente con la línea marxista-leninista, revolucionaria, sin reformismos, es del PCPE, desde luego. Carmelo Suárez no se anda por las ramas.

Un saludo.

Jose Luis Forneo dijo...

Cierto Fepete, tu lo habias dicho antes. Perdona que no tenga tiempo para contestar todos los comentarios, que por supuesto se agradecen siempre...

Un saludo

marcelino dijo...

¡Qué razón tiene Anguita!Pero esto en la calle, en el bar se reconoce pero no en cuanto se pone por medio un medio oficial, una prensa instalada,etc. Con lo de "la transición que nos hemos ganado y la cosa de votar" pues nada. Todo igual. Pero el tiempo pasa y las cosas se van "despertando"...Salu2.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...