24 de diciembre de 2012

Estrella Roja: que continue la lucha

Con el siguiente poema del comunista rumano Mihai Benuic quiero mandar un deseo desde aquí a todos los soñadores y luchadores del mundo, a todos aquellos que, como afirmaba el Ché, son todavia capaces de indignarse ante la injusticia y unirse para enfrentarse a los que la comenten, algunos haciéndo lo que pueden en su barrio, en su fábrica,  o en su blog, y otros muchos que en sus montañas, selvas, o ciudades imitan al revolucionario argentino con su ametralladora o su grupo de combate.

La lucha, es cierto, ha de adaptarse a las circunstancias, pero siempre hay que tener claro que el comunismo es un largo camino y que tenemos que seguir dando pasos sin rendirnos y sin renunciar a nuestros ideales engañados por las migajas de la comodidad y del pájaro en mano.

El comunismo, la sociedad en la que ningún hombre explote a otro hombre, es una estrella roja, como dice Benuic, que nosotros miramos soñando alcanzar desde nuestro telescopio... Y aunque nos parezca inalcanzable y los logros en el camino siempre imperfectos, tenemos que seguir inspirándonos en  ella y luchando para que en un mundo de justicia, igualdad y solidaridad no quede ni un explotador, ni un capitalista, ni un mentiroso, ni ningun rey capaces de ocultarnos de nuevo la luz y de hacer que nos resignemos a seguir viviendo en la oscuridad.
 
Estrella roja, Mihai Benuic
(traduccion propia)

Se chocan las nebulosas
los sistemas solares, las estrellas,
los astros se apagan y devienen
materia muerta,
y resucitan despues como una supernova,
mientras los átomos murmuran..

Las esferas cantan,
y se alejan millones de años luz,
o se acercan, ¡Quien sabe!
Limitado por el infinito,
esta el hombre, en el cabo de Buena Esperanza.


Nombra las estrellas sin número,
mide la lejania sin fin,
y corre con su pensamiento,
a veces adelante, otras hacia atrás,
construyendo efimeras verdades y grandes sueños
sobre incertidumbres cada dia mayores.


El sueño está lejos,

como las rojas estrellas inmensas,
que son miles de veces
más poderosas que nuestro sol,
en cuanto a su luz, en cuanto a su calor.


La libertad es una estrella roja
y el hombre la observa, soñador,
a traves de su telescopio.

3 comentarios:

Coruscante dijo...

¡Muy bueno!

Ciberculturalia dijo...

Magnífica poesía.Acertadísima felicitación. Besos

thescarletrevolutionary dijo...

El mejor regalo en estas fiestas, Luis. Cordiales saludos a ti y a Carmen, de Ciberculturalia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...