10 de enero de 2011

Las FARC totalmente preparadas para la paz y para la guerra

El pasado 29 de diciembre las FARC-EP dieron a los colombianos un mensaje para el año 2011: el ejercito del pueblo esta totalmente preparado tanto para la paz como para la guerra.

El texto completo y el video del mensaje, difundidos por la Agencia ANNCOL (www.anncol.eu) a continuación:




Camaradas del Secretariado del Estado Mayor central, Estados Mayores de bloques y frentes, Comandos Conjuntos, mandos de Columnas Compańías, Guerrillas y Escuadras, guerrilleras y guerrilleros, integrantes de las milicias bolivarianas, compańeros del PC3 y Movimiento Bolivariano, reciban un cálido saludo revolucionario, colmado de mis mejores deseos por un ańo nuevo colmado de éxitos.

Al despedir el ańo que termina y saludar al 2011 envío a través de todos ustedes un mensaje solidario a los millones de colombianos que en estas épocas de intensas lluvias han sido víctimas de inhundaciones y derrumbres como consecuencia directa de la inclemente, desmedida e irracional explotación capitalista de nuestras riquezas naturales, del aumento incontrolado de las áreas destinadas a grandes potreros ganaderos que aceleran la erosión del suelo patrio, y, consecuencia también de la imprevisión, el desgreńo y la corrupción que caracterizan la gestión de la administración pública en Colombia.

Saludo al pueblo que aguanta sobre sus hombros el peso de la crisis secular de nuestra sociedad, generada por la dependencia neocolonial de Washington, por el terror del Estado, por las estrategias neoliberales del régimen, por la estructura latifundista de nuestros campos y la corrupción que envenena las costumbres políticas, paraliza el progreso y acrecienta las grietas sociales.

De la multicplicidad de aspectos de primer orden que deberá abocar a Colombia en el 2011, reclamo especial atención alrededor de dos proyectos de ley que hacen trámite en el parlamento, relacionados uno, con la reparación de las víctimas de la violencia que sufre el país desde hace más de 62 ańos, y el segundo alrededor de la propiedad y usufructo de la tierra, temas interdependientes el uno del otro, dos caras de la misma moneda, vertebrales en la historia reciente de Colombia, muy densos para su tratamiento, pero esenciales, si se busca fomentar un futuro de reconciliación y democracia.

Los dos temas necesitan, y eso lo debemos luchar, bases ciertas y manejos serios, si se pretende contribuir de verdad a la solución del conflicto; en el primero el punto de partida debe ser el reconocimiento taxativo de los partidos tradicionales y del Estado, de su responsabilidad en el inicio de esta fase de la confrontación que nos azota desde 1948, dinamizada posteriormente durante la guerra fría, con la inserción de la doctrina de la seguridad nacional como concepción de Estado en Colombia. Un reconocimiento tal, desataría vertiginosamente un proceso de reconciliación basado en la verdad.

En el segundo, sobre una reforma agraria, es inaplazable regresar las tierras usurpadas en todos estos ańos a sus verdaderos dueńos, a colonos y campesinos, así como restituír las suyas a las comunidades indígenas y entregar las que pertenecen a las comunidades negras; esto es imperioso, pero todo el proceso sería un esfuerzo inocuo sino se tiene como sustento la desición de liquidar el latifundio que crece como un cáncer.

Según un estudio del Instituto Geográfico Agustín Codazzi y de CORPOICA del ańo 2001, las fincas de más de 500 hectáreas correspondían al 0.4% de los propietarios que controlaban el 61.2% de las superficie agricola, en un proceso de progresiva e infame concentración que viene de ańos atrás y que no para.

Una ley de tierras moderna y con visión estratégica, sembradora de paz, deberá incluir inexorablemente ayudas económicas y tecnológicas, facilidades para el mercadeo, vías, pero ante todo y necesariamente armonizar en ella lo social, lo territorial, lo cultural, lo ambiental y lo espacial en todos sus considerandos y prospecciones.

Estos dos proyectos de ley tienen un condicionante esencial en su elaboración, analisis, discusión, aprobación y concresión deben participar protagónica y decisoriamente los sectores afectados, el pueblo que ha sufrido en carne propia la violencia del Estado, del paramilitarismo y del latifundio.

Sería iluso pensar que un parlamento como el actual de tanta y tan reconocida herencia y representación narcoparamilitar va a sacar adelante una ley de tierras y una de reparación de víctimas que favorezca en justicia a los sectores populares.

Haciendo parte estos dos aspectos de la raiz del conflicto colombiano es evidente que se requiere de un escenario realmente democrático y representativo que agarre el toro por los cachos y proyecte una solución definitiva.

Con estos dos, otros temas reclamaran en el 2011 prioridad en el debate nacional como el inexorable desenmascaramiento del régimen delincuencial, mafioso y cipayo de Álvaro uribe, el terrorismo del Estado, las concesiones mineras a las grandes transnacionales, el recalentamiento global, el TLC, la decreciente calidad de vida de los trabajadores colombianos bajo la estrategia neoliberal en curso, el desempleo, la inestabilidad laboral, la humillante precariedad de los salarios, la corrupción, la reconstrucción de las viviendas, economías y poblados arrasados por las lluvias en estos meses; aspectos todos a travesados por el debate electoral para alcaldías y gobernaciones.

En todos esos análisis, movilizaciones y briegas partciparemos vigorosamente con la plataforma bolivariana como faro, buscando que la unidad y organización del pueblo afiance sus luchas reivindicativas, las potencie, les posibilite ganar confianza en su fuerza independiente al mismo tiempo que aprende de su propia experiencia.

En todas esas jornadas seremos referentes o protagonistas desde la clandestinidad o desde la trinchera. No cejaremos un solo instante de luchar por la solución política del conflicto, por principios, por las certezas que nos motivan, porque somos revolucionarios porque amamos la paz. Las condiciones para lograr la justicia social, la democracia, la soberanía y el socialismo, nos las impuso el Estado, no las escogimos nosotros.

Entendemos que nuestra dura cotidianidad hace parte de nuestro compromiso y concepción de la vida, de nuestros ideales políticos de nuestra ética y convicciones. No nos quejamos. Por ello y mientras no encontremos entre todos los caminos de la reconciliación y la convivencia democrática continuaremos desarrollando la guerra de guerrillas intensamente para resistir la agresión, participar dinamicamente en las luchas políticas y sociales y para abrirle caminos al poder popular y ala Nueva colombia.

No en vano hemos resistido en los últimos 12 ańos la más grande ofensiva imperial en Latinoamérica contra una fuerza revolucionaria, con más razones, realidades sociopolíticas, ideología, moral revolucionaria y esfuerzos, que recursos económicos, así les duela a nuestros detractores.

Con las banderas del canje en alto saludo a todos los prisioneros de guerra a los presos políticos, mi abrazo solidario y combativo a todos ellos y a ese símbolo de la dignidad fariana que es Simón Trinidad extraditado por un bandido mafioso, y condenado en un juicio político amańado en los Estados Unidos; nuestro afecto colectivo a simón Trinidad que mostró ante el mundo la solidez de la moral que nos cimenta.

Saludo a las camaradas prisioneras que enfrentan con dignidad y altivez revolucionaria las continuas provocaciones y humillaciones de que son objeto por no ceder ni al asqueroso chantaje oficial, ni a las ofertas rastreras de algunas ONG´S de gruesas chequeras y reaccionarios pensamientos. La condición de guerrillera fariana no tiene precio sólo genera compromisos, orgullo y la inmensa satisfacción de vivir de pie con la frente en alto desbordando transparencia y entrega en la lucha por la nueva sociedad.

Saludo a los familiares de nuestros presos tan olvidados por los medios de comunicación. saludo a los guerrilleros, a los milicianos, a los combatientes bolivarianos y luchadores populares que se reponen de sus heridas o que han sido mutilados o dejados inválidos producto de los impactos de los sofisticados arsenales oficiales de la última tecnología que si están aprobados por el Derecho Internacional Humanitario.

En el 2011 redoblaremos actividades en todo sentido con la fuerza que nos proporcionan nuestras convicciones, el cuidado que nos impone la experiencia y el enorme aliento de todos los camaradas caídos y el de Manuel, Jacobo, Raúl, Iván, el de Jorge Briceńo, ese huracán de verdades y compromisos revolucionarios, ese titán pleno de consecuencia en su pensamiento y práctica como combatiente bolivariano.

A todos el saludo convocante de las FARC-EP por avanzar el ańo que inicia en la solución política del conflicto, la justicia social, la soberanía nacional y la plena participación democrática del pueblo en la forjación de su destino.

Éxitos en el 2011, fuerte apretón de manos y hasta la victoria


2 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Esto demuestra que las FARC-EP nunca fueron terroristas. Sólo insurgentes.

Hablando de otra cosa, Jose Luis, al igual que tu felicitaste el año a JMAlvarez (también yo lo hice)te felicité a ti a través del blog de Dizdira.

¡Salud!

Jose Luis Forneo dijo...

Muchas gracias por la felicitación, RAFAEL. A veces uno no puede estar pendiente de todos los comentarios de los blogs amigos. Personalmente felicite a todos los blogs de la gente que lucha por un mundo mejor desde mi blog, y en esa felicitacion (tanto en Vallekano como en Cuestionatelotodo) estas incluido tu.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...