9 de septiembre de 2014

Casi dos millones de parados españoles, dos de cada cinco, no cobran prestación de desempleo

En la primera mitad de este año, más de 225.000 personas perdieron su subsidio de desempleo. A día de hoy, casi dos millones de parados no cobra prestación, el triple de los que había en 2008.

Fuente: Ministerio de Empleo
Según datos del Ministerio de Empleo,  1,9 millones de parados españoles, es decir dos de cada cinco, no reciben ningún tipo de prestación. La principal razón es el paro de larga duración, que provoca que cada día cientos de personas pierdan su derecho a recibir una prestación por agotar el tiempo de recepción.

Sólo en la primera mitad del año, 225.000 personas que cobraban una prestación contributiva han pasado a cobrar una prestación asistencial. Es decir, cada día más de 1.200 personas pasan a estar en esta situación.  En 2013 fueron 477.000 personas las que agotaron su prestación contributiva y otros 487.000 lo vivieron en 2012. Poco a poco, el paro de larga duración condena a las familias a los subsidios asistenciales, que habitualmente suelen ser más bajos.

Hasta hace poco, España combinaba su altísimo nivel de desempleo con una alta cobertura a quienes perdían su trabajo. En los primeros años de la crisis, entre 2008 y 2010, más de tres cuartas partes de los parados cobraba una prestación. La mayoría, más del 60%, recibía una prestación contributiva, es decir, cobraba el subsidio después de perder su puesto de trabajo. Hoy las cosas son bien distintas, y no sólo son más los parados que no reciben prestación, sino que, además, los subsidios asistenciales, los que no dependen de haber cotizado anteriormente, son mayoritarios. En julio, se pagaban 1,172 millones de subsidios asistenciales y 1,091 millones de contributivos.

Este descenso del número de perceptores unido al auge de los subsidios asistenciales, habitualmente más bajos, ha rebajado notablemente el gasto mensual en desempleo. Los 1.989 millones de euros desembolsados el pasado mes de julio son la cifra más baja desde el año 2009. Frente al año pasado, el descenso del gasto es del 18%.

 


El problema es que en la España de Rajoy, Pedro Sánchez, Urkullu y otros tipejos de su calaña, aunque ciertamente el estado se esté ahorrando una pastilla, para destinarla sin duda a llenar los bolsillos de ministros, diputados, altos cargos y amiguetes, hay casi cuatro millones y medio de desempleados, de los que cuatro de cada diez no cobran prestación, y en el que casi dos millones de españoles viven de prestaciones asistenciales miserables. Y  a todo esto, muchos siguen pensando que estamos en el buen camino para escapar de la crisis.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...