10 de junio de 2012

¡SINVERGÜENZAS!

Mientras España es rescatada, los culpables del desastre se divierten en el estadio. Como se suele decir, una imagen vale mas que mil palabras.

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, y Felipe de Borbón, el heredero de la monarquia franquista,  junto a su esposa de pega, rodeados de otros parásitos y cortesanos, felices en Polonia celebrando el gol de Cesc Fabregas,  mientras la Union Europea rescata a su pais del desastre en el que lo han hundido:
 


5 comentarios:

Juli Gan dijo...

No se me ocurren más palabras que los insultos para calificar a esta serie de indivíduos que ante la quiebra de su país se dedican a despilfarrar el esquilmado bolsillo del contribuyente para irse a Polonia a ver partiditos de esos millonarios en calzoncillos que corren detrás de una pelota.

el parado enmascarado dijo...

Toda la vida hemos escuchado que en los paises del Bloque Socialista se usaba el deporte para desviar la atención, te lo decían el la TV, en los periódicos, en la radio o, en cualquier tertulia de bar. Lo sabia todo el mundo, yo que no he vivido nunca en ningún país de esos, creo en ello como en la Sagradas Escrituras. ¡Eran unos sinvergüenzas!. Aquí, en cambio no nos hacen falta esas triquiñuelas, vivimos en el mejor de los mundos posibles, tenemos a los mejores políticos, los más próximos al ciudadano, los más listos, los más honrados y en definitiva los únicos posibles.

Papageno dijo...

Aunque sé que muchos no le veran ninguna relación con esta entrada, te mando este poema, porque lo escribí a raiz de leer sobre la mierda que nos rodea, porque creo q eres comunista y sé que aprecias la poesía. Gracias por permitirme dejarlo por aquí. Un abrazo.

ROMANCE DE UN COMUNISTA SUICIDA

¡Dadme
una soga para ahorcarme...


o un arma
para matar!



¡No hay más tiempo ni paciencia
para quedarse a esperar...
que el hombre se reconvierta
y nos podamos salvar!



Murámonos o luchemos
hasta poder acabar
con la escoria de la Tierra
que está matándonos ya.



Que me maten si es que pueden.
Y aunque me abran en canal
y aunque el corazón me arranquen
no Nos lo podrán robar...



porque, hambrientos de este mundo,
donde resistáis al mal
y asestéis golpe de muerte
al enemigo mortal



que a palos y con mentiras
nos envenena la sal
y con metralla de dólares
nos empapa en sangre el pan...



allá donde quede uno
de vosotros sin callar
y tras la palabra en llamas
un pecho de par en par...



allá donde os quede un hueco...
mi corazón vivirá.



No, no dadme la soga.
Dadme un cuchillo total

para rebanarle el cuello
al cáncer del Capital!

Piedra dijo...

Pan y circo, por desgracia aun funciona, aunque no tanto como les gustaría, ahí están los mineros.

Jose Luis Forneo dijo...

Gracias Papageno. Yo tambien quiero ese cuchillo total para ayudar a acabar con ese cancer criminal que es el capitalismo.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...