14 de junio de 2012

Una troika vigilará para que los trabajadores paguen

Desde que el pasado sábado, aprovechando que los españolitos anestesiados están ilusionados porque los niñatos multimillonarios juegan en la fascista Polonia un nuevo campeonato en el que, ganen o no, no declararan los beneficios a la Hacienda española, el gobierno del PPSOE, (antes conocido como Movimiento Nacional Franquista y ahora dirigido, según el turno bipartidista, por Mariano Rajoy), anuncio el multimillonario rescate de 100.000 millones de euros a la banca española, se han ocultado muchas cosas.

Los ministros se esfuerzan por ocultar todo lo que costará a los españoles de a pié, a los trabajadores, el capricho alemán, por el cual el presupuesto español tendrá que devolver el dinero prestado a un interés altísimo (y en aumento, por la creciente incertidumbre producida por la materialización de las cantadas evidencias de que España está en las últimas).

Aun asi, como dice el refran, las mentiras siempre flotan, y el propio ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se ha multiplicado en los medios para tratar de explicar a los alemanes la necesidad de poner dinero para salvar a España (algo que 2/3 de la población rechaza).  

Schaüble no se ha cansado de repetir desde el sábado que "España está en el camino correcto". Pero también ha dejado claro, para desesperación de Rajoy y su banda, que ese rescate no será sin condiciones: este lunes, en una entrevista con la radio pública alemana, Schaüble anunció que la troika formada por la Comisión de la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) controlará la reestructuración de la banca en España.

"Habrá una troika. Se encargará de controlar con precisión que el programa se cumple", dijo Schäuble en declaraciones a la emisora Deutschlandfunk dos días después de la aprobación de la ayuda de hasta 100.000 millones de euros para rescatar de la moribunda España.

Esa labor de supervisión se limitará exclusivamente a la reestructuración de la banca, dijo Schäuble, quien comentó que el sector financiero español se tambalea por los problemas surgidos debido a la burbuja inmobiliaria, aquella burbuja  inflada por Aznar y que dicen los ministros del PP que llevo a España a la Champions league de la economia europea hasta que se descubrió que no era mas que una gran estafa.

Asimismo  Schauble subrayó que las medidas adoptadas el sábado por los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro tienen su base en la experiencia adquirida tras la crisis inmobiliaria en Estados Unidos. "Como lección de aquella crisis hemos aconsejado a España: debéis proporcionar a los bancos suficiente dinero lo quieran o no", explicó Schäuble ante los micrófonos de la emisora pública.

Además de las confirmaciones del ministro aleman, hay otras razones que hay que conocer para que no nos vendan la moto del rescate salvador que, como suele suceder con cualquier reforma de los gobiernos de la tiranía del capital, que algunos gilipollas siguen creyendo que se trata de una democracia, acabaran pagando los de siempre, los trabajadores:

1- El dinero procedente del fondo de rescate europeo (FEEF) se inyecta en el FROB (el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), un organismo público dependiente del Estado español que inyecta liquidez a los bancos con problemas. El dinero procedente de Europa, por tanto, no va directo a los bancos como nos quieren hacer creer, sino a una entidad pública de la que responde el Estado, que actúa de aval. Esto significa que si algún banco de los que recibe dinero a través del FROB no puede después devolverlo, el banco no responde, responde en última instancia el FROB, es decir, el Estado, es decir, nosotros los ciudadanos.

2- Los 100.000 millones de euros ingresados por el Estado en concepto de préstamo se contabilizan en los presupuestos como una deuda de 100.000 millones, más los intereses que devengue dicho importe. Dichos intereses los paga también el Estado, no los bancos, es decir: nosotros los trabajadores.

3- Europa exige a España que dé garantías suficientes (como en cualquier otra transacción de crédito) de que puede devolver el préstamo y los intereses. Esto significa que tenga “saneado” su presupuesto y que mantenga el déficit a raya. O lo que es lo mismo, que mantenga y profundice las reformas, recortes y ajustes dictados desde Berlin y Bruselas. Si en el presupuesto acaba de contabilizar una deuda de 100.000 millones de euros, el presupuesto no puede nunca cumplir los objetivos de déficit a menos que se ahorre y se ingrese por otro lado. Traducido a la práctica esto significa: más recortes y subidas de impuestos (que no sé por qué me da que va a ser el IVA de los consumidores, y no el impuesto de las SICAV (esas sociedades de inversión de grandes fortunas que solo cotizan al 1%)).

4- El Estado español lleva muchos meses financiándose a intereses muy elevados. Esto significa que si antes para obtener un crédito pagaba el 2,4% de intereses, ahora paga el 6%. Esto es así por dos razones: Cuanta más incertidumbre se vierta sobre la solvencia de España, más intereses tiene que pagar el país para conseguir financiación, lo cual beneficia a los prestamistas, que en lugar de un 2,4% de intereses se llevan un 6% (y estamos hablando de mucho dinero).

5- Las cajas españolas, que se han sumado al carro de los excesos políticos y constructivos durante años, obteniendo con ello ingentes beneficios, están arruinadas desde hace tiempo porque forman parte de esa burbuja inmobiliaria aznariana y continuada por su colega Zapatero, pues ningún Gobierno ha tenido el valor de pinchar. Eso lo saben los bancos e inversores de fuera, y están temerosos de invertir en ellos.

6- Esta dinámica de préstamo+intereses es la misma que ha tenido al continente africano sometido durante décadas, si no siglos. El país está tan endeudado y es esclavo de unos intereses tan altos que todo lo que ingresa va a parar a la devolución de dichos intereses. Para poder hacer frente a estos pagos, el país privatiza y vende toda su riqueza nacional y explota a los trabajadores y habitantes hasta límites inhumanos. África queda lejos, pensamos, pero Grecia no tanto.

Es decir, España se irá convirtiendo, aunque muchos pensamos que ya lo es desde hace años, en una verdadera colonia de las potencias europeas, y debará estar a su servicio atada a los intereses crecientes para devolver su creciente deuda, incluyendo, como hemos dicho, de los que se beneficieran los bancos pero que pagaremos todos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...