30 de marzo de 2010

37 años de la humillacion norteamericana en Vietnan

El pueblo de Vietnam tiene sobrados motivos para recordar la gesta de 1973 y celebrarla. Un día como hoy, el 29 de marzo de 1973, el último soldado del Ejército estadounidense abandona precipitadamente Vietnam después de haber sufrido la peor derrota, la más humillante en el plano militar y politico de su historia.

Durante 10 años ocuparon militarmente Vietnam cobrando la vida de unos 57.000 soldados norteamericanos y más de dos millones de vietnamitas, tanto civiles como militares, 300.000 heridos, centenares de miles de soldados adictos a las drogas y con serios problemas de adaptación a la vida civil.

La guerra de Vietnam ha sido hasta ahora, la más larga de la historia estadounidense, supuso para este país una experiencia de fracaso y frustración, constituyendo, sin lugar a dudas, el más serio traspiés de EEUU durante la guerra fría.

En 1963, el presidente John F. Kennedy promovió un golpe militar de los grupos reaccionarios del sur de Vietnam y la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) se encargó de asesinar al presidente Ngo Dinh Diem y su sustitución por una Junta Militar con el objeto de impedir la libre determinación de sus habitantes de unirse a la República Democrática de Vietnam, dirigida por Ho Chi Minh.

Con esta acción, Estados Unidos se involucró más y abiertamente en la guerra. De 165.000 soldados en 1965, pasó a 500.000 en 1968. El territorio y la población de Vietnam fueron sometidos a los más crueles y destructivos bombardeos, incluso con el uso de la guerra química que provocó inmensos daños.

A pesar de su superioridad en armamento, la guerra asimétrica de los vietnamitas provocó derrotas tras derrotas al Ejército estadounidense. El presidente Richard Nixon aceptó un alto al fuego ratificado en abril de 1973, pero ya desde el 2 de marzo de ese año comenzó el retiro de las tropas estadounidenses en medio de la mayor humillación política y militar. El día 29 de marzo salió de Vietnan el último Marine.

Unos marines que, a pesar de sus alabanzas mediaticas y hollywoodenses, no ha ganado ninguna guerra desde entonces, a pesar de que han asesinado a millones de victimas en sus genocidios e invasiones.

Tarde o temprano saldra tambien el ultimo de los soldados yankees de Irak, y de Afganistan.

http://www.insurgente.org/index.php?option=com_content&view=article&id=889:una-gran-victoria-la-mayor-humillacion&catid=99:mundo&Itemid=293

2 comentarios:

milo_masloquequieras dijo...

Hombre, habria que ver que es ganar una guerra.
Para el ejercito seria restaurar la calma total, y abandonar (o no) el pais por la puerta grande, mientras que para las altas esferas seria conseguir sus objetivos y acuerdos empresariales, como Unocal y sus oleoductos en afganistan

Jose Luis Forneo dijo...

Ganar la guerra es ganar la guerra. En Afganistan hay un guerra civil donde los talibanes, como los vietnamitas, controlan parte del territorio, y en Irak la resistencia es cada dia mas fuerte. Ganar la guerra es vencer y convencer (sino ideologicamente, si en cuanto a la pacificacion de los vencidos). Eso EEUU no lo ha logrado nunca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...