31 de marzo de 2010

Anivesario de la fundacion de la Republica Autonoma del Tibet

El 28 de marzo de 1959, el Consejo de Estado chino ordenó la disolución del entonces gobierno local del Tíbet. Entonces, la tenebrosa vida del millón de siervos tibetanos se acabó iniciandose la reforma democrática, de modo que la inmensa tierra de la meseta entró en una nueva época en que el pueblo es dueño de sus propios asuntos.

Independientemente de la supuesta lucha del pueblo tibetano por su independencia (algo que extraña cuando esta significaria el regreso al régimen medieval en el que les mantuvo la oligarquia de los monjes), hay que celebrar que los tibetanos pudieran a acceder a la modernizacion producida por el gobierno socialista chino, y su acceso a la cooperacion y redistribucion economica.

En 1950 el ejército revolucionario chino entró en el Tíbet, derrotando fácilmente al débil ejército tibetano, que habia sido hasta entonces, desde su separacion por occidente de China, "protectorado" britanico. En 1951 se redactó el Plan para la Liberación Pacífica del Tíbet, el cual fue firmado por representantes del Dalai Lama y el Panchen Lama. Este plan contemplaba la administración conjunta del gobierno chino con el gobierno del Tíbet. En aquella época la mayoría de los tibetanos vivían bajo un régimen de servidumbre por cuanto la mayor parte de la tierra era poseída por los lamas. El plan fue implantando pero no sobre todo el territorio, por cuanto las regiones de Kham Oriental y Amdo fueron consideradas como provincias chinas, llevándose a cabo una reforma radical de la tenencia de las tierras.

En junio de 1956 y a consecuencia de esta reforma, estalló una rebelión en estas dos regiones, la cual, respaldada por la CIA estadounidense, se extendió hasta Lhasa, capital del Tibet. El ejército chino logró doblegar la rebelión en 1959, y desde entonces, el Tibet es una Region Autonoma de China.

Antes de la reforma democrática de 1959, el Tíbet permaneció durante largo tiempo en una sociedad feudal que era una unificación del Estado y la iglesia y una dictadura de los monjes y aristócratas. Los propietarios de siervos, que representaban menos del 5% de la población, poseían la totalidad de los medios de producción; los aterrorizantes castigos incluían arrancamiento de los ojos; corte de la nariz, manos y pies; extracción de los tendones y sumergimiento en agua. La vida de un siervo sólo valía una cuerda de paja; los siervos eran objetos de compra-venta, transferencia, obsequio, hipoteca e intercambio. El viejo Tíbet de hace más de medio siglo no fue en modo alguno un lindo paraiso como nos lo vende la propaganda yankee, sino una sociedad feudal servil, una sociedad de unificación del Estado y la iglesia, igual de tenebrosa, cruel, salvaje y atrasada que la Europa medieval…

El 19 de enero de 2009, la Segunda Sesión de la IX Asamblea Popular de la Región Autónoma del Tíbet, adaptandose a la demanda de la población tibetana de más 2,8 millones de habitantes de diversas etnias, decidió señalar el 28 de marzo de cada año como “Aniversario de la Emancipación del Millón de Siervos Tibetanos”.

Estipular el 28 de marzo como “Aniversario de la Emancipación del Millón de Siervos Tibetanos” fue un gran acontecimiento en la vida política del Tibet. Antes, a medida de la aplicacion de los cambios socialistas, se produjeron en el Tíbet grandes virajes en la esencia del régimen político, sistema de propiedad, posición del ser humano, posición económica, posición jurídica, creencia religiosa y derecho de educación. Estos virajes acabaron con la situacion miserable del 95% de la población tibetana, permitiendo que las amplias masas de siervos y esclavos se emanciparan totalmente y llegaran a ser dueños de sus propios asuntos.

Sin embargo, frente a esta fecha de significado histórico, la camarilla del Dalai Lama y la propaganda capitalista, aprovecharon para atacar al Gobierno de China y a exigir el regreso de los monjes al poder en el Tibet. Algunos medios de comunicación occidentales calumnian sistematicamente al Gobierno Central diciendo que toma medidas coercitivas en el Tíbet para destruir su cultura, civilización e idioma locales y perseguir a las personas leales al Dalai Lama. Esto es una total manipulacion de la realidad y, ademas, un desprecio a la historia, intentando ocultar cómo es la sociedad que representan realmente estos monjes. Aunque la mona se vista de sociedad paradisiaca, espiritual y tranquila, en realidad se trataba de una sociedad cruel y sangrienta, y sobre todo explotadora. Un sistema que mantenia a los desposeidos igual de pobres y a los privilegiados sin problemas para el mantenimiento del poder.

El Dalai Lama y Heinrich Harrer, su maestro nazi, en el que se baso la pelicula Siete años en el Tibet, aunque eliminando convenientemente sus enseñanzas nacionalsocialistas


Tampoco podemos olvidar los contactos entre el gobierno nazi y los dirigentes del Tibet, ya que ambos compartian su defensa de una sociedad elitista y aristocratica, algo que se oculta generalmente. Por cierto, que el propio Heinrich Harrer, el maestro nazi que fue maestro del Dalai Lama, y que dejo por escrito sus impresiones en su obra "Siete años en el Tibet", se escandaliza de los castigos corporales habituales, como las mutilaciones y otro tipo de castigos sangrientos de los monjes a los tibetanos, y los describe en su libro. Por ejemplo,

“Se me refirió el ejemplo de un hombre que había robado una lámpara dorada en un templo de Kyirong… Se le cortaron las manos en público y su cuerpo mutilado pero aún vivo fue envuelto en una piel de de yak mojada. Cuando dejo de sangrar se le tiró por un precipicio”

Hoy día, el pueblo tibetano se ha beneficiado de la reforma y apertura politica, del progreso y de los avances economicos, cientificos, y sociales de la sociedad china, y su vida ha experimentado en 50 años un cambio espectacular. La razón por la cual los partidarios del Dalai se oponen al establecimiento del "Aniversario de la Emancipación del Millón de Siervos Tibetanos" es que la reforma democrática les hizo perder la posición dominante y que hasta hoy abrigan ilusiones de que retorne el viejo sistema. No es mas que una expresion mas de la lucha de clases.

Las campañas a favor del Tibet no se hacen en apoyo a un supuesto deseo de independencia del pueblo tibetano, sino como complemento a una politica injerencista del imperio para crearle problemas a ese gran obstaculo para su dominacion mundial que es China. Los supuestos defensores de la "democracia" y la "libertad" no tienen reparo en aliarse con un régimen feudal y cruel cuando se trata de atacar a una sociedad donde el capital no esta en manos privadas, y donde es mas dificil acumularlo pocas manos (aunque ciertamente que el "aperturismo" economico chino ha creado algunas dudas acerca de esto, que por otro lado han llevado al gigante socialista a ponerse a la altura militar y economica del decadente imperio norteamericano)

http://spanish.peopledaily.com.cn/31619/6933742.html

Sobre la otra historia del Tibet:

http://publicalpha.com/la-otra-historia-del-tibet/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...