22 de julio de 2019

Los burgueses, de Nicolás Guillén

Burgueses



Imagini pentru aplastad a la burguesia


No me dan pena los burgueses
vencidos. Y cuando pienso que van a darme pena, 
aprieto bien los dientes y cierro bien los ojos.
Pienso en mis largos días sin zapatos ni rosas.
Pienso en mis largos días sin sombrero ni nubes.
Pienso en mis largos días sin camisa ni sueños.
Pienso en mis largos días con mi piel prohibida.
Pienso en mis largos días.
—No pase, por favor. Esto es un club.
—La nómina está llena.
—No hay pieza en el hotel.
—El señor ha salido.
—Se busca una muchacha.
—Fraude en las elecciones.
—Gran baile para ciegos.
—Cayó el Premio Mayor en Santa Clara.
—Tómbola para huérfanos.
—El caballero está en París.
—La señora marquesa no recibe.
En fin, que todo lo recuerdo.
Y como todo lo recuerdo,
¿qué carajo me pide usted que haga?
Pero además, pregúnteles.
Estoy seguro
de que también recuerdan ellos.
Tomado de La rueda dentada, en Obra poética 1920-1972, La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1972.

19 de julio de 2019

Brigadistas suecos en la Guerra Civil Española

Insignia sueca en apoyo de la España antifascista
A pesar de la estricta neutralidad del gobierno sueco en relación con la Guerra Civil española, aunque se tratara de un gobierno socialdemócrata, y las simpatías del sector empresarial por el bando nacional, la fuerza y el compromiso que tuvieron los sectores progresistas de Suecia en su defensa de la República española alcanzaron un nivel muy elevado.

La rápida respuesta de la sociedad civil a los crímenes cometidos por las tropas franquistas confirma que los ciudadanos se movilizaron desde el primer momento y se preocuparon por el desarrollo de la guerra frente al gobierno que los representaba, del cual se esperaba una actitud más pro-republicana por la propia naturaleza ideológica de sus integrantes. Su participación fue proporcionalmente una de las más altas del mundo, lo cual queda demostrado en el volumen de recursos económicos y materiales enviados a España, en el número de comités locales que se organizaron en todo el país, en la fundación y sustento del hospital de Alcoy y de varios orfanatos, y, asimismo, en la participación de más de medio millar de voluntarios suecos en las Brigadas Internacionales.

Un total de entre 600-700 voluntarios llegaron a España a defender a sus pueblos contra el terrorismo fascista, conscientes de que la lucha en nuestro país era la antesala de la lucha por salvar a la humanidad. Al menos 173 fueron enterrados en la tierra española. La gran mayoría eran de la juventud del partido comunista sueco, pero había unos socialdemócratas también en la brigada sueca ”George Branting” que era parte de la mayor brigada Ernst Thälman. Una lista de estos voluntarios se puede encontrar en el siguiente link.

Folleto para pedir apoyo para la República.
Título: Tormenta sobre España
A partir de los años sesenta los ex brigadistas se convirtieron en símbolos vivos de lo que significaban la solidaridad, la lucha por la libertad y la democracia, y el deber de resistencia contra el fascismo, especialmente para los jóvenes más comprometidos con el internacionalismo. Los brigadistas pasaron a ser un gran referente para todos los activistas movilizados por la lucha anticolonial en Argelia, Vietnam, Angola, Mozambique y varios países latinoamericanos.

La condena del golpe militar por el gobierno sueco y el rechazo durante toda la dictadura fueron una preocupación constante para el régimen de Franco. A pesar de que Suecia no tenía alguna influencia política mayor ni el peso económico y demográfico de las otras potencias occidentales, se convirtió en un referente mundial en su posición contra el fascismo español. La decidida actitud se mantuvo firme e inherente en los sectores progresistas del país durante la dictadura e incluso después de la muerte del Caudillo.

A continuación, compartimos el capítulo dedicado a la no demasiada conocida participación de voluntarios suecos en las Brigadas Internacionales suecos en la Guerra Civil Española, en la lucha contra el fascismo en España, que forma parte del estudio de Fernando Camacho Padilla y Ana de la Asunción Criado que lleva como título El papel de Suecia en la guerra civil española (1936-1939).



La entrada de Suecia en el Comité de No Intervención también significó la prohibición del alistamiento de ciudadanos suecos en cualquier de los bandos enfrentados en el conflicto69. El gobierno sueco inmediatamente cumplió con el acuerdo y para evitar la salida de voluntarios se inhabilitaron los pasaportes para entrar en España o en cualquier de sus territorios africanos70. Asimismo, en el caso de que esta medida no tuviera el alcance suficiente, se estableció una sanción para quienes decidieran combatir en forma de una fuerte multa e, incluso, de condena a seis meses de cárcel71

Un grupo de brigadistas internacionalistas suecos en España,
A pesar de las medidas gubernamentales, y una vez efectiva la creación de las Brigadas Internacionales por decisión de la Internacional Comunista, el Partido Comunista Sueco (SKP) abrió una oficina en el centro de Estocolmo para reclutar voluntarios dispuestos a defender la República española y, a su vez, para gestionar su viaje. El responsable de la oficina fue Knut Olsson, secretario de la Cruz Roja sueca, quien se encargó de los detalles prácticos para llegar hasta París, donde se encontraba la sede internacional del reclutamiento. La capital gala era también el lugar donde se concentraban al llegar en Francia los brigadistas que procedían del norte de Europa72. La razón por la cual fue elegida centro de encuentro se debió a la imposibilidad de viajar directamente a España a causa de las prohibiciones vigentes. La mayoría de los brigadistas suecos salieron en dos grupos. El primero partió a mediados de diciembre de 1936 y el segundo a finales del mes de febrero de 1937. Después de esta última fecha, pocas fueron las personas que se alistaron en las Brigadas Internacionales por el desfavorable transcurso de la guerra para los republicanos y por el alto número de bajas que se registraba entre los voluntarios73.
Para llegar a Paris existían dos recorridos alternativos desde Suecia. La primera opción y la más usual, consistió en embarcarse en el puerto de Gotemburgo y cruzar el mar hacia Dinamarca. Después se navegaba nuevamente hasta Amberes (Bélgica), destino dónde se tomaba el tren hasta París. La segunda vía consistía en cruzar Alemania, pero corrían el riesgo de ser arrestado por la Gestapo, la cual estaba plenamente informada del viaje que realizaban los brigadistas suecos debido a la colaboración de la propia policía secreta sueca. Por lo cual, se les hacían un seguimiento detallado mientras pasaban por su país. No hay constancia de que algún ciudadano sueco fuera arrestado en Alemania, pero algunos individuos fueron obligados a regresar a Suecia74.

Poster solidario con los presos políticos del franquismo
Una vez en París, los brigadistas salían rumbo a España en grupos de 30 o 40 hombres de distintas nacionalidades. Tras cruzar los Pirineos, se agrupaban en el Castillo de San Fernando de Figueras, en ese momento cuartel de las Brigadas Internacionales75. La casi totalidad de los voluntarios suecos habían realizado el servicio militar obligatorio y, por ende, tenían conocimiento del manejo de armas, hecho que facilitó su incorporación en el frente76. Del mismo modo, tanto por su formación militar como por su nivel educativo, algunos suecos fueron nombrados oficiales de medio rango77.

Una vez en España, los voluntarios suecos ingresaron en la XI Brigada Internacional, compuesta mayoritariamente por alemanes, austriacos y otros escandinavos. Fueron distribuidos entre el batallón Thälmann, en la cual formaban la compañía Georg Branting, y en menor número en el batallón Hans Beimler. El líder del grupo de escandinavos fue Holger Ekström, marinero de Gotemburgo de 37 años, quien poco antes de su muerte, en marzo de 1937, ascendió a comandante, el grado más elevado entre los brigadistas suecos78. El último jefe de la compañía fue Herman Wohlin. Algunos voluntarios suecos que residían en otros países en el momento del alistamiento participaron en batallones organizados en función a otras nacionalidades, al ejemplo del estadounidense Abraham Lincoln, del canadiense Mackenzie Papineau79 o del alemán Edger André80. Algunos anarcosindicalistas suecos se alistaron en la compañía internacional Erich Mühsam, donde predominaban los alemanes81. Las principales batallas en las que participaron fueron las de Jarama, Brunete, Guadalajara, Teruel, Aragón y del Ebro82.

La gran mayoría de los brigadistas eran militantes o simpatizantes de los partidos comunistas de sus respectivos países, y en número mucho menor de otras organizaciones políticas. Por lo general, se trataba de personas que procedían de la clase trabajadora, si bien es cierto que algunos intelectuales también se alistaron puntualmente. Los voluntarios suecos procedían en un 95 % del proletariado91, de los cuales un tercio eran marineros92 y el resto obreros del sector metalúrgico, de la minería, del transporte o de distintos sectores industriales93. De Estocolmo llegaron 117 voluntarios y 71 de Gotemburgo, y en menor número otros de Örebro y de las provincias de Östergötland y Västernorrland94. La edad media de los combatientes suecos fue de 28 años, es decir bastante elevada en relación con los otros brigadistas95. El promedio de su estancia fue de 12 meses, aunque algunos voluntarios se quedaron en España más de dos años, esencialmente los prisioneros de las tropas franquistas y posteriormente trasladados a distintas cárceles, donde estuvieron recluidos hasta meses después de la guerra96.

Puerto de Malmo, diciembre de 1938: recibimiento a los héroes
antifascistas de las Brigadas Internacionales.
Dadas las dificultades económicas de los brigadistas suecos, en octubre de 1937, el Comité Sueco de Ayuda para España (SHfS) estableció el Fondo para Ayudar a los Combatientes del Frente (Frontkämparnas stödfond) destinado a cubrir los gastos de abastecimiento durante su estancia en España. Además, con el dinero recaudado se costearon los gastos del viaje de regreso y también se les pagó la atención médica cuando volvieron a Suecia97.

Una vez que el gobierno de Juan Negrín decidió retirar las Brigadas Internacionales de España, se creó la Comisión Internacional para la Retirada de Voluntarios compuesta de agregados de varios países, entre los cuales se encontraban representantes suecos y funcionarios de la Sociedad de Naciones98. Este organismo fue responsable de velar al cumplimiento efectivo de la orden del presidente de la República. A partir de ese momento, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia y el SHfS empezaron a organizar el regreso definitivo de los brigadistas. A pesar de que la ley aprobada al comienzo del estallido de la rebelión contemplaba multas y penas de cárcel para quienes combatieran en España, ningún brigadista fue condenado gracias a que finalmente el gobierno optó por decretar la amnistía99.

El primer grupo de brigadistas regresó a Suecia en diciembre de 1938 y estaba compuesto por cerca de 180 hombres incluyendo finlandeses y alemanes que no podían entrar en su patria. Cuando llegaron a Malmö, primera ciudad sueca en la que desembarcaron, unas 4.000 personas les recibieron como héroes. Al llegar a la estación de tren de Estocolmo unos días más tarde, 8.000 personas se congregaron para rendir homenaje, entre ellos Isabel de Palencia y Georg Branting100. El resto de los excombatientes, aproximadamente 130 individuos, regresaron a Suecia en grupos reducidos a lo largo del año 1939. El último grupo logró volver en mayo de 1940 tras la puesta en libertad de los últimos voluntarios suecos que habían permanecido presos en las cárceles franquistas101.
Imagini pentru la mano brigadista en suecia
La mano: homenaje a los Brigadistas Internacionales suecos
en Estocolmo

Su reincorporación a la vida cuotidiana en Suecia no fue fácil por razones obvias, sin contar las heridas de guerra y las secuelas psicológicas. Buena parte de los excombatientes volvieron a sus ocupaciones anteriores, aunque en algunos casos no fue posible porque los gerentes y/o dueños de las empresas eran simpatizantes del bando franquista, permaneciendo así desempleados durante meses. Los que sufrieron de dificultades económicas tuvieron que pedir ayuda a los fondos de solidaridad de los sindicatos102. Se creó, asimismo, en abril de 1939, la Liga de los Combatientes Suecos del Frente (Svenska frontkämpeförbundet) para que los ex brigadistas pudieran apoyarse mutuamente y también para que se estudiasen nuevas estrategias afín de derrocar al régimen franquista103. Cabe destacar que un núcleo importante de ex brigadistas se reincorporó en la marina mercante de Suecia, cuyos barcos también fueron torpedeados ocasionalmente por los submarinos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial104. Dado que varias decenas de voluntarios pagaron su compromiso en la lucha antifascista con su vida, poco se sabe actualmente de su participación en la guerra de España.

Una vez que estalló la Segunda Guerra Mundial, varios ex brigadistas ingresaron en los grupos de resistencia contra los nazis en países vecinos, como Noruega y Dinamarca105, así como en ambos lados del frente en la Guerra de Invierno entre Finlandia y la Unión Soviética tras el ataque del Ejército rojo en noviembre de 1939. Durante este conflicto, el SKP fue espiado por la SÄPO,  la policía secreta sueca, ante el temor de una posible colaboración con los soviéticos. Por la misma razón, el gobierno declaró ilegal la prensa comunista y abrió varios campos de trabajo en los que se internó a militantes comunistas. Entre veinte y treinta ex brigadistas fueron confinados en estos recintos hasta el verano de 1943, fecha en que la guerra giró favorablemente para los aliados106. No obstante, incluso después de la Segunda Guerra Mundial los excombatientes continuaron siendo sospechosos de traición dentro del contexto político de la Guerra Fría.

Para finales de los años cuarenta, la experiencia de los ex brigadistas estaba ya prácticamente olvidada, y no gozaban de ningún tipo de reconocimiento por su labor. A pesar de ello, la Liga de los Soldados Suecos del Frente sufrió un proceso de transformación, de forma que a comienzos de la década de los años cincuenta cambió su nombre por el de la Asociación de Camaradas de Voluntarios suecos en España (Svenska Spanienfrivilligar Kamratförening)107. Su renacer ocurrió en la década de los años sesenta, cuando la juventud sueca más comprometida empezó a interesarse por el desarrollo político de las naciones oprimidas, sean por dictadores o por las potencias coloniales, o dominadas por los intereses económicos estadounidenses. En aquel periodo también se inició un debate sobre la responsabilidad de los turistas suecos por su apoyo financiero indirecto al régimen franquista.

La mano, en Estocolmo
Entre 1963 y 1994, los ex combatientes publicaron una revista llamada För ett Fritt Spanien (Por una España libre)108. Además de ofrecer un apoyo moral importante a la oposición antifranquista, centraron sus tareas en la denuncia de las atrocidades por el estado español, en la elaboración de estrategias de desestabilización junto con la Fédération Internationale des Résistants (FIR), y en la ayuda a las víctimas y familiares de la represión, para lo cual se enviaron recursos económicos y materiales. Además, consideraron los ex brigadistas importante continuar organizando actividades de solidaridad para que la oposición a la dictadura se percatara de que su causa podía contar con un sostén exterior. Con el fin de lograr la mayor difusión posible, la asociación planificó numerosos eventos culturales109, para lo cual, se estableció nexos con artistas contemporáneos, galerías de arte, y salas de exhibición, en las que se presentaron obras inspiradas por la situación política española, como carteles, litografías y cuadros. Simultáneamente se realizaron conciertos y recitales en los que participaron cantantes y poetas suecos y españoles110.

En estos años, el Partido Socialdemócrata (SAP) también fue sumamente activo en la solidaridad con España, lo que favoreció un acercamiento entre los excombatientes y la socialdemocracia. El primer ministro Olof Palme condenó públicamente las ejecuciones de prisioneros políticos, especialmente los últimos fusilamientos de septiembre de 1975111, momento en que declaró lo siguiente :

"Los fascistas en Europa trataron de suprimir la socialdemocracia con violencia. ¿Qué podía suponer una amenaza más peligrosa para una dictadura que un movimiento que encarrila grandes masas de gente alrededor de ideas progresistas ? Cuando los nazis salieron victoriosos, incontables socialdemócratas tuvieron que sacrificar sus vidas, fueron llevados a campos de concentración o tuvieron que salir al exilio porque se negaron a dejar sus convicciones democráticas. Después regresaron para reconstruir sus países. Lo fantástico es que ello todavía continúa y que los asesinos del demonio siguen haciendo de las suyas. Para la juventud de la generación de la década de los años treinta, la Guerra Civil española fue una experiencia que todavía tiene presente, la cual configuró su imagen del mundo y les estimuló un gran compromiso político. La Guerra Civil tuvo para ellos el mismo significado que Vietnam para los jóvenes de los años sesenta. Esto, recuerdo, fue hace cuarenta años. Ahora el régimen se acerca a su fin. Todos sabemos lo que se va a decir cuando caiga : El fascismo más vergonzoso y humillante tomó el poder en España a finales de los años treinta. Por casi cuarenta años ha estado angustiando al pueblo español. También va a caer de la manera más humillante y vergonzosa, y el juicio histórico será despiadadamente duro con el régimen fascista de Franco. Esto lo sabemos y, sin embargo, todavía permanece hoy"112

Durante la década de los años sesenta, los ex brigadistas también mantuvieron estrechas relaciones con los militantes del Partido Comunista de España residentes en Estocolmo113, especialmente desde 1965, año de fundación del Club de los Cronopios, una asociación cultural española que contaba con un restaurante español, una biblioteca y una sala de eventos. Según Francisco J. Uriz, uno de sus fundadores, el club se creó “para mantener así el contacto con España y sobre todo para crear un ambiente propicio para el reclutamiento de nuevos militantes”114. En 1977 se levantó en Estocolmo el monumento La Mano en homenaje a los brigadistas suecos que lucharon en territorio español por iniciativa del SAP, el cual controlaba la alcaldía de la ciudad. La idea contó con el apoyo de los restantes partidos de izquierda, pero recibió la crítica de la derecha política. El arquitecto fue Liss Eriksson y la mano fue tallada en un gran bloque de granito. Desde entonces, este lugar se ha convertido en el punto de encuentro y de partida de numerosas manifestaciones y protestas de los sectores vinculados a la izquierda, que incluyen entre otras la celebración del 1 de mayo115.
"Cuando hoy día tomamos la decisión de dar por término a nuestra asociación fue con la conciencia de que el trabajo de solidaridad contemporáneo está conducido por nuevas fuerzas. Por encima de todo, nos alegramos profundamente de que son los jóvenes quien sean los portadores del internacionalismo, de la libertad y de los ideales democráticos. A ellos nos gustaría transmitir la consigna que hizo antes de morir Olle Meurling, el primero de nuestros camaradas que cayó en España : Camaradas, sostener la ardiente llama roja"118
Las campañas de solidaridad de los excombatientes que lucharon en la Guerra Civil española finalizaron 58 años después de su inicio. Sin lugar a duda fue la experiencia solidaria más extensa temporalmente de toda la historia contemporánea del país, causado en parte por la prolongada estancia del dictador en el poder en España y, a su vez, por el alto nivel de conciencia ciudadana generada en Suecia durante todo el periodo. Gracias a su labor, el compromiso que adquirió el país escandinavo en defender la República española ha quedado presente hasta el día de hoy y se transmite a las generaciones más jóvenes.

Ftes: Les Cahiers de Framespa: Nouveaux champs de l´histoire sociale y el blog Sverige

15 de julio de 2019

RBC: Tres entrevistas sobre las luchas de liberación nacional

Oscar Díaz ha enviado a la Red de Blogs Comunistas  (RBC) tres de las entrevistas de su blog,  El bloque del Este, relacionadas con la lucha revolucionara de diferentes pueblos del mundo, luchas de liberación nacional contra el imperialismo.
Se trata de batallas que representan la resistencia de las naciones oprimidas contra la explotación, la humillación y el saqueo de recursos a los que les somete el imperialismo.
En las entrevistas se quiere llamar la atención sobre la historia y situación actual del movimiento indígena en EEUU, la lucha armada y resistencia en Euskadi y, finalmente, sobre al Partido Socialista Republicano Irlandés (IRSP) y la situación irlandesa.
Otros aspectos tratados en las entrevistas son el papel del proletariado en las luchas de liberación nacional, así como la presencia de las mujeres en estos movimientos.
A continuación, pueden encontrar los enlaces correspondientes para poder leerlas:

El grupo Adebán sufre un nuevo atentado contra la libertad de expresión

Caricatura de Philippe Guillén (Phillippe Pif)
relativa a los hechos
.
La Guardia Civil ha vuelto a perpetrar un atentado contra la libertad de expresión el domingo pasdado, esta vez contra los componentes del grupo Adebán, después de que estos interpretaran la canción Arriba, Abajo, con motivo del acto reivindicativo que se celebró en Canfranc para reclamar la reapertura de la línea férrea internacional. Se trata de una canción que se posiciona en contra de la monarquía y que Adebán lleva en su repertorio desde los años 70, pero que han ido adaptando con el paso de los años, incluyendo nuevas ideas y estrofas. La canción está basada en una jota castellana. Primero el protagonista fue el ahora rey emérito, Juan Carlos I, y ahora es su hijo Felipe VI. Además, en algunas versiones se menciona a Urdangarín y a la infanta doña Pilar.
La letra dice así:
Arriba, abajo,
que Felipe se busque un trabajo,
abajo, arriba,
no queremos a la monarquía.
Que si que, que no que,
que se vaya Juancar con su corte
que no que, que si que,
que se lleve también a Felipe.
Entre tropas y trompazos
y cacerías germanas
se ha hecho Juancar embajador
de la voz republicana.
Arriba, abajo,
que Felipe se busque un trabajo,
abajo, arriba,
no queremos a la monarquía.
Que si que, que no que,
que se vaya Juancar con su corte
que no que, que si que,
que se lleve también a Felipe.
Su yerno un-mangarín
figura del talón-mano
sigue la estela entre matas
de tan vivo soberano.
Arriba, abajo,
que Felipe se busque un trabajo,
abajo, arriba,
no queremos a la monarquía.
Que si que, que no que,
que se vaya Juancar con su corte
que no que, que si que,
que se lleve también a Felipe.
Pa repatar el Froilán,
también gusta de escopetas:
su abuelo le enseñará
a apuntar a la cabeza.
Al grupo se le suele conocer como los Jesuses, ya que Adebán está integrado por Jesús Escartín, Jesús Bendicho, Jesús Lucea y Jesús Martín. Al terminar la canción comenzaron a recoger los instrumentos y fue entonces cuando se les acercaron los agentes de la Benemérita. “Vi cómo un sargento de la Guardia Civil le pedía el carnet de identidad a mi compañero Jesús Martín, e inmediatamente después nos lo pidieron a todos”, ha afirmado a la prensa Jesús Escartín, añadienco: “Le pregunté por qué lo hacía y me dijo que esa canción no se podía cantar porque atentaba contra la monarquía”.
Jesús Escartín ha explicado también que han cantado la canción muchísimas veces, especialmente en las concentraciones a favor de la República que se celebran cada 14 de abril, y nunca les ha pasado nada, por lo que achaca la actuación de la Guardia Civil el domingo en Canfranc "a la Ley Mordaza". “No sabemos qué va a pasar ahora, si nos van a denunciar o dónde va a terminar esto. Es muy raro que hasta ahora nunca nos haya pasado nada y tenga que ser justo ahora”, sostiene.
El integrante de Adebán lleva desde primera hora de la mañana recogiendo muestras de solidaridad. Escartín es reconocido por ser una importante figura antifranquista aragonesa que siempre ha visto en la música una herramienta de protesta.
Nacido en Huesca en octubre de 1952, se dejó la piel y la voz sobre los escenarios a finales de los 70 cantando contra la base americana y el "desembarco" de la General Motors en Zaragoza, para después trabajar durante 35 años consecutivos en la planta de Figueruelas. Detrás de esta paradoja habita un activista de la cabeza a los pies con una historia que contar y cantar.
Primero porque militó desde muy joven en el clandestino Partido Comunista de España (Marxista Leninista) PCE (M-L). Y después porque se exilió del país a los 22 años, cinco meses antes de que muriera Franco y estando en pleno servicio militar. Siempre unido a las causas más solidarias y sociales, sus armas son la voz y la guitarra. Desde los 16 años, cuando le fichó el grupo Los Colores como vocalista, estaba acostumbrado a actuar en público. Comenzó con la música ligera y terminó en la canción protesta. Eso estaba cantado, nunca mejor dicho, teniendo en cuenta las inquietudes sociales y políticas que amasó desde niños.
Imagini pentru adebán grupo“En París, en los dos primeros meses de exilio, mi labor y la de otros compañeros consistía en cantar por las calles ante una bandera de la República española, para que la gente supiera lo que pasaba de verdad en España”, narra Escartín. Eso sí, pese a que su activismo era de baja intensidad no pudo evitar dar con los huesos en calabozos parisinos de baja temperatura. Después pasó a Holanda por orden del partido para seguir haciendo proselitismo de la causa comunista y “reforzar la organización” en ese país,
Ahora, en un país en el que los presos políticos siguen llenando las cárceles del régimen, aunque esta vez con etiqueta democrática, al viejo músico le siguen persiguiendo e identificando por cantar. Y es que se dejó todo atado y bien atado simulando que todo cambió, aunque realmente haya cambiado muy poco.
A continuación, se puede escuchar la canción:

3 de julio de 2019

En memoria del héroe comunista Hans Beimler, caído en defensa de Madrid contra el fascismo

Beimler nació en la ciudad bávara de Munich, Alemania el 2 de julio de 1895, después de luchar en la 1ª Guerra Mundial, participó en la revolución alemana de 1918, y en la efímera experiencia socialista de la República Soviética de Baviera, en 1919.


Fué miembro del Comité Central del Partido Comunista alemán, y diputado en el Reichstag, debido a su militancia política, en 1933 fué arrestado y brutalmente torturado por la policía en Munich, durante el ascenso de Hitler al poder.

Posteriormente, estuvo preso en el trístemente famoso, campo de concentración de Dachau, junto con su mujer Zenta, que fué enviada a otro campo 10 días más tarde, pero Beimler logró fugarse justo un día antes de la fecha señalada para su ejecución, estrangulando al guardia de las SS que le vigilaba, y disfrazándose con su uniforme. Guardó el puñal del nazi hasta el día en que cayó en Madrid.

Justo después, se alistó como voluntario en las Brigadas Internacionales, para luchar contra el fascismo en la Guerra Civil española, fué uno de los primeros extranjeros en venir, en respuesta a la llamada de solidaridad. El 23 de Julio de 1936, fundó en la cuartel de Pedralbes en Barcelona, la Centuria Thälmann, en honor del lider comunista alemán Ernst Thälman.

La Centuria Thälmann se convirtió en batallón en Noviembre de 1936 y se incorporó a la XII Brigada Internacional, junto a los batallones Garibaldi y André Marty.

El 7 de Noviembre fueron enviados a Madrid, bajo el mando del general Paul Lukacz, siendo Beimler el comisario político del batallón Thälmann.

Según escribió el periodista Esmond Romilly, tras una reunión con Beimler durante la guerra, destacaba por una rígida disciplina, su lealtad a la causa, su interés por los aspectos técnicos de la guerra y la ausencia de motivaciones egoistas como el miedo o el valor temerario.

El 1 de Diciembre de 1936 murió en la batalla de la carretera de La Coruña, en el Frente de la Ciudad Universitaria durante la heróica defensa de Madrid. Las circustancias de su vida y sobre todo de su muerte en combate, lo convirtieron en un símbolo para los voluntarios de las Brigadas. 

Su entierro fué un multitudinario y emotivo acto, que inspiró al poeta Rafael Alberti un poema en su honor, llamado ¨A Hans Beimler, defensor de Madrid¨. En el cementerio de Montjuic, Barcelona, se encuentra una lápida conmemorativa en su honor, en un zona conocida como fossar de la pedrera, con la inscripción: Hans Beimler, brigadista internacional, caigut per defendre la causa de la llibertat. También el tenor alemán Ernst Busch le dedicó una canción, utilizando la melodía de una popular canción alemana ¨Ich hatt einen kameraden¨ (Yo tenía un camarada). 

Poema de Rafael Alberti dedicado a la memoria de Hans Beimler, brigadista internacional antifascista caído el 1 de diciembre de 1936 en la defensa de Madrid

¡Frente rojo!, dijo el héroe.
Imagini pentru hans beimlerY cayó en tierra Hans Beimler.
Lo oyeron los españoles,
lo oyeron sus alemanes,
franceses e italianos,
lo oyó Madrid, lo oyó el aire,
lo oyó, temblando, la bala
nacida para matarle.
¡Frente Rojo!, y cayó en tierra
castellana, de leales,
quien vino desde muy lejos
a sembrar aquí su sangre.
¡Frente Rojo! Que lo escuche
la Alemania de las cárceles
y verdugos que levantan
las secas hachas que caen
sobre los cuellos que nunca
jamás quisieron doblarse.
¡Frente Rojo! Suene, silbe,
cruce como bala, estalle
por mar, por tierra, por cielo,
por astros, por todas partes,
vertiginoso, este grito
- ¡Frente Rojo! - hasta clavarse,
profundo, en los corazones
que lo quieran, que lo amen,
que lo griten - ¡Frente Rojo! -
como lo gritó Hans Beimler.
Madrid, que tiene memoria,
lo gritará hasta quedarse
las bocas de sus fusiles
secas de tanto gritarle.
¡Frente Rojo! Silba el tren,
campo de España adelante.
Se descubren las aldeas,
los pueblos y las ciudades.
Entre huertos y jardines,
banderas y naranjales,
Valencia saluda el cuerpo
–¡Frente Rojo!- de Hans Beimler.
Los mares de Cataluña,
sus viñas, sus olivares,
las ramblas de Barcelona
-¡Frente Rojo!- de Hans Beimler.
¡Paris, Paris! Tus obreros,
cantando, en hombros lo traen,
llevándolo hacia los barcos
que se llevan a Hans Beimler,
ya que su patria alemana
caminos no quiere darle.
¡Frente Rojo! Por Moscú,
por la plaza Roja, grandes
cortejos y multitudes
y cantos van a enterrarle.
¡Frente Rojo! Junto a Lenin,
allí, tranquilo, descanse.


Letra y video de la canción de Ersnt Busch , Yo tenía un camarada, en honor a Hans Beimler





Fte: Espina Roja

1 de julio de 2019

La ley burguesa, ley del embudo

Para los legalistas que afirman que los cambios hay que hacerlos respetando la ley, es decir, los reformistas, conviene recordar que en una sociedad burguesa es la burguesía la que impone su cultura, hace las leyes y explota los recursos económicos y la fuerza de trabajo del pueblo y sus trabajadores.


 No hace falta recurrir a los análisis marxistas sobre la sociedad capitalista que requiere un poco de esfuerzo y tiempo para ser entendidas; basta con mirar hacia la cultura popular, donde el funcionamiento de la ley de la burguesía se conoce como la "ley del embudo".

La expresión popular “Ley del embudo” hace referencia a la injusticia que, en las sociedades burguesas, o en las que la minoría domina e impone su ley a la mayoría, se aplica en beneficio de los primeros en perjuicio de los segundos. Refranes como el de "La ley del embudo, lo estrecho para otros, lo ancho para uno", o la expresión "doble vara de medir" definen certeramente lo que la farsa de la democracia burguesa llama "igualdad ante la ley".

El poeta argentino José Hernández, en su poemario Martín Fierro, hace una descripción magistral del concepto de “doble vara” o "ley del embudo":

"La ley es tela de araña,
y en mi ignorancia lo explico,
no la tema el hombre rico,
no la tema el que mande,
pues la rompe el bicho grande
y sólo enrieda a los chicos.

Es la ley como la lluvia,
nunca puede ser pareja,
el que la aguanta se queja,
más el asunto es sencillo,
la ley es como el cuchillo,
no ofende a quien lo maneja.

Le suelen llamar espada
y el nombre le sienta bien,
los que la manejan ven
en dónde han de dar el tajo,
le cae a quién se halle abajo,
y corta sin ver a quién.

Hay muchos que son doctores,
y de su ciencia no dudo,
mas yo que soy hombre rudo,
y aunque de esto poco entiendo
diariamente estoy viendo
que aplican la del embudo".

En España tenemos otro poeta-dramaturgo magistral que con sus versos nos explica esta "ley del embudo" que es sinónimo de la justicia burguesa, donde los que hacen las leyes son esa minoría opresora que se autojustifica con los así llamados "derechos democráticos". "El que hace la ley, hace la trampa", com afirma otro dicho popular.

Se trata de Alfonso Sastre, ese gran internacionalista comunista , madrileño que nunca dudó de que la única manera de luchar contra el ultranacionalismo español, herencia del franquismo con maquillaje democrático, era defender el derecho de los pueblos de la "Una, Grande y Libre" a su autodeterminación.

En diciembre de 1970, en pleno periodo de gestación del futuro "parto democrático" desde las entrañas del fascismo, Alfonso Sastre parodiaba las declaraciones oficiales contra la "violencia" popular, mientras se luchaba contra esta con más violencia (es decir, lo mismo que pasó durante toda la Transición y continúa sucediendo hoy, en la España de la impune corrupción política, de los bancos salvados por el estado, los desahucios y de la ley mordaza contra las protestas populares. La España "Una, Grande y Libre" todavía, en la que los que ganan las elecciones a costa de dinero robado, malversan fondos públicos salvando a sus camaradas de clase, mandas a las "fuerzas del orden" a prohibir una votación reiteradamente prohibida a un pueblo que quiere decidir, con el argumento de que está fuera de la ley. Todo ello a pesar de que "El derecho de rebelión, derecho de revolución o derecho de resistencia a la opresión es un derecho reconocido a los pueblos frente a gobernantes de origen ilegítimo o que teniendo origen legítimo han devenido en ilegítimos durante su ejercicio, que autoriza la desobediencia civil y el uso de la fuerza con el fin de derrocarlos y reemplazarlos por gobiernos que posean legitimidad" ( Véase Marsavelski, A. (2013) The Crime of Terrorism and the Right of Revolution in International Law'' (Connecticut Journal of International law, Vol. 28) pag. 265-285),  

Claro que, finalmente, como el que hace la ley, hace la trampa, en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, este derecho no fue reconocido explícitamente, pero sí implícitamente en el Preámbulo: "Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión". Es decir, ¿el "estado de derecho", ese mantra repetido por unos y otros para justificar el régimen de dominación de la burguesía, es decir, las leyes hechas por la clase dominante y explotadora, es el que define si el pueblo está legitimado a resistirse o no? De nuevo, la ley del embudo.

Imagini pentru policia aplicando el estado de derecho con la porra
Aunque el espécimen español sea un destacado ejemplo, por sus cimientos compartiendo suelo con miles y miles de fosas comunes olvidadas intencionadamente por los herederos de los que las cavaron, no se trata de un caso único. Así es la ley burguesa, hecha para defender los privilegios y la dominación de los burgueses, que las escriben, las aprueban y las ejecutan, aunque las voten arrastrados por los cantos de sirena de la "igualdad" y el "orden" también muchos obreros.

Así lo expresaba Alfonso Sastre:

1
La famosa ley-embudo
se enuncia como veredes:
Que lo ancho es para mí
y lo estrecho para ustedes.

2
Miren la ley del embudo
que va contra mi conciencia:
Si a mí me matan es orden.
Si me defiendo es violencia.

3
La ley del embudo, en fin,
así la van componiendo:
Orden es si me dan palos.
Violencia si me defiendo.

4
Según piensan los señores
no tengo donde cogerme:
Si a mí me matan es paz
pero es guerra el defenderme.

5
Las pistolas policíacas
no son ningún armamento;
pero si yo cojo un palo
me violentan por violento.

6
En sus cuarteles sombríos
destrozan al ser humano.
Eso no es violencia, amigos,
¡Gajes del orden cristiano!

7
Porrazos y tentetieso
en los campos de Baeza.
Yo llevaba mis dos manos
y volví sin la cabeza.

8
Violencia engendra violencia,
dicen otros, muy contritos,
¿Escucháis llantos ahora?
¿No se oyeron nuestros gritos?

9
Ocupa miles de folios
la lista de las torturas.
Pero violencias jamás.
¡So calumnias e imposturas!

10
Vida alegre y muerte triste.
Sirva a otros de escarmiento;
con tormento viven siempre
los que viven del tormento.

11

Y aquí se acaba la historia
con que a vosotros acudo
sobre la violenta ley
llamada ley del embudo.

23 de junio de 2019

Carta abierta al nacionalismo español, Die Linke

El partido alemán Die Linke  ha hecho pública una carta dirigida al Parlamento de Schleswig-Holstein en referencia a la convocatoria del Ministerio de Exteriores español de una jura de bandera hoy 23 de junio en el municipio alemán de Schleswig-Holstein. El acto de jura de la bandera española será realizado a las 12 del mediodía en el buque escuela de la Armada Española “Juan Sebastián Elcano” (el mismo que era utilizado para transportar droga a España desde Latinoamérica).
Imagini pentru franco juancar y felipeLa carta publicada por el Die Linke alemán explica su desacuerdo respecto a la celebración de actos nacionalistas españoles en territorio alemán ya que España según explican es un país que aún no ha condenado al franquismo, posee miles de víctimas del franquismo en fosas comunes y tiene un mausoleo en honor al Dictador Francisco Franco.
"Recordamos que el dictador español Franco era un aliado de Hitler y los nazis, quienes, después de su golpe de Estado y la guerra civil que siguió, gobernaron España hasta 1975 con un gobierno fascista. Desafortunadamente, es un hecho deprimente que ni el gobierno designado personalmente por él ni un gobierno español posterior se han distanciado del fascismo vigente hasta el día de hoy. Ni un solo crimen de la dictadura de Franco ha sido tratado en un solo procedimiento judicial ordinario. España es hoy el país con la segunda mayoría de las víctimas enterradas en fosas comunes, el procesamiento de los delitos cometidos todavía está bloqueado. Muchos gobiernos españoles se han negado a extraditar criminales de guerra y nazis a Alemania y otros países, como Argentina muchos años después del final de su dictadura, pero les han dado un hogar seguro en España. El dictador Franco sigue siendo adorado en un mausoleo construido por personas mediante trabajos forzados".

Texto íntegro de la carta:

Carta abierta al nacionalismo español en el Kieler Woche.

Carta abierta a
-El diputado Landtag Schleswig-Holstein
-Ulf Kämpfer , señor alcalde de Kiel.
-Philipp Dornberger, oficina de Kieler Woche, capital del estado Kiel
Kiel, 19 de junio de 2019.
Estimados miembros, señor alcalde, señoras y señores de la oficina de Kieler Woche,
El domingo 23 de junio, durante el Kieler Woche en el buque naval español “Juan Sebastián Elcano”, se planea una ceremonia nacionalista contra la cual protestamos con esta carta.
En la hospitalidad y en la idea de un entendimiento internacional pacífico, se ha convertido en una tradición de Kieler Woche invitarnos a los buques de guerra extranjeros, y la preservación de esta idea es especialmente importante para los alemanes y ciudadanos que vivimos en Alemania. El hecho de que un país como España esté abusando de esta hospitalidad para organizar una ceremonia nacionalista en la que nuestros civiles (!) Presten juramento a la bandera española en nuestro puerto y en nuestra ciudad, contradice esta idea y lo deseamos para instar a la tripulación de la nave nombrada a aclarar esto.
Imagini pentru elvalle de los caidos homenaje al franquismo
En España se sigue homenajeando al terror nazifranquista en
El Valle de los Caídos
Como telón de fondo, recordamos que el dictador español Franco era un aliado de Hitler y los nazis, quienes, después de su golpe de Estado y la guerra civil que siguió, gobernaron España hasta 1975 con un gobierno fascista. Desafortunadamente, es un hecho deprimente que ni el gobierno designado personalmente por él ni un gobierno español posterior se han distanciado del fascismo vigente hasta el día de hoy. Ni un solo crimen de la dictadura de Franco ha sido tratado en un solo procedimiento judicial ordinario. España es hoy el país con la segunda mayoría de las víctimas enterradas en fosas comunes, el procesamiento de los delitos cometidos todavía está bloqueado. Muchos gobiernos españoles se han negado a extraditar criminales de guerra y nazis a Alemania y otros países, como Argentina muchos años después del final de su dictadura, pero les han dado un hogar seguro en España. El dictador Franco sigue siendo adorado en un mausoleo construido por personas mediante trabajos forzados.
Ahora no podemos decirle a otro país cómo manejar su propio pasado fascista. Sin embargo, podemos y debemos asegurarnos de que tales ceremonias y eventos de juramento nacionalistas de derecha no se puedan llevar a cabo aquí en Kiel, y no en el marco de nuestra Semana de Kiel, y que no se abusará de la unión pacífica y alegre de esta gran semana de festival. Esperamos y deseamos que informen al comandante de la nave nombrada en este sentido, y que el juramento de bandera previsto no se lleve a cabo.
Firmas:
Bernhard von Grünberg, ex MdL, Bonn
Zaklin Nastic, MdB, Hamburgo
Martin Dolzer, ex. la ciudadania, hamburgo
Prof. Dr. Uli Hoinkes, CAU Kiel
Prof. Dr. Tilbert Dídac Stegmann, Universidad Goethe de Frankfurt
Prof. Dr. Thomas Schulze, LMU Munich
Vicent Partal, jefe de redacción de Vilaweb, Barcelona
Ralf Streck, autor y periodista, Donostia – San Sebastián
Charlotte Berger, playas
Bàrbara Roviró, Hamburgo
Rosa Miró, Hamburgo
El Dr. Eva Juarros-Daussà, Universidad de Groningen.
Tomé Laxe, Hamburgo
Albert Català Rovirosa, Henstedt-Ulzburg
Ariadna Benet, Hamburgo
Enno Prahm, Hamburgo
Guida Maymo Camps, Hamburgo
Belén Gordillo, Neu Wulmstorf
David Conrad, Rostock
Maria Inmaculada Perelló Farré, Hamburgo
Elisenda Laborda, Hamburgo
Irmela Schmidt, Hamburgo
Eva Möckel, Hamburgo
Silvia Poll, Hamburgo
Matthias Krause, Bönningstedt
Toti Batches, Hamburgo
Emma Santacana Albanilla, Barcelona
Xavier Olivella Rigol, Ratingen
Margarita Engroñat, Zurich
Montserrat Varela, Munich
Meritxell Sabidó, Darmstadt
José Matas Gamell, Troisdorf
Eduard Planella, Dusseldorf
Aïda Pesquer Isasi, Krefeld
Marc Borneis, Sabadell
Rubio de Joan-Ramon Zaballo, Lleida
Núria Gratacòs Casas, Badalona
Carmen Pinillo Bun, Colonia
Dr.med. Monika Diethelm, Uzwil
Leticia Palacios López, Madrid
Stefania Zanier, Vacarisses
Michaela Klinkert, Dusseldorf
Franz-Xaver Platz, Hirschberg y carretera de montaña
Martina Kreutz, Colonia
Mireille Tumba, Madrid
Ernesto Sarabia Alfaro, Madrid
Pilar parrilla, madrid
Monika Kunz, Ettlingen
Álvaro Herráiz San Martín, Madrid
Johannes Stumpf, Berlin
Juan Carlos Olucha Alcalde, Maikammer
Susana San José Albarracín, Tarragona
Árbol de Birgitta, Gladbeck
Max Olbrich, Colonia
Veronica Galvin Rodríguez, Madrid
Manuel Vera Nieto Madrid
Entre los firmantes se encuentran familiares directos de víctimas del fascismo español.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...