27 de mayo de 2020

La guerrilla es como un poeta (José María Sisón)

Imagini pentru jose maria sison nepNacido el 8 de febrero de 1939, en Cabugao, Ilocos Sur, Filipinas, y actualmente residiendo en Holanda, donde tuvo que exiliarse hace 30 años, José María Sisón es el fundador del Partido Comunista de Filipinas y del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP).

El NEP lleva a cabo su lucha contra la dominación de la burguesía y el imperialismo en Filipinas basándose en la línea estratégica de la Guerra Popular prolongada, sostenida en la lucha guerrillera en el campo, pero con una creciente estructura en las ciudades.

En su poema "La guerrilla es como un poeta", que hemos traducido al castellano en este blog, Sisón nos cuenta, en forma de verso, como el guerrillero es alguien que se integra y se une con la naturaleza con el objetivo de luchar contra el enemigo de clase, la burguesía local, y contra toda injerencia imperialista (que, como se sabe, suelen ir siempre de la mano), mediante la lucha popular prolongada, "la épica del Pueblo, la Guerra Popular".

LA GUERRILLA ES COMO UN POETA

Imagini pentru nuevo ejercito del pueblo filipinasLa guerrilla es como un poeta:
aficionado al crujido de las hojas,
a las ramitas que se rompen,
y a los sinuosos ríos,
al olor de las hogueras
y las cenizas lejanas.

La guerrilla es como un poeta:
se fusiona con los árboles,
los arbustos y las rocas.
Ambiguo, pero preciso,
bien versado en las leyes del movimiento
y dueño de un sinfín de imágenes.

La guerrilla es como un poeta:
rima con la naturaleza,
con el ritmo sutil de la vegetación,
el silencio interior, los actos inocentes,
y el donaire de los fusiles
para emboscar al opresor.

La guerrilla es como un poeta:
como pez en el agua en la espesura,
en la mata encendida con flores rojas
cuya copa ilumina todo alrededor
extendiéndose como una avalancha
que arrasa el bastión del enemigo.

Un movimiento de resistencia sin fin,
sujeto de la lucha prolongada:
la épica del pueblo, la Guerra Popular.

11 de mayo de 2020

"1º de mayo de 1911" (artículo publicado por Pérez Galdós en El Socialista)

"La clase productora sabe ya que el origen de su dependencia económica no proviene de causas naturales e inmutables, sino artificiosas, creadas por la codicia de una clase social hábil y rapaz y mantenidas por la ignorancia de la mayoría de los hombres durante siglos".
Madrid, calle del olivo. 1937 | Spanish Civil War - Republican ...
Un miliciano republicano rinde homenaje a Galdós frente
a la casa dónde viviera en Madrid, en la calle del Olivo,
 hoy Hilarion Eslava (1937)

Son las palabras de Benito Pérez Galdós, el gran escritor canario, en su artículo publicado en nº 1311 de El Socialista, con motivo del 1º de mayo de 1911. El que fue un eminente defensor de la República frente a la anacrónica y casposa monarquía, con enormes simpatías hacia el movimiento obrero y el socialismo,  analiza la situación de los trabajadores españoles en aquel entonces, incluyendo la necesidad de regularizar una jornada laboral de ocho horas, la fijación de un salario mínimo y de conquistar mayores y mejores reivindicaciones sociales, todo ello a través de la organización de clase, la manifestación y la lucha, por lo que invitaba a todos los trabajadores y lectores a que se hiciesen partícipes de estas.

Las movilizaciones sociales eran cada vez más frecuentes en Europa, como también en España, y en pocos años se iba a producir la Revolución Soviética, que cambiaría para siempre la historia del mundo y demostraría que realmente los productores podrían prescindir de los parásitos que habían vivido a su costa a lo largo de la historia . Pérez Galdós, con su gran sensibilidad artística, entendía a la perfección la necesidad de la lucha y de la organización obrera para poder acabar con la injusticia de la explotación de clase y construir una sociedad sin explotación del hombre por el hombre. 

Así lo plasmaría en sus novelas y en sus artículos, como también en su militancia política (por ejemplo, Pérez Galdós había encabezado la Conjunción Republicano Socialista en las elecciones del 8 de mayo de 1910, junto a José María Esquerdo y Pablo Iglesias), lo que le llevaría tener que enfrentar una campaña de la oligarquía española contra su candidatura al Premio Nobel en 1912 (que finalmente recaería en Gerhart Hauptmann), al igual que había pasado cuando fue propuesto como miembro de la Real Academia Española de la Lengua (cuando los conservadores intentaron evitarlo a toda costa, empezando por su propio líder, Cánovas del Castillo).

-----------------

1º de mayo de 1911


"Es la fecha de hoy la elegida por los proletarios del mundo, debido a la hermosa a iniciativa del inolvidable Congreso de París de 1889, para manifestar ante la clase poseedora su propósito de redimirse de la dura esclavitud del salario y alcanzar su completa emancipación, es decir, la emancipación económica, mediante su propio esfuerzo, arrancando a la burguesía concesiones que vayan poniendo a la clase trabajadora en condiciones de realizar la gran transformación social dé al traste con los privilegios de una clase cuya misión histórica está a punto de terminar.

Benito PérezLa clase productora sabe ya que el origen de su dependencia económica no proviene de causas naturales e inmutables, sino artificiosas, creadas por la codicia de una clase social hábil y rapaz y mantenidas por la ignorancia de la mayoría de los hombres durante siglos: sabe también que el remedio a esos males estriba en organizar la sociedad sobre bases más equitativas, y ha puesto manos a la obra con todo el ardor de los convencidos.
Para realizar tan elevada misión, la clase trabajadora necesita capacitarse debidamente, y lo primero que le hace falta es adquirir o conservar su robustez física y acrecentar sus energías intelectuales. A este fin impónese en primer lugar acabar con el derroche de fuerzas que supone una larga jornada de trabajo, que al par que extenúa el cuerpo le priva de tiempo para dar satisfacción a las nobles potencias del espíritu, contribuyendo así a perpetuar la ignorancia y la miseria.

Por eso la jornada de ocho horas y la fijación de un mínimo de salario figura en primer término entre las reclamaciones formuladas hoy a los Poderes constituidos. Pero téngase en cuenta que si los trabajadores quieren obtener por medio de una ley dicha jornada, no renuncian por eso a ir reduciendo las horas de trabajo, y arrancar de los patronos directamente cuantas concesiones puedan: es decir, que no lo aguardan todo de la acción gubernamental, sino que desean conquistar por su esfuerzo propio cuantas ventajas les sea dable obtener.
Vida socialista
Si hasta ahora no ha conseguido la clase trabajadora que triunfen en absoluto las reivindicaciones que en este día formula, no por eso ha dejado de conseguir resultados apreciables, pues es un hecho que la legislación del trabajo ha avanzado considerablemente en todas partes, y aun cuando el desiderátum de las ocho horas no se haya logrado, es indudable que la acción continuada de las fuerzas obreras obligará al cabo a los representantes de la burguesía a dar cumplida satisfacción a los anhelos de los proletarios.

Este año, la Manifestación tiene en nuestro país algunos puntos más en su programa. Trátase de reclamar del Gobierno la revisión del proceso Ferrer y demás sentenciados a muerte por los sucesos de Barcelona, la derogación de la ley de Jurisdicciones y que no se realice en África ningún género de intervención armada ni de conquistas territoriales.
Benito Pérez GaldósComo en todas estas reclamaciones tiene sumo interés la clase trabajadora, nadie debe faltar hoy a la Manifestación. Cada acto de estos que celebramos es un paso que damos en el cambio de nuestra emancipación. La gran familia socialista española, en perfecta unidad de fines y sentimientos con el Socialismo mundial, celebra su Fiesta solemne el 1º. De mayo, risueño día que en el esplendor de la primavera parece simbolizar la esperanza de un año feliz.
En la hermosa confraternidad de este día, los obreros se sienten aliviados de la pesadumbre de su malestar presente, y dilatan su pensamiento y su alma toda hacia el ideal de Justicia y de Reparación social, que se vislumbra en las nieblas de un porvenir cada día menos lejano.
Benito Pérez Galdós
A los socialistas debemos los republicanos la infusión de la más pura sangre política: la firmeza en las ideas y el tesón irreductible para sustentarlas en todo tiempo y ante todas las resistencias que oponen los Poderes, petrificados en la rutina; la pureza moral, la fidelidad en los compromisos y la derechura inflexible en los propósitos.

Aliados somos para un determinado fin. Séales dichosa, séales fecunda su activa y tenaz propaganda.

¡Adelante, amigos!

Benito Pérez Galdós".

4 de mayo de 2020

Arañas y Moscas (Wilhelm Liebknecht)

Arañas y Moscas es una pequeño escrito del comunista alemán Wilhelm Liebknecht (1826-1900), en el que nos presenta un relato ameno, sencillo y directo sobre la lucha que se establece entre explotados y explotadores en la moderna sociedad capitalista. El texto dibuja las líneas fundamentales de la lucha de clases, buscando que los trabajadores descubran claramente quiénes son y quiénes son sus verdaderos enemigos. Como se puede aprecier, el texto es, desafortundamente, todavía de gran actualidad.

El gran valor de Arañas y Moscas es que nos recuerda, en un mundo en el que la tela de araña del sistema ha confundido tanto a los trabajadores que la mayoría se consideran iguales a los burgueses,  que el capitalismo se basa en la explotación de una clase sobre otra, que cada una tiene intereses muy distintos y que las formas de emancipación son radicalmente contrapuestas: unos, tienen que someter a los otros para ser libres (su libertad se basa en mantener sus privilegios); otros tienen que acabar con esa explotación para poder siquiera soñar con serlo (su única liberación posible depende de la construcción de un mundo sin explotados y explotadores).

Por eso, los trabajadores deben mantener siempre su independencia de clase, evitando someter su destino a intereses que le son ajenos y a proyectos históricos que no son los suyos, de los cuales tienen que mantenernos apartados, al contrario de lo que lamentablemente, sucede en el siglo XXI, cuando el gran engaño sobre la democracia, la igualdad de derechos, y el ciudadanismo han provocdo que los explotados crean en el espejismo de las bondades de la barbarie capitalista.

El trabajo de Wilhelm Liebknecht ha pres­tado valiosos servicios a la clase obrera. Por ejemplo, parece que hizo más que ningún otro libro para educar a los trabajadores rusos en la conciencia de clase durante la re­volución de 1917. Un obrero de aquella época recordaría después cómo empezó «a ver más claramente las cosas en 1915, después de leer Arañas y Moscas», y cómo este texto sencillo «encendió la llama de la protesta revolucionaria» en su interior. 

El folleto-cuento de Liebknecht también enuncia el principio esencial para vencer en la lucha de clases: la fuerza del número se multiplica con la unidad. Y esta solo es posible con el conocimiento de la realidad, con la conciencia de la explotación, y con la lucha contra la ignorancia que esclaviza a los trabajadores, como sucedía a finales del siglo XIX, con una clase obrera sometida al analfabetismo, y como sigue teniendo lugar en el siglo XXI, cuando, aunque la información sea más accesible que nunca antes, el sistema haya conseguido mantener a las desunidas, individualistas y desclasadas moscas atrapadas en la tela de araña de sus valores burgueses.


1 de mayo de 2020

Mi Primero de Mayo, Vladimir Maiakovski

A todos,
los que marchan por las calles
y detienen las máquinas y talleres.
A todos,
deseosos de llegar a nuestra fiesta,
con las espaldas cargadas de trabajo.
Salid el primero de Mayo,
al primero de los Mayos
Recibámoslo, camaradas,
con la voz entrelazada de canciones.
Primavera mía,
derrite las nieves
Yo soy obrero,
este Mayo es mío
Yo soy campesino,
este Mayo es mío.

A todos,
tendidos en las trincheras, 
esperando la muerte infinita: 
a todos, los que desde su blindado, 
apuntan contra sus hermanos, 
hoy es primero de Mayo. 
Vayamos al encuentro 
del primero de los Mayos nuestros, 
enlazando las manos proletarias. 
Callad vuestro ladrido, morteros 
Silencio, ametralladoras 
Yo soy marinero, 
este Mayo es mío 
Yo soy soldado, 
este Mayo es mío. 

A todos,
a las casas, 
a las plazas, 
a las calles, 
encogidas por el hielo invernal. 
A todos, 
hambrientos de hambre, 
estepas, 
bosques, 
campos. 
Salid en este primero de Mayo 
Gloria al hombre fecundo 
Desbordaos en esta primavera 
Verdes campos, cantad 
Sonad, sirenas y pitos 
Yo soy de hierro, 
este Mayo es mío! 
Yo soy la tierra, 
este Mayo es mío. 

(Vladimir Maiakovski, Escrito el 1 de mayo de 1918)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...