10 de abril de 2011

Los islandeses rechazan pagar los crimenes economicos de sus banqueros

¿Qué haría usted si uno de los grandes bancos españoles hubiera quebrado en Reino Unido y el Gobierno británico exigiera a España un pago de 50.000 euros por familia para saldar esa deuda? ¿Aceptaria asumir el costo o exigiria que corriera a cuenta de los propietarios del banco? Es una pregunta con una respuesta bastante obvia, ¿no?

Sin embargo, en Europa se ha impuesto la otra opcion: que sean los ciudadanos los que paguen los crimenes economicos de las grandes empresas, y
no sus propietarios. Y es que el capitalismo opta por lo colectivo cuando se trata de responsabilidades, mientras que los beneficios estan protegidos por el sagrado derecho de la propiedad privada.

Islandia, que ya se había negado en una ocasión a pagar esa factura, se enfrentó ayer sabado a un segundo referéndum sobre si el pueblo aprueba -o no- devolver con las arcas publicas a Reino Unido y Holanda 4.000 millones de euros por la bancarrota de entidad financiera. Y han vuelto a decir que no: según los resultados aún parciales, con el 70% de las papeletas escrutadas, el 57,7% de los votantes han rechazado hacerlo, frente al 42,3% que lo han aprobado.

El referéndum fue convocado hace dos meses por el presidente islandés, Oláfur Ragnar Grímsson, que al contrario que la mayoria de los jefes de estado de Europa, se negó a firmar una ley del Parlamento que estipulaba las condiciones del acuerdo: un pago con intereses del 3% a 37 años. Curiosamente optó por que fueran los islandeses quienes decidieran, en un ejemplo de democracia que deberia avergonzar al resto de los europeos.

Grímsson es reincidente: en diciembre de 2009 ya forzó una consulta similar, cuando contra todo pronóstico se negó a firmar una ley que obligaba a pagar con intereses del 5,5% en 15 años. El "no" ganó entonces de forma arrolladora. "Las antiguas condiciones de pago eran muy injustas: las nuevas son mejores, pero si los islandeses van a tener que cargar con una deuda de sus bancos deben tener derecho a decidir. Islandia es una democracia, no un sistema financiero", declaró Grímsson a este diario hace unos días (que lejos parece estar del resto de paises sometido a la dictadura de los grandes bancos).

Islandia sigue sumida en una profunda crisis, tras los acontecimientos que acabaron en la quiebra del sistema bancario y que obligaron al país a acudir al FMI. Entonces la Bolsa se desplomó, la corona islandesa perdió el 80% de su valor y la caída del PIB ha sido del 15%. El paro ha pasado del 1% al 8%, hay controles de capital -corralito-, ha habido fuertes subidas de impuestos y recortes del gasto público. La incipiente recuperación es aún muy frágil.

La consulta tendrá también efectos colaterales en el ámbito político. La negativa deja en una difícil posición al Gobierno de coalición entre socialdemócratas y rojiverdes, y complicará el acceso de Islandia a la UE y los créditos con el FMI y de otros países nórdicos. Los islandeses saben todo eso, y aun así han optado por la soberania, por el "no".

El ejemplo de Islandia se contrapone al del resto de paises de Europa, donde los gobiernos deciden unilateralmente, o con la ayuda de los parlamentos, ayudar a los bancos con el dinero de los ciudadanos, mientran ajustan el cinturon de los contribuyentes. Mientras en la isla enjaulan a sus banqueros, en el resto de Europa les sostienen con dinero público mientras los que pagan las consecuencias son los ciudadanos.

Claro que en este sistema corrupto y criminal, el capitalismo, basado en la ley del mas fuerte, el que mas capital atesora, los delitos economicos mas graves, los que atentan contra el dinero público, no tienen demasiada importancia, pues quienes los cometen son, precisamente, los que mas capital tienen en sus manos. Muy lejos quedaron los tiempos en los que los crimenes economicos contra los intereses públicos tenian tanta gravedad como los atentados contra otros derechos. Quizas deberiamos a empezar a recuperar buenas costumbres y considerar a este tipo de delincuentes, los banqueros, como lo que son: verdaderos criminales peligrosos.

Quizas los islandeses sean los ultimos representantes (o quizas los primeros, si dan ejemplo) de la defensa de lo poco que debe quedar de dignidad de los pueblos de Europa.

La noticia vista en www.elpais.es

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Los islandeses pueden permitirse algo de dignidad porque están fuera de la UE fascista (aunque desgraciadamente para ellos no fuera de la OTAN fascista). Aqui durante años el 99% de la gente ha jaleado el proyecto europeo, incluidos aquellos que pedía una "Europa social" en lugar de una "Europa de los Mercaderes", que son los mismos que pieden la "disolución de la OTAN" en lugar de la salida de su pais de la organización terrorista. Misma receta: pedir imposibles, Gysi ya lo confirmó.

Hay que dejarlo claro: sin salida de la UE (y de la OTAN) el desastre está asegurado. Basta de fantasías sobre Europa de los pueblos. ¿Estos eran los que decía que la URSS era una carcel para los pueblos? ¡Ja! No necesitamos una Europa social... necesitamos una Europa socialista. No necesitamos izquierda: hay cabe todo. Necesitamos socialismo. Pero lo que necesitamos antes que nada es poder decidir soberanamente.

Jose Luis Forneo dijo...

Cierto. La OTAN y la UE son yugos en el cuello de los pueblos (de los que estan dentro) y bombas o saqueo de los pueblos que estan fuera.

Saludo

Corvus dijo...

Totalmente de acuerdo,hace ya tiempo que la UE huele a podrido, la OTAN desde el principio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...