7 de enero de 2010

Accion Anticonsumo en Callao

La UAR (Unión Anarquista Revolucionaria) en el centro de Madrid para denunciar el consumismo navideño. Esta locura de compras que se exacerba en las fechas navideñas es producto de una de las herramientas básicas del capitalismo como sistema que necesita la sustitución rápida de mercancias: la creación de la oferta innecesaria. Al contrario que en los sistemas socialistas, donde es la demanda la que crea la oferta, el truco del almendruco del capitalismo es que la oferta fuerce la demanda.

En esta constante necesidad de crear deseos de nuevas mercancias se basa la publicidad, a través de la cual ya hace tiempo escribio Herbert Marcuse , "Los lujos se convierten en necesidades que el individuo, hombre o mujer, debe adquirir so pena de perder su "estatus" en el mercado competitivo, en el trabajo y en el ocio. A su vez, esto le conduce a perpetuar una existencia dedicada enteramente a dedicaciones alienantes, deshumanizadas; a la obligación de obtener un empleo que reproduce el servilismo y el sistema de servilismo" (Herbert Marcuse, "Un Nouvel ordre", en "Sociétés sous contrôle", Maničre de voir, núm. 56, marzo-abril de 2001).

Esta alienación que convierte al hombre consumista en esclavo de los deseos artificiales a los que es arrastrado es lo que denunciaron la semana pasada, en pleno auge de las compras del dia de reyes, los anarquistas madrileños.

Quizás lo más admirable de los grupos anarquistas es su intención de ganar la calle, de realizar acciones que, a pesar de que a veces se caracterizan por su futilidad y su inconsistencia a largo plazo, al menos muestran la coherencia necesaria de todo militante por el cambio, y visibilizan los problemas. A veces los comunistas olvidan la acción directa como forma imprescindible de lucha, y que es la pata que conecta a la organizacion de clases con la realidad, a veces tan alejada de la cómoda teoria.

Es posible que solo uniendo ambas caras de la misma moneda, la accion directa y la organizacion se pueda construir una resistencia a la vez activa en todos los ámbitos, sin renunciar a la unidad por homegeneizadora los unos, y a la accion independiente los otros por disgregadora. La separación entre las dos grandes ideologias comunistas, la libertaria y la comunista, fue una circusntancia en la historia de la izquierda que quizas deberiamos intentar recomponer.

Sea como fuere, la acción en la calle contra la esclavitud invisible que significa el consumismo es totalmente alabable. A traves de la publicidad el lenguaje se convierte en algo relativo, y la sumision se transforma por arte de magia en libertad, el fascismo en democracia, y la prostitucion en amor (y tantas otras cosas).

Como observo Frédéric Beigbeder "Las dictaduras de antes temían a la libertad de expresión, censuraban la crítica, encerraban a los escritores, quemaban los libros controvertidos… Para reducir la Humanidad a la esclavitud, la publicidad ha escogido un perfil bajo, la suavidad, la persuasión. Vivimos en el primer sistema de dominación del hombre contra el que incluso la libertad es impotente. Al contrario, pone el énfasis en la libertad y ahí está su mayor logro. Todas las críticas sirven para destacarla, todos los panfletos contribuyen a reforzar la ilusión de su tolerancia dulzona. Os somete elegantemente. El sistema ha alcanzado su objetivo: incluso la desobediencia deviene en una forma de obediencia" (Frédéric Beigbeder, 99 Francos, Ed. Grasset, Paris) .

video


http://www.lahaine.org/index.php?p=42467

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...