25 de septiembre de 2009

Terrorismo cebollero?



Hace unos 8-10 años, la agricultura europea se vio fuertemente alterada por las diferentes subvenciones que de la comunidad europea se entregaban a los agricultores. Grandes terrenos agrícolas con producción variada, se convertían en vastas extensiones de girasoles y maizales. Pero no eran unos girasoles o mazorcas cualquiera sino provenientes de la agricultura transgénica. Dorados campos al sol con mayor resistencia a plagas y enfermedades pero que en su interior fermentaban un elevado nivel de toxicidad para la salud humana. Muchos fueron eliminados de algunos países europeos (Austria, Luxemburgo..). Los efectos por su consumo erantales como alergias, resistencia a antibióticos, acumulación de toxinas en el organismo y sobre todo ignorancia pura y dura ante los efectos secundarios que a medio/largo plazo pueden ocasionar en el consumidor final (ya sea humano o del reino animal)
Grandes grupos ecologistas han lanzado sus protestas exigiendo soluciones inmediatas pero el poder del caballero don dinero, los intereses capitalistas de las grandes firmas alimentarias y farmacéuticas y cosmetológicas que utilizan tales productos y sus derivados, han frenado o retardado las actuaciones gubernamentales. Finalmente se han ido retirando productos por sus altos riesgos sanitarios pero tras varios años de intensa e intensiva producción pero se siguen utilizando otras manipulaciones genéticas en las simientes.

La oposición ciudadana ha organizado sus protestas y desde hace varios años nuestro país vecino, Francia, inició un asociacionismo de agricultores opuestos al cultivo de transgénicos. Opositores al cultivo intensivo y demoledor han sufrido graves consecuencias sobre sus plantaciones al ver reducida su producción y por supuesto su opción de venta natural en el mercado. Su lucha se ha visto cercenada en múltiples ocasiones por los intereses comerciales y de producción.

Pero la lucha sigue y el arranque de esta oposición a los transgénicos ha evolucionado en los últimos años y brotando cual amapola nace el neoruralismo como lucha e indicador del camino a seguir en la búsqueda de alternativas de vida. Grupos de jóvenes urbanitas de entre 20 y 35 años, cansados del consumismo exacerbado y de un estilo de vida alienante, han decidido abandonar las ciudades y buscar en el campo, el renacimiento de una nueva vida a través de proyectos comunales y colectivistas. De forma pacífica grupos organizados están recuperando viejos pueblos abandonados para hacerles renacer y fuera de la economía de mercado, abogan por una nueva sociedad bajo el lema de que otro mundo es posible.
Estamos viendo en plena etapa conservadora francesa bajo el mandato de Sarkozy como se organizan estos jóvenes bien formados y con altos niveles culturales en pro de un sistema organizado y libre de las cadenas capitalistas. Nació con la compra de una granja, la apertura de un ultramarino y la oferta de servicios gratuitos a los pocos habitantes, en su mayoría gente de avanzada edad, de esos pueblos semiabandonados. El apoyo, la solidaridad y el agradecimiento de simpatizantes, llegó hasta el Eliseo y por supuesto a oídos del poder gubernamental distorsionando la realidad y transformando a estos jóvenes en nada más y nada menos que “terroristas” dado que los grupos policiales antiterroristas franceses, procedieron a la detención de uno de estos grupos que amparados ante el manifiesto intelectual de “No al Nuevo Orden” finalmente, por causas patentes de carencia de rasgos propios de un grupo terrorista, fueron puestos en libertad por el juez encargado de la causa.
Las detenciones, sin sentido alguno, se han seguido repitiendo no obstante sobre grupos de editores libres, jóvenes campesinos, grupos de neorruralismo o mejor denominados “grupos de resistencia ante el enemigo” de esta sociedad es decir el productivismo capitalista, para finalmente ser liberados de todos los cargos por orden de un juez sensato o al menos con ese sentido común del que carecen los gorbernantes galos. Qué teme el Sr. Sarkozy, una intifada a cebollazos? Son los actuales "Yihadistas" a la euopéa? Hay miedo en el poder político ante las revoluciones del pueblo? Quizá la sociedad actual no está tan dormida como quieren?
En España este movimiento está naciendo tal vez con menor fuerza y con cierto retraso respecto a nuestro pionero país vecino pero siguiendo sus pasos y con su apoyo. El neorruralismo se acerca a nuestras fronteras, numerosos grupos ya están realizando estudios sobre los pueblos españoles abandonados para realizar una reconstrucción sana y racional en pro de un movimiento antiglobalización. Espero que sea todo un éxito y que los cuerpos policiales antiterroristas no sean enviados a erradicar a estos grupos.

1 comentario:

Jose Luis Forneo dijo...

Para el Capitalismo este tipo de actitudes antimercado son un peligro, sobre todo si se extienden, ya que podrian empezar a socavar la economia que mantiene la explotacion de unos sobre otros, y podrian, lo que es peor, suponer un ejemplo de que las alternativas son muchas, y convertirse en un polo de atraccion incomodo para los intereses de los de siempre. Luchar contra el capitalismo, este sistema indescriptiblemente genocida, es valido de cualquiera de las maneras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...