18 de marzo de 2011

La Libia del petroleo (y del agua)

La riqueza petrolífera de Libia hace que no tengamos en cuenta otra de sus grandes tentaciones para Occidente: el agua. Libia posee la segunda reserva mundial de agua dulce, cerca de 12.000 km3 de agua fósil que desde el subsuelo sahariano llega a las ciudades costeras como Tripoli o Bengasi. Además de un pueblo rico en petróleo, es un vergel potencial. De hecho, algo que tampoco se dice,  produce muchos más alimentos de los que consume.

El gobierno libio lleva a cabo desde hace años un impresionante proyecto hidrológico destinado a llevar agua potable para el consumo humano y la agricultura desde el desértico interior del país a las dénsamente pobladas áreas costeras.  Se trata del Great Man Made River Project, o GMRA que, por medio de amplias tuberías realizadas con segmentos de hormigón prefabricado de cuatro metros de diámetro, extiende su red por extensas áreas de Libia, completando unos 4.000 kilómetros de recorrido y con una capacidad teórica de suministro de seis millones de metros cúbicos de agua al día desde el desierto a la costa.

El GMRA inició su andadura  en 1983, y es financiado parcialmente por medio de cargas impositivas sobre la exportacion del petroleo, el tabaco y el comercio internacional, sumando un coste total de 5.500 millones de dólares en la primera fase, 8.000 en la segunda y 6.000 para la tercera.  La importancia de esta reserva, la segunda despues del Acuifero Guarani, en America del Sur, es evidente en esta zona donde se registra
una menor precipitación anual del mundo.

El agua subterránea es la principal fuente de agua potable en Libia,  95.6 %, siendo las aguas superficiales solo el 2.3 %

Para llevar a cabo ese gigantesco proceso de “trasvase” hasta las áreas costeras, se diseño el sistema GMRA, pensado para minimizar las pérdidas por evaporación, pues no hay que olvidar que, en verano, se dan en el desierto libio las temperaturas más altas del planeta. En definitiva, una obra de gigantescas proporciones, que todavía tardará años en estar completada, pero que ya ha empezado a suministrar agua a la sedienta franja costera libia.

Hay que tener en cuenta, como ya se ha dicho, el extraordinario valor del agua en esta zona del mundo donde es tan escasa, y en general donde la explotación del agua potable se ha convertido en un negocio multimillonario para las empresas multinacionales (especialmente en el futuro contexto de calentamiento global), lo que llevo a, por ejemplo, Evo Morales , presidente de Bolivia, a afirmar que hay que convertir el agua en un derecho humano.

Así que, teniendo claro que el objetivo de los paises imperialistas en Libia es claro, el control de los recursos, no tenemos que creer que esta se ciñe solamente a su riqueza petrolifera. El control del segundo yacimiento de agua del mundo por el pueblo libio le podria convertir en el futuro en un pais determinante no solo en su entorno, sino en el mundo. Y hay negocios que a las multinacionales no les interesa compartir (y mucho menos, que se distribuya gratuitamente, aunque sea a los ciudadanos a los que supuestamente pertenece el territorio donde se encuentra).

A continuación, podeis ver como el siempre perspicaz Water Martinez analiza el asunto en su programa de VenezolanaTV:


1 comentario:

Maritxu Sorgintxu dijo...

Y esto se estaba haciendo con dinero de petróleo nacionalizado. Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...